martes, 6 de abril de 2021

Serie de tv Servir y proteger. Yonkis de antes, yonkis de ahora.

 Servir y proteger se llama el engendro. Va de policías españoles. El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ya tiene otro motivo más para sentirse orgulloso. La policía española es promascarilla. El que calla otorga. "Cumplen ordenes". Oh, sí. Ordenes injustas, ilógicas, ilegítimas, ordenes producidas por un monstruo de siete cabezas. Ni sirven ni protegen, es todo mentira. La serie es un lavado de cara del CNP. Artísticamente es nula. Tampoco puedo decir mucho más porque prometo que he visto sólo cinco minutos. Con uno me hubiera sobrado para catalogar esta cosa de basura. Sale un negro que es actor, yo me he encontrado muchas tardes con este tío, me parecía simpático, en el tren de Las Matas a Madrid. La Juani, la que hacía de criada paleta en Médico de familia, en casa de Milikito, en esta serie encarna a una comisaría paleta. Aunque a esta mujer la pongan a interpretar a la emperatriz de las Rusias, Catalina la Grande, siempre le dará a sus papeles un aire de paletudismo que desprende un insoportable aroma a bocadillo de chorizo. El uniforme de policía le sienta como el de asistenta doméstica, fatal. Esta mujer es muy desagradable, tanto como el pavo que hacía de novio de la Juani. Tiene algo en su karma que me da malas vibras. Esto de las "vibras" por lo visto está de moda, lo usa mucho los idólatras de la madre tierra, la pachamama, Gaia y toda esta basura nuevaeriana que tanto daño hace a las cabecitas. No se conforman con los porros. No, ellos necesitan adorar una lechuga, abrazar un árbol y hablarle a un manojo de rábanos. Una madugada de viernes santo vi por la calle Feria a un yonki emocionado, acompañado por un par de putas de la Alameda de Hércules viendo pasar a la Macarena, llorando como un niño. Los drogatas de los años ochenta no tenían tantas tonterías como los de ahora. Eran más de fiar. Gente que me merecía más respeto que los covidiotas actuales. Estos chivatos desgraciados pagarán muy caro su colaboración desinteresada con el Leviatán estatal. Y las marionetas del Leviatan estatal su colaboración interesada con el Mal. Y el Maligno tiene los días contados. Y lo sabe..., por eso tiene tanta prisa. Antes de volver a ver Servir y proteger prefiero cortarme las uñas con un destornillador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un sueño que tuve la madrugada del siete de mayo

Un sueño que tuve la madrugada del siete de mayo del año de Nuestro Señor de Dos mil veintiuno. Segundo año del  ENGAÑO UNIVERSAL  llamado ...