sábado, 31 de julio de 2021

Memoricen estas palabras.

"Mientras el Estado autoriza y otorga potencia legal a que cada quien, en nombre del derecho irrestricto sobre su cuerpo, pueda abortar a un inocente, declararse másculo, fémina, indefinido, trans o perverso polimorfo; ese mismo Estado le niega al hombre singular y concreto el derecho a decidir si se inocula o no unas vacunas, sobre la cuales hay conjeturas razonables, (de mínima) y demostraciones palmarias (de máxima) de que no son inocuas sino quizás exactamente lo contrario. Y no estamos hablando de medicina, de lo que nada sabemos; sino de sentido común, que creemos conservar aún". 


Antonio Caponeto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Señor necesita almas recias y audaces que no pacten con la mediocridad y penetren con paso seguro en todos los ambientes.  

El Señor necesita almas recias y audaces que no pacten con la mediocridad y penetren con paso seguro en todos los ambientes. La principal fu...