lunes, 24 de abril de 2017

Bergoglio: "Sueño con una Europa en la que ser inmigrante no sea delito".

http://www.expansion.com/sociedad/2016/05/06/572c888f22601d2b738b456b.htmlhttp://www.expansion.com/sociedad/2016/05/06/572c888f22601d2b738b456b.html


Otra vez faltando a la verdad. Pisoteándola. No da tregua. Le resulta imposible decir algo que sea verdad. Todo lo trastoca a conveniencia. Encima no hay nadie cerca, parece que el angelito no es muy proclive a los consejos, que le susurre a esa preciosa orejita: "Oiga, santo papaito, mire, que no es cierto lo que dice". Como tampoco es cierto ni  verdad que los campos de refugiados sean "campos de concentración". Esto ha sido el último gran eructo, la última maldad, el último hedor surgido de esa cueva de porquerías que es su cabecita loca. Otra mentira. ¿Dónde están los gaseados? ¿Dónde los trabajos forzados que esclavizan?. Un grupo de judíos norteamericanos ya le han llamado al orden (Aquí enlace). La frivolidad de este sujeto delata en su espíritu una falta de respeto y misericordia a la memoria de los asesinados por el nazismo y el comunismo. (http://www.cope.es/noticias/actualidad/papa-francisco-los-centros-refugiados-son-campos-concentracion_78418)


Lo diremos alto y claro: la emigración en Europa no es delito, en su Argentina natal, todo humanitarismo y bondad, no lo sé.  Aquí no es delito. Pero lo que sí sé es que la verdad a este enredador le da absolutamente igual, le trae sin cuidado, no va con él. Toda su vida se basa en la mentira y el engaño, por tanto, una más, qué importancia tiene. Evidentemente, esta afirmación no es inocente. Él sabe perfectamente que en Europa la inmigración no es un delito. La invasión ilegal es otra cosa. Y esto es lo que apoya y fomenta este maldito al servicio del Mal y la masonería, de la destrucción de la naciones, del orden anticristiano. Dile a tus amigos bolivarianos que se lleven unos cuantos millones de inmigrantes, no tendrían papel higiénico para limpiarse el culo pero a cambio disfrutarían de un clima benigno.


Entonces, ¿porqué miente?  Llevamos más de cuatro años denunciando las mentiras del impostor. Y seguiremos, no tenemos nada mejor que hacer. ... Acusando las barrabasadas teológicas y morales de este enemigo de Cristo para dinamitar desde dentro la Iglesia católica (voz que clama en el desierto...). Pero siempre suelta algo que le deja a uno aún más perplejo. Algo más sorprendente, hiriente e increíble que el día anterior. Hoy toca criminalizar las fronteras. Escupir mala baba sobre naciones -y personas- que han hecho un considerable esfuerzo para acoger a millones de inmigrantes. Y así lo agradece este desagradecido.


Si la emigración es delito, como afirma este tunante, en España, por decir un sitio, hay millones de delincuentes. Esta mañana, sin ir más lejos, hablé con un amigo peruano emigrante y no me dio la impresión que fuera un delincuente. Llegó a España a trabajar hace cinco años y por aquí sigue. Buscándose la vida como todo hijo de vecino. Eso sí, el amigo peruano respetó y respeta las leyes del país. Entró con sus papeles en regla. No saltó ningún muro ni valla ni potro de tortura ni hizo nada ilegal para franquear las fronteras soberanas de un país, cosa que sí hace padre Jorge cuando criminalmente fomenta la invasión de países Europeos por musulmanes o destruye canónicamente la soberanía de la Orden de Malta. Los argentinos decentes deben estar avergonzados con un tipo como este rufián.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.