viernes, 20 de octubre de 2017

Dignidad


Dios sometió los animales, que carecen de razón y espiritualidad, al dominio del primer hombre (2 Pedro 2:12). 


No dejo de mirar esta foto. Demoledora. Se trata de una perra que lleva en su boca el cadáver calcinado de su cría. El animal no pudo hacer nada para protegerlo de las llamas, pero el instinto maternal le hizo buscar los restos. No paró hasta encontrar a su cría. Los incendios de los últimos días en Galicia nos han dado numerosas imágenes dramáticas. Pero ésta, sin duda, se lleva la palma. 

Vuelvo a lo del instinto maternal. Ese instinto, por cierto, que muchas mujeres han perdido. Cuando desaparece por completo en la mujer, cuando ya no sienten que lo que llevan en su entrañas es sagrado, fruto del amor de Dios, carne de su carne, sangre de su sangre, podemos presagiar que la criatura inocente que lleva en su vientre acabará pasto de las llamas. No en un bosque fulminado por el fuego como la cría de la perra, sino en su mismo seno. Esta es una de las señales más aterradoras, espeluznante y preternatural de estos tiempos apocalípticos. Los animales buscando desesperadamente a sus crías, mientras la humanidad sacrifica ante el dios moloch a las suyas. Los y las canallas que dirigen estas matanzas que clama al Cielo lo venden como un derecho de la mujer, pero cualquiera que no haya vendido aún el alma al demonio sabe que solo se trata de un holocausto satánico con el que regar el infierno. Ese lugar en el que acabarán todo este atajo de hijos de.... 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.