domingo, 22 de enero de 2017

BERGOGLIO COLABORA CON LA DICTADURA CHINA

Como buen hereje y mala bestia que es, su humildeza rabí Bergoglio aprovecha siempre las entrevistas, en este caso con El País (http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/21/actualidad/1485022162_846725.html), panfleto lleno de comecuras a la cabeza de todo lo que sea vilipendiar a Cristo, para endiñar una puñalada a lo más querido y respetado por la Iglesia católica: los mártires y los perseguidos por la fe. Lo ha vuelto hacer. En este caso escupiendo miserablemente a los católicos chinos que viven y sufren la persecución del Estado comunista. Católicos asesinados y secuestrado por un régimen genocida al servicio del Mal:    

Pregunta: ¿Y va a ir pronto a China?

Respuesta de Bergoglio: "Yo, cuando me inviten. Lo saben ellos. Además, en China las iglesias están llenas. Se puede practicar la religión en China".

Esto es falso. Al no ser que el indigente intelectual se refiera con su respuesta a la "religión" que permite el Estado opresor.

China tolera el culto pseudocatólico únicamente a la Asociación Patriótica Católica China, subalterna del Partido Comunista de China, y rechaza la autoridad del Vaticano para nombrar obispos o gobernarlos. La Iglesia Católica no es completamente  clandestina; aunque es asediada constantemente.

China es un país donde los católicos fieles a Roma (después de escuchar la barrabasada de Bergoglio muchos apostatarán de Roma, acto que habrá de apuntarse este demonio a su cuenta) son reprimidos salvajemente por negarse a ingresar a la Iglesia Patriótica, controlada por el gobierno comunista. Arrestos, torturas, prohibiciones y multas son algunas de las dificultades por las que pasan día a día.

El catolicismo, el verdadero catolicismo, no la basura ideológica que ampara Bergoglio con su comentario, es tratado como una amenaza política y de seguridad para el régimen. Régimen totalitario y anticristiano con el que colabora el felón argentino.

Seguramente, y por el interés que pone la criatura, padre Jorge duerma con el teléfono entre la almohada y el último número de la revista Advocate por si algún comisario político chino le llama y lo invita de una puta vez a que visite el paraíso comunista.
A ver si se queda allí y no vuelve.

------

Sobre el resto de la entrevista, éste es el nivel:

Pregunta: ¿Qué le llega de España? ¿Qué le llega en cuanto a la recepción que en España tiene su mensaje, su misión, su trabajo...?

Respuesta: "Hoy de España me acaban de llegar unos polvorones y un turrón de Jijona que los tengo ahí para convidar a los muchachos."