martes, 13 de abril de 2021

TODA LA BASURA COVIDIANA YA ESTABA ESCRITO EN 1981

Jacques Attali fue un asesor de François Mitterrand (expresidente de Francia) y escribió esto en el año 1981:


"En el futuro será cuestión de encontrar la forma de reducir la población.  Empezaremos por el viejo, porque en cuanto supera los 60-65 años el hombre vive más de lo que produce y le cuesta caro a la sociedad.


Luego los débiles y luego los inútiles que no aportan nada a la sociedad porque cada vez serán más, y sobre todo finalmente los estúpidos.  


Eutanasia dirigida a estos grupos; la eutanasia deberá ser un instrumento esencial de nuestras sociedades futuras, en todos los casos.


Por supuesto, no podremos ejecutar personas ni organizar campamentos. Nos desharemos de ellos haciéndoles creer que es por su propio bien.


Una población demasiado grande, y en su mayor parte innecesaria, es algo económicamente demasiado caro. Socialmente, también es mucho mejor que la máquina humana se detenga abruptamente en lugar de deteriorarse gradualmente.


¡No podremos pasar pruebas de inteligencia en millones y millones de personas, se puede imaginar!


Encontraremos algo o lo causaremos; una pandemia que apunte a ciertas personas, una crisis económica real o no, un virus que afectará a los viejos o los mayores, no importa, los débiles y los miedosos sucumbirán. 


El estúpido lo creerá y pedirá ser tratado.  Nos habremos cuidado de haber planificado el tratamiento, un tratamiento que será la solución.


La selección de los idiotas se hará, pues, por sí sola: irán solos al matadero ".


Este fragmento se recoge en su libro "Breve historia del futuro", publicado en Francia en 2006.

El riesgo de morir por Covid es un 54% mayor en Madrid, libertad no es eso".

"El riesgo de morir por Covid es un 54% mayor en Madrid, libertad no es eso".

Lo dice Ángel Gabilondo, aspirante del PSOE a presidir la Comunidad de Madrid. El dato que aporta no me interesa porque directamente es mentira. Confundir interesadamente el tocino -la muerte-, con la velocidad -la libertad-.Una locura.

La idea/fuerza de este orangután de la calle Ferraz es retorcida, y bastante estúpida, pero a la vez, muy entendible: Si mueres por Covid en Madrid no hay libertad en Madrid. En cambio, si te matan en Madrid por culpa de engendros socialistas como el aborto o la eutanasia, esas muertes (asesinatos cometidos por asesinos) son fruto de la libertad personal que ellos con sus leyes te regalaron. Les debemos la vida, y ahora la muerte. Lo quieren todo. 

Este pensamiento, por llamar de alguna forma a los eructos mentales de Gabilondo, llevado a sus últimas consecuencias nos lleva irremediablemente a creer que si mueres de Covid en Castilla-La Mancha, comunidad socialista, es debido a la mala suerte o por culpa de  Franco. "Es que se ríen de nosotros". Eso es verdad, pero prevalece en su gran frente masónica la idea de hacernos sufrir. Fundamentalmente, porque este primate ya no sabe ni reír. Ni pensar, ni imaginar, ni soñar. Son desalmados, gente sin alma en el sentido espiritual, ni sienten ni padecen. Un manojo de rábanos tiene más vida que esta gentuza asquerosa. El colacao que se tomaba en ese caserío guipuzcoano llevaba algo chungo. Solo hay que ver cómo anda de la azotea su hermano Iñaki.

lunes, 12 de abril de 2021

Darwin elaboró su Teoría porque era feo.

He llegado a la conclusión del porqué narices un ser humano prefiere descender de un simio o un mono que hacerlo de Dios, hecho a su imagen y semejanza. Tal como suena. De joven, el coqueto Darwin, descubrió mirándose al espejo que si la cara refleja la forma del alma, él era un mono (Esta experiencia también la vivió Rubalcaba). 


Sabía que a medida que pasara los años su fisonomía facial delataría un parecido con los simios realmente fabuloso. Entendía perfectamente nuestro investigador que ese parecido sería motivo de burlas, un escarnio para él y para su bien ganada fama en los círculos intelectuales de su Inglaterra natal. ¿Qué podría hacer?. Pues creó una ridícula Teoría en la que sustentaba en base a una ciencia desvirtuada la evolución del hombre a raíz de los primeros primates que vivieron en la Tierra. Sus complejos físicos, y su nula espiritualidad, fruto de una descomunal soberbia, le llevó directamente a la locura, y prefirió ser hijo de un chimpancé que del Dios creador de Cielos y Tierra. Y de paso, al venir genealógicamente todos del mono, ¿quién iba a decirle al eximio científico que su cara era un fiel retrato de un primate africano? No obstante, los darwinistas, actualmente, siguen siendo legión, como los demonios o los covidiotas. 

Un darwinistas por tanto es un primate. Debe ser considerado un primate. Personalmente no le voy a quitar la ilusión a nadie de ser lo que quiera ser. Si alguien con buena voluntad quiere ser un chimpancé, ¿quien soy yo para juzgarlo?. Y si quiere ser cuando muera "una reencarnación de un virus mortal", como deseaba Felipe de Edimburgo, a mí qué me dices. A los darwinistas, por ser espiritualmente de la familia de los simios, sé que le gustan los plátanos y los cacahuetes, les pirra. Cada vez que me encuentro con uno por la calle introduzco la mano en el bolsillo de mi gabardina gris y les lanzo un puñado de avellanas y cacahuetes. Se conforman con tan poco, que dan lástima... Pero, esa lástima, tan humana y caritativa, se torna rápidamente en sonrisa cuando los veo como niños revolcarse por el suelo en busca del cacahuete perdido. 

Normalmente, uno deja de ser darwinista, con lo que eso conlleva, cuando aparece en tu vida una Jane -la novia de Tarzán-, entonces, descubres deslumbrado por la belleza y la luz que desprende la hembra que Dios existe, y que la vida no consiste únicamente en revolcarse en el barro por un cacahuete, sino en ser digno en correspondencia con la imagen que el Creador te dió. Muchos, y muchas, nunca llegan a entender esto, y mueren como gorilas en las Tinieblas.

domingo, 11 de abril de 2021

Dios. Amor. Divino querer.

El día que vi como mi hija de poco más de un año observaba inocentemente con su mirada reflejo del cielo a unos pajaritos que se acercaban en busca de unas mijitas de pan que yo les daba descubrí en toda su totalidad la existencia de Dios, Su Insondable Majestuosidad. En ese orden, en esa armonía de aquel momento sentí que todo está bajo el control de un Ser superior que es todo Amor, que da estabilidad al fin de la Tierra. El día que se nos revele la Creación entenderemos las causas que mueven a Dios. Esto empiezas a vivirlo, sentirlo y entenderlo cuando te abandonas en su Voluntad, a su Querer divino. 

sábado, 10 de abril de 2021

En la muerte del Duque pecador ...

En la pérfida Albión ha muerto un príncipe de relumbrón. Se va al otro mundo cumpliendo sus deseos, Señor: Por si alguien no lo sabía, Felipe de Edimburgo fue el que eligió esta forma de reencarnación: "Me reencarnaría en un virus mortal, para reducir la población mundial"


Dios parece haberlo escuchado en su petición y le ha otorgado esa condición, al Comandante supremo de los grados 33 de la masonería al servicio del Satanón. Que eso ante los ojos de Dios, es de temer que no lo tenga en consideración, pues, quien nace tonto muere lechón. Pero.... ay!, amigo príncipito, lo de reducir la población, mucha gracia no creo que le haga al Buen Dios. 

Así que pídale a Su Albóndiga Majestad de la Gran Bretaña que les dé un achuchón a los curas católicos de su nación. Y acabe en esa condición, la de virus chino mutado en camaleón. Pues Dios a veces concede lo que se le pide, y ya que usted pidió acabar aplastado en una mascarilla como un vulgar virus de sarampión, confíe, por favor, pues ya sabe que su hijo, el orejón, pidió ser compresa de Camila Paker Bowl, y también se lo concedió. 

****"

El pedófilo Biden, igual de pedófilo y asqueroso que Andrés, el hijo de este hijo de la campiña inglesa, ha dicho del duque, que "era un gran tipo" -como él- : "Era un gran defensor del medio ambiente". Es lo mejor que se le ha ocurrido decir. Sin duda, reducir la población mundial, asesinar, matar, es defender el medio ambiente. Mientras menos gente más posibilidades de salvar el planeta. Que les den...

viernes, 9 de abril de 2021

“Vaya me ha tocado la vacuna mala, voy a esperar a ver si me llega la buena”.

"Que nadie espere otra vacuna, cuando a alguien le ofrezcan una vacuna que la acepte por favor”, ha rogado a los ciudadanos. Y ha pedido desterrar ese pensamiento de: “Que nadie espere otra vacuna, cuando a alguien le ofrezcan una vacuna que la acepte por favor”, ha rogado a los ciudadanos. Y ha pedido desterrar ese pensamiento de: “Vaya me ha tocado la mala, voy a esperar a ver si me llega la buena”. 


(Margarita del Val, viróloga del CSCI) .

"vaya me ha tocado la mala", dice la hijaputa,... 😂.. . Margarita del Mal...   "Vaya me ha tocado el caramelo envenenado.. Qué mala suerte, bueno, otro año será", hasta nunca. Tierra tragarme!!!.

Pedir al 99% de la población sana vacunarse por el 1℅ de enfermos, es como pedir a personas sanas hacerse la quimio !!! ¿Dios mío, Señor, què debemos pensar de esta Margarita y sus cómplices? Dime Señor, háblame. Yo me quedo sin palabras viendo como mis hermanos se dirigen hacia el abismo ... Ni siquiera se dan cuenta que se ríen en sus caras de ellos. Has cuando vamos a permitir esto?????




jueves, 8 de abril de 2021

Monseñor Viganó y el Concilio Vaticano II

Respeto a monseñor Viganó profundamente, como obispo catolico y como hombre que lucha contra el Mal. Ser lo primero debería bastar para tener absolutamente claro que se lucha contra el Mal. Últimamente me distorsiona en su discurso los frecuentes ataques y críticas al Concilio Vaticano II. Este párrafo de monseñor me deja perplejo por diferentes motivos que intentaré humildemente explicar: Todo esto partiendo de la base de que estas palabras son del obispo Viganó. 


Arzobispo Viganó: "También creo que, en la situación actual, la disputa sobre quién es el Papa reinante sólo sirve para debilitar la ya fragmentada parte sana del cuerpo eclesial, sembrando la división entre los buenos".


Lo que fragmenta la Iglesia es atacar el Concilio Vaticano II, Monseñor. En cambio, reconocer a Benedicto XVI como verdadero Vicario de Cristo no es sembrar la división, pues ésta, ya está sembrada, y los que crean división,  marcados, pesados y medidos. Tal reconocimiento, Benedicto Papa, es un acto de fe y justicia, además de una bandera santa que nos señala a día de hoy, donde está verdaderamente asentada la Iglesia de Cristo: en la Verdad, allí donde sufre Pedro. Y al igual que sólo hay un Cristo, Nuestro Señor, sólo hay un Pedro, que Dios nos lo cuide y lo defienda de los lobos rabiosos. Así sea.

Un buen sacerdote obedece, pero si obedece al mal, deja de ser buen sacerdote. No hay dos partes en la Iglesia, solo hay una, pues sólo hay una cabeza, que es Cristo, este Cuerpo, por ser parte de la Cabeza, es santo y bueno. Usted, monseñor cae frecuentemente en una contradicción cuando crítica a los sacerdotes mundanos, covidianos, pues, llegan a aceptar este engaño maquiavelico por ser antes obedientes a Bergoglio que a la Verdad. Se comulga con el mundo porque se es bergogliano. ¿Entonces? El Concilio Vaticano II es santo, por ser magisterio de la Iglesia. El mal esparcido a los vientos no fue obra de los postulados del Concilio, sino de los infiltrados que manipularon su mensaje y su espíritu para sus perversos fines, de la misma masonería eclesial que colocó a su peón en Roma. Bergoglio. Hubieran usado, no obstante, cualquier plataforma magisterial o eclesial para llevar a la Iglesia a un callejón sin salida, a su martirio, su calvario, cuestión ésta ya profetizada por el mismo Jesucristo. Las rebeliones van sacando fuera su veneno, tenían que llegar.

Por lo tanto, saber y aceptar que Benedicto XVI es el papa no siembra dudas al que siempre ha obedecido y venerado las enseñanzas católicas. Esas dudas anidan en quien pone sus intereses personales por encima de la Verdad, que es Cristo. Parafraseando sus palabras, mi criterio es que, en la situación actual, la disputa sobre la legitimidad del Concilio Vaticano II  sólo sirve para debilitar la ya fragmentada parte sana del cuerpo eclesial, sembrando la división entre los buenos. Coloque su punto de mira en el verdadero Enemigo, y créame, este Enemigo de la Iglesia se sonroja de placer al observar como usted gasta su valerosa munición en pequeñas  bagatelas. Por último, ni Juan XXIII, ni Pablo VI, ni Juan Pablo I, ni Juan Pablo II ni Benedicto XVI, hijos todos del Concilio, sembraron división alguna entre los buenos, ni fragmentaron parte del Cuerpo, no, Monseñor, esa división y esa ruptura comenzó exactamente el trece de marzo de dos mil trece. 

TODA LA BASURA COVIDIANA YA ESTABA ESCRITO EN 1981

Jacques Attali fue un asesor de François Mitterrand (expresidente de Francia) y escribió esto en el año 1981: "En el futuro será cuesti...