martes, 6 de abril de 2021

Ajustar cuentas. Miedo. Cobardía.

Cada vez que la tensión psicológica de la gente disminuye, los medios de comunicación terroristas nos dan un toque de atención: generan un nuevo mensaje que provoca ansiedad y que pretende mantenernos en un estado de estrés crónico que tiene consecuencias dañinas para nuestros cuerpos. 


Da igual que la vacuna sea venenosa, que lo es, o que la vacuna sea buena, que no lo es. Da igual todo. ¿Por qué?, Porque la población, la "ciudadanía" en general, ha dado innumerables muestras de su grado de cobardía y miedo ante los despiadados que pretenden extraerle el alma. Los efectos médicos, las estadísticas manipuladas de la vacunación está en manos de los Medios de comunicación, y las personas vacunadas, lamentablemente, son rehenes de esta tropa de desalmados. De los Ferreras, Ana Blanco, Matías Prats, y demás chulànganos muertos de hambre.
 
Así, con la inestimable -y costosa- ayuda de estos delatores mediáticos, el gobierno de sinvergüenzas ha transmitido deliberadamente una visión distorsionada de la realidad de esta "crisis sanitaria". Ha engañado a la población para mantenerla en un estado de estrés crónico y delirio colectivo generalizado. 

Con la ayuda de Dios, ajustaremos cuentas, con unos y con otros. Con los políticos traidores y con los periodistas cómplices. Con los científicos vendidos por un plato de lentejas y con los sanitarios, los que mientras morían miles de españoles grababan sus obscenidades y sus niñateces bailando, danzando como subnormales profundos sin escrúpulos, recibiendo por ello palmas y vítores de la "ciudadanía" secuestrada y covidiotizada. Todo bajo el falso y perverso pretexto de proteger a la población. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un sueño que tuve la madrugada del siete de mayo

Un sueño que tuve la madrugada del siete de mayo del año de Nuestro Señor de Dos mil veintiuno. Segundo año del  ENGAÑO UNIVERSAL  llamado ...