martes, 26 de agosto de 2014

"Un ejército para hacer la paz. La geopolítica de Francisco".

Así titula su último buenista y demagogo artículo, "Un ejército para hacer la paz. La geopolítica de Francisco", el vaticanista Sandro Magister. Estomago grande y agradecido donde los haya, y convidado por sus jefes a sacar las castañas del fuego en la que cae un día sí y otro también la diplomacia vaticana con Francisco a la cabeza. "Un ejercito para hacer la paz"... Ahí quedó ese estúpido y cobarde eufemismo para la historia de la infamia. Ambigüedades conceptuales y anfibologías de la Nueva Era, del Nuevo Orden Mundial, que solo pretenden ensombrecer una realidad y una verdad que nunca cambiará: los ejércitos nacen, se crean y se fortalecen para hacer la guerra, no la paz. Un ejercito tiene como función primordial enfrentarse al enemigo y ganar la guerra. Un ejercito no viene al mundo para repartir leche en polvo, hacer de enfermera, poner tiritas a los heridos en el frente o a dialogar para la paz. Un ejercito entra en combate con su sangre, sudor y lagrimas para triunfar, eliminar al enemigo e intentar por todos los medios a su alcance que haya el menor número de bajas en sus filas. Una vez ganada la guerra, se asienta con todos los medios posibles en esa región los cimientos necesarios para que el enemigo, en este caso, las malas bestias genocidas del Estado Islámico, no vuelva a levantar el vuelo ni a ponerse altanero en al menos veinte siglos.

Segundo: "Para hacer la paz" la primera condición necesaria es que haya dos bandos enfrentados. Aquí eso no existe, no se da el caso, no hay dos bandos. Aquí solo vemos pobres personas que ponen sus cuellos y sus vidas a disposición de unos terroristas islámicos, y unos cabrones que masacran y torturan a esos inocentes. Por lo tanto, es imposible firmar la paz con unos energúmenos que solo alimentan y tienen como único fin en sus cabecitas de subnormales la idea de cortarte el cuello, de eliminarte del mundo. Con estos asesinos no hay diálogo que valga, ni paz de los cementerios. Sencillamente se les combate, se les da caza vivo o muerto, y por último, los que sobrevivan a la guerra se le encierra en una cárcel y no vuelven a ver el sol del día en sus asquerosas vidas.

La sola idea de hablar de paz con estos asesinos es darle alas y munición al enemigo para que sigan arrasando lo que encuentren a sus paso. Dile a un fanático islamista que quiere "hacer la paz" con él y automáticamente te meará encima. Y te lo tienes bien ganado, por pusilánime y cobarde. Y luego, por imbécil, no pienses que por claudicar te dejará vivo, acabarás con tu cabeza entre las manos de unos de estos puercos. Churchill al primer ministro británico Charbenlain: "Os dieron a elegir entre el deshonor o la guerra, elegisteis el deshonor pero tendréis la guerra.". Pues eso.

Santa Teresa de Jesús

-Visto en el blog El café de Ocata-
 
 
 
 
¡Menudo personaje es Santa Teresa de Ávila!

Llevo un par de días en su compañía y os aseguro que pocas pueden haber más gratas. Me gusta su complejidad, que es la de una mística nada beata. Cuando tiene que enfadarse, se enfada; cuando tiene que hacer diplomacia, la hace; cuando tiene que fregar suelos, friega... y cuando tiene que reír, ríe. Una vez, en Ávila, recibió unos hábitos cuyas telas parecían cobijar a molestos inquilinos, Teresa compuso una oración para rezarla con sus monjas que comenzaba así:
Pues nos dais vestido nuevo,
Rey celestial,
librad de la mala gente
este sayal.

Cuando Jesús, Su majestad, como ella lo llama, acude a su encuentro, lo trata según su estado de ánimo. Es bien conocida aquella anécdota que cuenta que habiéndose herido la pierna cruzando un río -camino de una de sus fundaciones- se quejó a Jesús diciéndole:

- Señor, después de tantos problemas, ¿hacía falta también éste? 

Jesús, que es muy Suyo, le contestó:

- Teresa, yo así trato a mis amigos.

Ella, sacando su pronto, tan afilado, le replicó:

- ¡Ah, Dios mío! Ahora entiendo por qué tienes tan pocos.



No hay otro místico en el mundo que trate al cielo de manera más mundana que Santa Teresa. Y, en justa correspondencia, el cielo prescinde de formalismos en su trato con ella:  "Te he oído, hija, déjame en paz", le respondió una vez Su Majestad, a quien, por lo visto, la Santa se le había convertido en un moscardón orante.



Hay en la Calle Ganduxer de Barcelona un colegio en el que Gaudí intentó representar, ni más ni menos, que Las moradas. Gracias a Dios no es muy conocido por los turistas, pero nadie que se estime a esta Santa tan castellana debería perderse esta versión catalana de su mundo interior.
 
 
 
 
 
 
 
La muerte de Santa Teresa. último tercio del siglo XVII. Convento de San José. Madres Carmelitas de Medina del Campo
 

domingo, 24 de agosto de 2014

Officium Defunctorum (Nueva España, 1559)

 
El arte religioso que produce el Siglo de Oro español, es la manifestación más sublime del conocimiento, el discernimiento y la intuición de la gloria de Dios por el hombre. Nada lo supera. Si en la imaginería nos encontramos en mi tierra, Sevilla, cuna de grandes artistas, con un sublime Juan de Mesa que es capaz y capataz de crear en la hojarasca de la madre madera al mismísimo Gran Poder de Dios, en las letras, no podemos pasar por alto la capacidad de acercarnos a Él de una mística monja casi analfabeta, pero con la sabiduría que infunde estar cerca de su Gloria: Teresa de Jesús. En la música, España es cuna de los más memorables y eminentes hombres que con su arte ensalzan y alaban a Dios Padre, al catolicismo que vertebra el espíritu bueno, que obra Occidente. Que gloriosa época para vivirla, cuánto la echo de menos...



Le pregunté con temor un día a mi maestro de acústica y canto coral, un experto en el Renacimiento español y el buen gusto, un exégeta de la vida como Dios manda, sobre la diferencia que el notaba -sutil-, y percibía, aparte de las estilísticas, entre Palestrina y Cristóbal de Morales;



-Mira niño, Palestrina nos prepara para la Gloria de Dios, y Cristóbal de Morales, en cambio nos recuerda que el sufrimiento y el padecimiento en la tierra no es eterno.





Ahí quedo eso.










sábado, 23 de agosto de 2014

Bach sin Dios no es nada


Hace un tiempo leí un interesante artículo de Belen Altuna publicado en El País (edición País Vasco) llamado, El músico de Dios. Me llamó poderosamente la atención el testimonio que ofrece la escritora de Cioran sobre la música de Bach: “He dicho que Dios le debe todo a Bach. Sin Bach, Dios sería un personaje de tercera clase. La música de Bach es la única razón para pensar que el Universo no es un desastre total. Con Bach todo es profundo, real, nada es fingido. El compositor nos inspira sentimientos que no nos puede dar la literatura, porque Bach no tiene nada que ver con el lenguaje. Sin Bach yo sería un perfecto nihilista”.
Entiendo perfectamente -quién lo iba a decir- las palabras del genial y turbulento rumano. Si sabré yo de sobra lo que Dios le debe y se obliga con Bach. Siempre digo al que quiere oír o escuchar que llegué a Dios por el arte, al igual que otros, llegan a Él por María, y otros, distintos pero hermanos, por la conversión. Al final, todos los caminos conducen al Señor, todo es conversión a la Verdad, que es Cristo, de una u otra manera. Sólo hace falta querer buscarlo. Pero me gustaría decir, ya que llevo toda la mañana con la idea en la cabeza y no  deja centrarme en otras cosas, que si Dios le debe algo a Bach -como señalaba caústica y turbulentamente el señor Cioran-, el genial músico alemán, le debe a Dios, al Dios cristiano y católico hecho hombre, al Dios de la misericordia y la Justicia (que no se olvide en estos miserables y traidores tiempos de "misericodieo" la Justicia Divina), todo. Le debe Todo. Todo es todo. A pesar de lo que magistralmente tallara José Hierro en un milagroso poema: “Después de todo, todo ha sido nada, a pesar de que un día lo fue todo. …”
Es imposible crear y tener una cosmovisión del arte y la música de Bach sin un profundo sentimiento cristiano que sostenga la mirada pura y sin una visión sobrenatural de la vida y la muerte como la que poseía –y de qué manera lo poseía…- Bach. Aquí no hay debate, ni porfía, la gallina es Dios, y el huevo, Bach. El Creador es Dios, y Bach su criatura, una más de las exquisitamente elegidas para enseñarnos en última instancia, su Rostro, su Belleza. Esto, el primero que lo sabía y lo tenía claro y lo difumina sabiamente por toda su obra es el mismo artista.

J.S Bach sin Dios no es nada. Bach sin Dios no es real. Bach sin Dios, sin el Dios cristiano hecho hombre, en palabras del propio Cioran, sería un triste y dolorido personaje de tercera clase. Lo que eleva y enaltece como un suspiro divino la inmortal y gloriosa música de Bach es la profunda fe y la insondable teología cristiana hecha Misterio que chorrea en cada una de las notas que compuso el artista.
Nada más leer el texto de Cioran se me vino como un rayo a la mente este doloroso y lúcido fragmento de el libro de La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach:
“Una vez entré inesperadamente en su cuarto cuando estaba componiendo el solo de contralto ¡Oh Gólgota!, de la pasión según San Mateo ¡Cómo me conmoví al ver su rostro, en general tranquilo, fresco y colorado, de una palidez cenicienta y cubierto de lágrimas! No me vio; volví a salir silenciosamente, me senté en la escalera, ante la puerta de su cuarto, y lloré también. Los que oyen esa música, ¡qué poco saben lo que costó! Sentía deseos de entrar y echarle las manos al cuello, pero no me atreví. Había visto algo en su mirada que me produjo un sentimiento de veneración. Nunca llegó a enterarse de que yo le había visto en el dolor de la creación, pues eran momentos en los que sólo debía verle Dios".

Cioran no sabía de lo que hablaba. Da igual. Creo que Bach hubiese tomado las palabras de Cioran como una ofensa a su fe. Incluso con Bach, este hombre siempre fue "un perfecto nihilista", por no decir otra cosa. Solo a un gilipollas pretencioso, presumido y moña se le puede ocurrir afirmar que Bach no le debe nada a Dios. Bach..., que es uno de sus elegidos para mostrarnos una milésima parte de Su Gloria.




 

viernes, 22 de agosto de 2014

Así cayó Occidente

Fallece B.K.S. Iyengar, el gurú que trajo el yoga a Occidente. Fue el violinista Menuhin quien en 1950 le trajo a La Civilización. El virtuoso había viajado a la India y encontró en el selvático charlatán la cura buscaba para la lesión que sufría en su brazo izquierdo. En agradecimiento, le invitó a Suiza dos años después para presentarle a sus amigos. Y así cayó Occidente.

Del "sangre, sudor y lágrimas" de Churchill pasamos a hacer posturitas como señoritas aficionadas. Y dejamos de leer la Biblia para abandonarnos como mamarrachos invertebrados a la lamentable filosofía del existencialismo corporal. Fue el inicio de la gran debacle. Fue cuando empezamos a perder tensión. Hay que ver la cantidad de cosas en las que desde entonces hemos creído con tal de no creer en Dios.

La flacidez ha sido desde entonces la característica del Occidente libre, y aunque creemos que la crisis es económica y culpamos a los banqueros, la crisis es moral y ha sido culpa del yoga, y de todos sus sucedáneos. Mientras se llenan las aulas de gurús y curanderos se vacían las iglesias. Crece la superstición y se agota la espiritualidad. Vivimos de espaladas a aquello de lo que estamos hechos, desvinculados de nuestra trascendencia y de nuestro sentido, y obcecados en vulgares fetichismos como el yoga y la homeopatía. Si hoy alguien nos pidiera sangre, sudor y lágrimas las piernas nos temblarían demasiado. Mi gran proyecto vital es drenar el Amazonas y meter a todos los chamanes en la cárcel.

El yoga nos ha destruido por dentro, como los peores enemigos. Entró sin hacer ruido y doblegó primero nuestros cuerpos para doblegar a continuación nuestras almas. Cada posturita, una humillación. Exportamos retórica tercermundista y hemos sucumbido al atraso del modo más decepcionante e irresponsable. Almas atrofiadas, ideas vacuas. El relativismo atroz que en tantas ocasiones nos ha llevado a hacer el ridículo. Y esa falta de virilidad tan despreciable. Afrontar la vida a través del yoga es como luchar contra el mal con resoluciones de la ONU.

Fallece B.K.S. Iyengar dejándonos blandengues e idiotas. Menuhin podía haberse tomado un ibuprofeno y haber dejado a los gurús en sus cuevas. Tenemos que volver a la tensión, a muscular el alma, a la fe de nuestros padres y a la Verdad única, difícil e inmutable. El enemigo acecha y hay que estar preparados para ganarle.




por Salvador Sostres

jueves, 21 de agosto de 2014

Francisco: “Cristo no anula culturas”.


(FUENTE)


Es falso lo que dice ese engañabobos que han puesto en Roma. Cristo sí anula culturas. Culturas de la muerte, culturas nacida del mal, culturas que esclavizan al hombre, culturas que odian la verdad, que es Cristo. Para sembrar la levadura del cristianismo en una tierra, en una cultura, lo primero que caritativamente debe hacerse es erradicar ciertas malas costumbres y hábitos de esa cultura, ciertas tradiciones incompatibles de ese pueblo con la Palabra de Dios. Esto lo sabe cualquiera con dos dedos de frente menos Bergoglio, que muestra un desaforado interés en dar las perlas de los Misterios a los cerdos. Él sabrá porqué. Lo santo no puede mezclarse con lo impuro. Ni el Bien con el mal. Hay culturas en las que resulta imposible, quimérico, que brille la Luz de Cristo sin antes haberles limpiado los ojos y el alma. Recuerden al misionero San Francisco de Javier golpeando sus sandalias contra el suelo para quitarles el polvo de la arena de ciertas aldeas y lugares contaminadas por el Maligno y, lo peor, sin ninguna ganas de renunciar a Él. Culturas incompatibles con las enseñanzas de Jesús, con los Evangelios, con la Cruz de Cristo. Culturas atiborradas y empachadas durante siglos del veneno que nace de las profundidades del infierno.
 
 

 
¿Degollar cristianos es pecado? Para un musulmán fanático forma parte de su “cultura”, no atenta contra su conciencia, ellos creen hacer bien y estoy seguro que su conciencia alienta ese acto. Y según Francisco ese acto no es pecado, ya que: “Dios perdona a quien obedece a su propia conciencia”. Como le respondió en una carta abierta a Eugenio Scalfari, fundador del diario “La Repubblica”. Hay culturas que creen en la reencarnación. Otras, como la de los indios aztecas, por ejemplo, eran en la antigüedad muy dadas a arrancar de cuajo los corazones de los hombres para entregarlo sacrificialmente al demonio de turno. Creían y adoraban a Lucifer. Por consiguiente, sólo “anulando” esa terrible tradición, esa cultura, a Lucifer, solo eliminando y anulando de la mente del hombre esas malditas culturas del demonio, esa abominación cultural, esa cultura diabólica, puede sembrarse sosegada y profundamente en ese pueblo, en esa cultura, el Bien Supremo, que es Cristo.

Por lo tanto, a diferencia de como enrevesadamente mantiene Bergoglio, es imposible creer en el Dios católico (en el que él, por cierto, confiesa no tener fe: "Yo creo en Dios, pero no en un Dios católico". El aspira mejor a un dios sincretista, donde todas las culturas y los pueblos vivan en armonía aunque para llegar a este punto haya que anular la Verdad de la Iglesia católica), sin antes arrasar con el Diablo que esclaviza a ciertas culturas, a ciertos pueblos. Esto que escribo, la inmensa mayoría de cardenales y obispos lo saben y lo conocen de sobra, saben que Cristo no baja a cualquier lugar, pero callan por miedo a Francisco, a lo que representa Francisco en la Iglesia: La cultura del relativismo. El Mal, con todas sus letras.

 

miércoles, 20 de agosto de 2014

Francisco no hace la genuflexión en la consagración porque no cree en la presencia real de Jesucristo.

Este texto, una justificación de Bergoglio, pertenece a un desvergonzado idólatra que firma como Chestertenófilo, escribe en el blog de temática religiosa La cigüeña de la torre. Lo acompaño con unas fotos. Ya saben que una imagen vale más que mil palabras:

“En las fotos en que aparece el papa Francisco arrodillado, siempre aparece una mano suya apoyada en el suelo, más o menos sirviendo de apoyo al Papa.

¿Dónde está la mano apoyándose?

Así, apoyándose con una de sus manos, amortiguando todo el peso de su cuerpo, el papa Francisco sí puede, no sin gran esfuerzo, permanecer de rodillas.

Francisco el esforzado


Pero a la vez que puede estar arrodillado en un reclinatorio, no puede hacer genuflexión; por ejemplo, en el momento de la consagración eucarística.

Plantando el arbolito de la paz


En un reclinatorio tienes un apoyo cómodo para las rodillas, el pie al apoyarse en el suelo descarga parte del peso del cuerpo y también puedes apoyar los codos de manera que la rodilla soporte aún menos peso. Cuando haces genuflexión, la rodilla soporta todo tu peso, y si (como esa mano apoyada en el suelo demuestra) el Papa tiene problemas en las rodillas, hacer eso le supone una tortura tremenda.

Bergoglio "torturado" hincando la cerviz ante una reina mora


Lo sé porque yo tengo las rodillas un poco “p’allá” y cuando hago genuflexión siempre apoyo la mano en algo para descargar parte de mi peso y que mi rodilla no sufra tanto”

El artista de la confusión conocido como Francisco bendecido por el telepredicador de una secta

martes, 19 de agosto de 2014

“El Papa vuelve a cometer la estupidez de pedir en su última misa en Corea del Sur la unión de las dos Coreas”

http://zoevaldes.net/2014/08/18/el-papa-vuelve-a-cometer-la-estupidez-de-pedir-en-su-ultima-misa-en-corea-del-sur-la-union-de-las-dos-coreas/#comment-150218


Proponer la unión de las dos Coreas -o de Corea y de la representación en la tierra del infierno comunista- no es solo la actitud mas anticatólica que uno pueda imaginar, sino también la mas antidemocrática y la mas vendida al comunismo. Este señor, el Papa, no es un ignorante ni un ingenuo. No se como se le puedo ocurrir presentar a una brutal dictadura como “candidata” a reunificación con una de las democracias mas genuinas de Asia. Bueno, ya antes se habían lavado las manos no solo el Vaticano, sino los gobiernos del mundo ante la absorción de Hong Kong y Macao por parte de China, lo cual le da una esperanza a los dictadores de Pyongyang de lo que significaría hacerse con Corea del Sur. Es como cuando Cuba se hizo con Venezuela. Miren el resultado. Ya la Cuba castrofascista -y no, no hay otra- se jamo a Miami. Lo único que le falta es un papel de propiedad, pero con la cantidad de “intercambio cultural de una sola vía”, la cantidad de gente “que no es política” y la cantidad de viajeros y mulas y con la caterva de castristas que se van instalando poco a poco en la ciudad le van ahorrando al papa pedir esa unidad. Al Papa debían dolerle un poco -pero parece que no- los asesinatos de católicos ordenados por el dulce abuelito del tarugo ese que es dictador hereditario del infierno que se afinca en el norte de la península coreana. Al Papa debería darle vergüenza hablar como habla insultando tanto la inteligencia de unos como el sufrimiento de otros. Y para colmo, con esa “petición” pone en peligro la democracia de Corea del Sur, casi entregándole el país al menos en el plano moral al sanguinario gordo cabeza de puerco que es el renqueante dictador coreano.

¿Cuándo dice la verdad Bergoglio? II parte.

http://secretummeummihi.blogspot.com.es/


En Jun-06-2013, los religiosos liberales latinoamericanos fueron recibidos en audiencia por el Papa Francisco, de esa audiencia los religiosos ofrecieron una reconstrucción, en la cual se dejaba entrever que el Pontífice les había hecho afirmaciones, por lo menos, llamativas, lo cual llevó a que los periodistas indagaran al portavoz vaticano sobre ellas, quien a su vez sin desmentir categóricamente el fondo, se limito a emitir un pronunciamiento genérico. Más tarde los religiosos que ocasionaron el barullo también emitieron un comunicado, aclarando que:

En tal ocasión no se hizo grabación alguna de la conversación pero poco después se elaboró una síntesis de la misma con base en los recuerdos de los participantes.

Sin retractarse de lo previamente publicado, es decir, confirmando que la sustancia, el fondo de lo que atribuyeron al Pontífice era ese, aunque no hubiera palabras textuales.

De esa audiencia, de la cual acabamos de decir permanece el fondo, se conoce lo que el Papa piensa de quienes adoptan la práctica de ofrecer ramilletes espirituales:

Yo les comparto dos preocupaciones. Una es una corriente pelagiana que hay en la Iglesia en este momento. Hay ciertos grupos restauracionistas. Yo conozco algunos, me tocó recibirlos en Buenos Aires. ¡Y uno siente que es como volver 60 años atrás! Antes del Concilio… Uno se siente en 1940… Una anécdota, sólo para ilustrar, no es para reírse, yo la tomé con respeto, pero me preocupa; cuando me eligieron, recibí una carta de uno de estos grupos, y me decían; “Santidad, le ofrecemos este tesoro espiritual; 3.525 rosarios”. Por qué no dicen rezamos por usted, pedimos… pero esto de llevar las cuentas… Y estos grupos vuelven a prácticas y a disciplinas que yo viví –ustedes no, porque ninguno es viejo– a disciplinas, a cosas que en ese momento se vivían, pero no ahora, hoy ya no son…

Al parecer en Corea no se enteraron de lo que al respecto piensa el Papa, porque según han reportado varios medios, en la audiencia que durante su viaje apostólico Francisco concedió a la Unión de Superiores Mayores de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica de Corea, su presidente le ofreció uno de estos ramilletes espirituales.

Así reporta en español Aciprensa, Ago-17-2014.

SEÚL, 17 Ago. 14 / 01:36 pm (ACI).- El presidente de la Unión de Superiores Mayores de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica de Corea, Padre Hwang Seok-mo, entregó al Papa Francisco 3.7 millones de decenas del Rosario y más de 100 mil votos de ayuno.

“Entregamos un don que hemos preparado para el Papa Francisco: El don que los religiosos y religiosas, ha sido un abanico tradicional en el que están escritas las ofrendas espirituales, 3.708.821 misterios del Rosario y 118.408 votos de ayuno”, explicó con ocasión del encuentro del Santo Padre con los miles de religiosos y religiosas del país en la Escuela del Amor Traning Center de Kkottongnae,

El Santo Padre agradeció estos sacrificios y los animó a ser ejemplos vivos de alegría y de la misericordia de Dios, además los alentó en la importancia de los votos de castidad, pobreza y obediencia.

[...]

¿“El Santo Padre agradeció estos sacrificios”?, ¿pero, cómo, acaso en poco más de un año cambió su sentir; estos religiosos coreanos que, al igual que sus homólogos del tiempo de cuando el Papa era Arzobispo de Buenos Aires, también le ofrecieron un ramillete espiritual con un número determinado de rosarios, son o no son iguales, “por qué no dicen rezamos por usted, pedimos... pero esto de llevar las cuentas...”?

En concreto: ¿Y estos, no son pelagianos?

lunes, 18 de agosto de 2014

¿Dónde estáis?

¿Dónde están las manifestaciones ahora que están masacrando a católicos? ¿Dónde están las manifestaciones contra el Estado Islamista, contra su barbarie, contra su obsesión sanguinaria? Lo tendrían fácil los manifestantes: son actos despiadados. ¿Dónde están las campañas de internet que vimos en favor de Gaza? ¿Dónde está el odio que vimos contra Israel, y que estamos acostumbrados a ver contra los Estados Unidos? ¿Dónde están los que le gritaban asesino a Aznar? No están en ninguna parte, porque ni les importa la libertad, ni les importa la vida. Y en su sectarismo atroz y en su crueldad selvática estoy convencido de que se alegran de que miles de católicos estén siendo masacrados. Tal es su resentimiento, tal es su bajeza, y tan intensos son todos los niveles de su maldad. ¿Alguien quiere desmentirme? ¿Dónde están?

No les preocupaba Gaza sino insultar a Israel, y azuzar el horno moral que siempre han llevado encendido en sus retorcidas mentes antisemitas. Les preocupaba y les preocupa culpar a los Estados Unidos, porque están tan ciegos de rabia, y tan podridos por dentro, que necesitan atacar a quienes les protegen la libertad y la vida. El primer pecado del arrogante es la ingratitud, y han fracasado tanto en sus vidas, y están tan desolados, y tan rotos, que querrían convertir su fracaso en un fracaso colectivo, y que todos nos hundiéremos en su miserable pozo.

¿Dónde están sus oraciones, dónde están sus pancartas, dónde están las calles atestadas reclamando que se detenga la matanza? He salido a pasear por la ciudad y no les he visto en ninguna parte. Seguramente estarán en sus casas, celebrándolo. Seguramente creerán que la Iglesia es culpable de lo desgraciados que son. y que merece ésta y cualquier otra represalia. ¿Dónde están? ¿Puede alguien rebatirme?

Nunca les ha preocupado nada más que la rabia, la destrucción y la muerte. Estos son sus festines. Como Hamas, no quieren un Estado palestino sino arrojar a los judíos al mar, y así en todas las esferas de la vida. Y así en todas sus quejas, en todos sus clamorosos silencios, cada vez que intentan aleccionarnos y son la vergüenza de la Civilización, cada vez que intentan con su mezquindad -y lo que es peor: con su error- acabar con nuestro tesoro más precioso, que es la vida libre.
Os hemos conocido desde siempre, pero dais una nueva muestra de lo que sois cada día que pasa. Cada día, una prueba más, y como los palestinos no perdéis una oportunidad de perder una oportunidad. Sois el sueño de cualquier islamista. Sois la inconcebible proliferación del mal.

¿Podría alguien desmentirme? ¿Dónde estáis?


-por Salvador Sostres-

domingo, 17 de agosto de 2014

¿Cuando dice la verdad Bergoglio?

"A este respecto quisiera pedirles que se ocupen especialmente de la educación de los jóvenes, apoyando la indispensable misión no sólo de las universidades, sino también de las escuelas católicas desde los primeros niveles, donde la mente y el corazón de los jóvenes se forman en el amor de Dios y de su Iglesia, en la bondad, la verdad y la belleza, para ser buenos cristianos y honestos ciudadanos". (Discurso de Francisco a los obispos de Corea del Sur)

“Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo”. (Entrevista con el periodista Gerson Camarotti, de la cadena Globo News, 29-07-2013)

Probablemente, ni dijo "su" verdad a los obispos coreanos, ni al periodista brasileño. Bergoglio no tiene una Verdad. Tiene varias, o mejor dicho, maneja varias mentiras dependiendo del auditorio y las ganas de complacerlo que haya en ese momento. Ese bastardo proceder sin lugar a dudas lo aprendió del peronismo argentino que infecta todo su ridículo y plebeyo pensamiento y de los dictadores demagogos y cutres que nutren desde tiempos inmemoriales su subcontinente "latinoamericano". Se me viene a la cabeza, miren ustedes, el Gorila rojo. Ya les diré en su día porqué.

“El que no esté seguro de su memoria debe abstenerse de mentir" (Michel de Montaigne).
El problema de no tener unos principios morales consolidados, arraigados, fortalecidos en la lucha diaria y los sufrimientos perennes, presupone que cuando la cabeza, esa cabecita loca que te aupó al Poder, ya no funciona como antaño, y la memoria, desgraciadamente para ti, sólo es ya un recuerdo que se pierde en la bruma del olvido, sale a relucir el engaño donde uno conscientemente aposentó su mentirosa y falaz vida de mierda. Entonces, lo que creías tener absolutamente controlado, la mentira, el engaño, la patraña que te marcabas mirando al tendido empieza a salir a flote.

Decía Lincoln, que era un tipo cuidadoso que magistralmente forjaba al calor del engaño y la demagogia sus mentiras, que "se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo". Pues bien, Bergoglio, en un verdadero ejercicio ilusionista digno del gran fanfarrón David Copperfield, intenta hacer la doble pirueta y sin red: ENGAÑAR A TODOS TODO EL TIEMPO. Y lo más alucinante del asunto es que el hijoputa lo consigue. No sé cómo lo hace, pero lo consigue. Mi tesis principal dice que lo consigue ya que el auditorio, en este caso, los bautizados antes llamados católicos, se dejan gustosamente engañar por el Diablo. OK. Pero, ¿y el mundo exterior, el mundo de la publicidad, de los medios, de la política, de loa calle, etc.. por qué se deja engañar por este mediocre? Sencillamente porque es un producto suyo, del mundo. Les pertenece.
¿Cuándo dice entonces este hombre la verdad? Nunca. Ni cuando se equivoca.



No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto... Es imposible. Yo he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas hay que hacerlo en un contexto.". (Entrevista con el padre Antonio Spadaro, director de la revista jesuita 'Civiltà cattolica')



Bergoglio ante el cementerio de los bebes abortados, Corea del Sur.







Bergoglio y los musulmanes

 


Doblando la cerviz ante la reina musulmana
Mientras sistemáticamente masacraban cristianos en Irak y Siria cortándoles las cabezas y destruyendo mortalmente todo rastro de la Santa Cruz en aquella zona del orbe, Bergoglio, el tipo al que algunos indocumentados en el discernimiento espiritual llaman "papa", tranquilamente, elaboraba desde su austera y proletaria madriguera, y mirando siempre para otro lado, su Evangelii Gaudium. Un extraordinario monumento a la increencia religiosa, a la indiferencia, al modernismo de naturaleza traidora y antropomórfica y al relativismo. En el punto n. 250 de esta basura política podemos leer lo siguiente: “Una actitud de apertura en la verdad y el amor… a pesar de los diversos obstáculos y dificultades especialmente el fundamentalismo de ambas partes (Referente al Islam y el catolicismo). Matan, secuestran, violan, extorsionan sólo a la grey cristiana, pero, para este pajarraco de mal agüero, hay "fundamentalismo (en) ambas parte"s. Podría explicarnos, si no le importa a Su Humildeza de los zapatos gastados, dónde se halla, dónde se encuentra el fundamentalismo cristiano que denuncia. Dónde operan sus comandos terroristas, y en qué zona del planeta actúan esos "fundamentalistas" católicos que servidor no los ve por ningún lado. ¿Ustedes saben algo de esto?.

Bergoglio marca con el punto 250 de la Evangelii Gaudium, y no es la primera vez que lo hace, ojo, una equidistancia dolorosa, traidora, repugnante, miserable, terrible, al colocar en la misma balanza “fundamentalistas” católicos (tradicionalistas en su mundo de odio y hiel) con fundamentalistas islámicos. Unos matan, y otro ponen el cuello, para que me entiendan. Pero ambas cosmologías, para este fulano, son fundamentalistas. Tela... Un encanto el angelito. Es imposible ser cristiano y asesinar en nombre de Dios.

En el punto 253 del panfleto marxista se lee esta frase: “A la vista de los incidentes de fundamentalismo violento que nos preocupan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam nos debe llevar a evitar las generalizaciones odiosas, porque el verdadero Islam y la interpretación correcta del Corán se opone a todo tipo de violencia “.

En su vida, Mahoma hizo más de 60 guerras. Ahora bien, si Muhammad es el modelo excelente (como dice el Corán 33:21), no es de extrañar que algunos musulmanes también utilizan su violencia a imitación del fundador del Islam. Los Versículos que dan órdenes o animan a los musulmanes a hacer el Yihad obligatoriamente o Versículos que glorifican la importancia del Yihad, Justifican la matanza en el nombre de Dios (Allah): (Sura 2:191-193, 216-218, 244) (Sura 3:157-158, 169, 195) (Sura 4:71-74, 84,91) (Sura 5:35) (Sura 8:12, 17, 39, 60-65, 74-75) (Sura 9:5, 14, 20, 24, 29, 36, 38, 39, 41, 73, 111) (Sura 22: 58, 78) (Sura 25:52) (Sura 29:6) (Sura 47:4) (Sura 61:4, 11) (Sura 66:9) “Matadles donde quiera que los encontréis y expulsadles de donde os hayan expulsado. La oposición (a vuestra creencia) aguantar persecución es peor que matar. Quien combate por Alá combate, en realidad, en provecho propio. Alá, ciertamente, puede prescindir de las criaturas”.
 
Los Versículo que no permiten a hacer amistad con los infieles, los judíos y cristianos, son enemigos declarados a los musulmanes: (Sura 4:34, 89, 101, 144) (Sura 5:33, 51, 82) (Sura 49:15) Creyentes; No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos. Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Dios no guía al pueblo impío.Querrían que negarais la verdad como ellos la han negado, para que fuerais iguales. Por tanto no hagáis amistad con ellos ni les toméis por aliados vuestros, hasta que no abandonen sus hogares para marchar en el camino de Alá (Yihad) con vosotros. Y si se cambian su pensamiento, atrapadlos y matadlos allí donde quiera que los encontréis y No aceptéis su amistad ni auxilio”.

Por lo tanto, Bergoglio, miente de nuevo cuando asegura que el “Corán se opone a todo tipo de violencia “. Sólo hay que darse una vueltecita por Irak, o incluso, no irse tan lejos, por ejemplo a un suburbio parisino controlado por la mafia islamista, para comprobarlo in situ. Lo que hay pues es lo siguiente: Jorge Mario Bergoglio, lamentablemente, y peor para su alma, odia todo lo que huela a verdadero catolicismo, evidentemente no me refiero señalando este catolicismo a ese engendro sincretista y apostata que se están inventando y que levantan desde los muros robados de la vieja Iglesia. Odia con tanta energía y mala leche el felón, que no duda en comparar el catolicismo con otras pseudoreligiones y asimilarlo con lo peor y más diabólico y asesino del Islam. Este es el tipo al que algunos payasos felicitan por enfrentarse a los islamistas (¿?). Y este es el tipo al que se sigue en esa falsa iglesia. Un demonio.

Mientras Bergoglio preparaba su gira artística por Oriente Medio, acompañado como no, por su compañero de correrías, el rabino y masón argentino Skorka, y un moro de la Pampa que se echó a la coleta para soltarnos el cuento del "Dialogo interreligioso" con mayor vehemencia, el Vaticano confirmó el asesinato a sangre fría del sacerdote franciscano François Murad (49 años). Fue decapitado en público por los fundamentalistas islámicos (minuto: 3.26), el domingo el 23 de junio, en el norte de Siria, concretamente en la región de Gassanieh.  Antes, Francisco había felicitado personalmente el Ramadán a los musulmanes de todo el mundo. "Este año, el primero de mi Pontificado, decidí firmar yo mismo este tradicional mensaje y enviároslo, queridos amigos, como expresión de aprecio y amistad para todos los musulmanes, especialmente aquellos que son líderes religiosos. ".





sábado, 16 de agosto de 2014

La desverguenza de un idólatra y su corte de aduladores

Le he enviado un correo al autor de este blog y, director, por cierto, del portal de temática religiosa INFOCATÓLICA. Le pregunto si su merced perdió la memoria por el camino o directamente la vergüenza. "¿Usted no tiene memoria o sencillamente no tiene vergüenza?". Viene todo esto a cuento de un texto del señor idolatra y acerca de una reflexión de su idolatrado Bergoglio a los pobres coreanos, que como no tienen bastante con la amenaza nuclear de su vecino comunista del norte, ahora tienen que aguantar las demagógicas soflamas políticas del artista porteño. Veamos lo que escribe el huero y su padrino:


El viaje del papa Francisco a Corea está siendo de lo más interesante (Sí, cómo no...). Es evidente que estamos ante un Pontífice que sabe hacerse querer allá donde va. Tiene lo que se llama “don de gentes". De entre los muchos temas que ha abordado en sus discursos, hoy quiero fijarme en algo que dijo a los obispos del país asiático. No porque sea lo más importante -o sí-, sino porque señala algo que creo que es necesario corregir no solo en Corea sino en otras iglesias locales:
Queridos hermanos, el testimonio profético y evangélico presenta algunos retos particulares a la Iglesia en Corea, que vive y se mueve en medio de una sociedad próspera pero cada vez más secularizada y materialista.
A veces pienso que a las naciones se les aplica también lo que dijo Cristo del joven rico. Cuanto más prósperas, más fácil es que se alejen de Dios.
En estas circunstancias, los agentes pastorales sienten la tentación de adoptar no sólo modelos eficaces de gestión, programación y organización tomados del mundo de los negocios, (...).
Cierto, cierto y cierto. Tenemos una querencia a adoptar estrategias muy sofisticadas que se convierten en ocasiones en un fin en sí mismo. El P. Iraburu abordó brillantemente esta cuestión (ver sobre todo a partir de “La operatividad caracteriza al voluntarismo semipelagiano") así que no hace falta que insista mucho en ello.
¡Ay de nosotros si despojamos a la Cruz de su capacidad para juzgar la sabiduría de este mundo! (cf. 1 Co 1,17). Los animo a ustedes -sigue Bergoglio- y a sus hermanos sacerdotes a rechazar esta tentación en todas sus modalidades. Dios quiera que nos podamos salvar de esa mundanidad espiritual y pastoral que sofoca el Espíritu, sustituye la conversión por la complacencia y termina por disipar todo fervor misionero (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 93-97).
Magnífica sentencia del Vicario de Cristo. La Cruz, y no el éxito mundano, es nuestra guía, nuestra regla, nuestra medida para discenirlo todo. Y es vital que el Papa advierta del peligro de perder el fervor misionero. La principal misión de la Iglesia es ganar almas. Todo lo demás, aun siendo importante, está supeditado a ese “objetivo".


**********


Hasta aquí lo que quiero señalar. Volvamos a las anteriores palabras del humilde Bergoglio dichas en Corea: "En estas circunstancias, los agentes pastorales sienten la tentación de adoptar no sólo modelos eficaces de gestión, programación y organización tomados del mundo de los negocios,"



Él, con esa mezcla de engaño y soberbia que también maneja a los ojos de los borregos, habla negativamente de "modelos eficaces de gestión, programación y organización tomados del mundo de los negocios". ¡VER PARA CREER!. Les dejo los enlaces para que vean como funciona un tipo que dice, predica y recomienda una cosa para al final acabar haciendo la contraria. En su más depurado estilo.



"ESTE PAPA SIGNIFICA NEGOCIOS"

http://fortune.com/2014/08/14/this-pope-means-business/

"Palabra sagrada: Francisco, el CEO ejemplar que habla de negocios, economía y finanzas"
(Líder de elite”, “gran reformista”, son muchos los calificativos que utiliza un extenso artículo de Fortune para alabar la labor que ha encarado el Papa ni bien asumido su pontificado. Pero mayor énfasis aún pone la publicación en sus dates de administrador. Es entonces a la demonizada casta de empresarios, banqueros, financistas, agentes de bolsa, de Wall Street, de la City londinense, de Hong Kong a quienes se dirige Francisco como ejemplo a seguir. )

(Es sabido que el Pontífice no se encarga de resultados, balances ni cashflows. Eso se lo deja a los expertos. Es más: ni bien asumido su pontificado, mandó llamar a los siete financistas más destacados que él conocía alrededor del mundo. “Arreglen esto”, dicen que les dijo, refiriéndose a las cuentas del Vaticano. KPMG, Ernst & Young, Deloitte son algunas entre muchas empresas que hoy trabajan para estandarizar los controles y aportarle mayor grado de control a la entidad financiera vaticana.)

"Un experto en finanzas, nuevo presidente del banco vaticano"




En fin. Está bien que ellos se hagan los imbéciles para salvar el culo de un impresentable enemigo del catolicismo, pero que no nos tomen a todos por idiotas. Con él y con su cuadrilla de cegatos bien cebados hay suficientes lameculos de momento en el mundo para agradar al déspota. Ya saben lo que dijo Su Humildeza, "Quiero una Iglesia pobre y para los pobres", pero de momento, vamos a poner al zorro a cuidar de las gallinas. Total, si el pastor del rebaño es un lobo con piel de cordero, ¿qué problema hay en que unos zorros astutos cuiden de la gallina de los huevos de oro?.









viernes, 15 de agosto de 2014

Francisco: “Señor, que en Corea no haya vencedores y vencidos, sólo una familia de hermanos”

Es el mismo discurso, el mismito, las mismas palabras, no falla -además lo veía venir, lo esperaba-, el sucio y claudicante discurso equidistante y perdedor que mantienen todavía en España algunos políticos tibios y blandengues, aparte de traidores a la nación española, la que les da de comer, claro, respecto a la tregua de la banda terrorista vasca ETA. Dicen con caras compungidas pero más falsos que Judas sus señorías: “En el País Vasco no debe haber ni vencederos ni vencidos”. O sea, que casi mil asesinados por la espalda y con coches bombas por la jauría etarritarra para acabar claudicando vergonzosamente ante el mal. ¿No decían estos gudaris que era una guerra contra el Estado? Pues a jorobarse toca, en toda guerra siempre ha habido vencedores y vencidos. Que paguen su derrota y el daño que hicieron. Esta chorrada estupidizante, malvada, de que no haya ganadores ni perdedores en una guerra debe ser el último grito fashion en la cada vez más excéntrica y demente masonería. Siempre pensé que el ingrediente fundamental para ser masón, para ser un buen masón, aparte de ser cursi hasta el hartazgo, es ser más tonto que Abundio. Un ejemplo: ZAPATERO.

En Corea claro que tiene que haber vencedores y vencidos, como en cualquier país que quiera y pretenda guiarse por la Justicia y la Verdad. Y tiene que ganar la verdad y la sociedad coreana que condena el comunismo asesino y totalitario que sus “hermanos” del Norte implantaron a sangre y fuego. Porque es la única forma de acabar -no hay otra- con el veneno del mal, venciéndolo y eliminándolo. Una vez vencido el mal, ya se verá como se injerta esa destruida y aniquilada sociedad norcoreana de nuevo a la vida, a las instituciones democráticas, a la libertad, etc., pero eso ya se verá con el tiempo. De momento, lo importante, lo significativo y lo sustancial es ganar la batalla al comunismo, derrotar al MAL.

Y en estas estábamos cuando, llega este fantoche a Corea, y comienza a soltar sus perrofláuticas y estúpidas soflamas comunistas en una zona del mundo que, por cierto, está vacunada contra el comunismo y los demagogos de mala ralea como Bergoglio. (¿Ven como el ingrediente fundamental de un masón lo lleva Bergoglio a rajatabla en cada uno de sus genes?). Pues que se ande con mucho cuidado el señor “Obispo” de Roma no sea que al final salga de la Corea libre con una patada en su culo de marica de feria. Por falta de ganas de algunos coreanos (pienso en las familias de los millones de coreanos pasado por las bayonetas en nombre del comunismo), no quedará. Recordemos a los católicos que Su Santidad Pio XI enseñó que "el comunismo es intrínsecamente perverso".

lunes, 11 de agosto de 2014

Sacerdote seguidor de Francisco y sus enseñanzas. Así está el patio

Revista homosexualista
 

La genuflexión negada a Cristo la realiza ante un arbolito
La revolución tenía que llegar, era inevitable. Perdimos ocho años con Benedicto XVI y la Iglesia se estancó con Juan Pablo II en una continuidad doctrinal estéril. Estos dos Papas secuestraron el Concilio Vaticano II y llegó Francisco dispuesto a desencadenar el rehén y sacarlo de los sótanos del Vaticano.Francisco, ordenado sacerdote después del Concilio, es producto de los años turbulentos que vivió la Iglesia y la Compañía de Jesús durante un posconcilio caótico. Tiene que ser necesariamente diferente de sus dos predecesores que participaron en el Concilio, pero no se dejaron salpicar por la espuma conciliar.Ya no hace falta invocar al Espíritu que inspira y guía a todos, incluidos los ateos.Ya no hay que escribir encíclicas, esas cartas sabias y aburridísimas que escriben los Papas y no leen ni los curas, sus primeros destinatarios. Las encíclicas no están supuestas a decir nada nuevo ni original, como la ley del Sinaí son más listas de noes que de buenas noticias.Francisco con sus llamadas telefónicas y sus entrevistas en los periódicos ha sido noticia para creyentes y ateos y ha conversado no sólo con Eugenio Scalfari sino con todos nosotros los creyentes y los enemigos de la Iglesia.Después de los saludos y el chiste malo, “no me vas a convertir, no te voy a convertir”, Francisco hizo una afirmación fundamental, a la que yo, después de simpatizar con los dos jóvenes mormones que recorrían mi territorio, hasta les hice pecar gravemente sentándoles durante una misa entera en mi iglesia, le he dado muchas vueltas.“El proselitismo es una solemne tontería. El mundo está lleno de caminos que se acercan y alejan, pero lo importante es que lleven hacia el Bien”.La Iglesia y las iglesias hacen proselitismo, el arte de cazar clientes, porque creen tener la verdad, toda la verdad, y los que no viajan en su barca van a la deriva y sin chaleco salvavidas.Piensan los críticos de Francisco que ser profundo y ser un gran intelectual es escribir cosas que no interesan a nadie y que nadie entiende. Francisco es, dicen, un teólogo peso pluma. ¿Es Jesús de Nazaret un teólogo peso pluma? No escribió nada y sólo contó unas historias que todos entendemos y pocos practican.Esta conversación con el director de la Repubblica se celebró, a petición de Francisco, unos días antes de su encuentro con el G 8 del Vaticano. Francisco tenía prisa por hacer saber a su “corte” de príncipes, purpurados, obispos mitrados y a sus funcionarios romanos y a los lobbys litúrgicos, económicos, sexuales, gays…que “la corte es la lepra del papado”. Los leprosos, seres impuros, han de purificarse, reciclarse o exilarse.Si otro clérigo de alto o bajo rango se hubiera atrevido a airear la lepra vaticana, metáfora hiriente, a blasfemar contra el Gran Templo del Catolicismo y a descubrir las vergüenzas de sus guardianes ya habría sido crucificado el traidor.Francisco puede decir y dice lo que quiere, lo que otros han ocultado, para despertarnos a todos y escandalizar a muchos. ¿Tan corrompido está el Vaticano que ha desencadenado a Francisco?La curia, para los que vivimos en la periferia, está llena de falsos monseñores, de funcionarios en busca del siguiente peldaño, de escorts de ambos sexos, en una palabra, es un nido de leprosos. Según Francisco la curia tiene un defecto es vaticano-céntrica. Se alimenta a sí misma y se olvida de la Iglesia universal. “Yo reabriré el Concilio y abriré la Iglesia a la cultura moderna”.Francisco no quiere ser la punta de un iceberg a la deriva y no necesita una corte de cheerleaders con pompones estúpidos para adorar al rey sol.Pasar de una organización vertical a una horizontal como quiere Francisco se llama democracia. ¿Se democratizará la Iglesia bajo su pontificado?La Iglesia de Francisco no tiene ambiciones políticas, ¿cerrará todas las embajadas para convertirse en la embajada universal de la Buena Noticia? “La iglesia no irá más allá de expresar y defender sus valores, al menos mientras yo esté aquí”.E
ugenio Scalfari, católico de cuna y ateo de credo, nos ha hecho partícipes de una gran conversación. “Yo creo en Dios, no en un Dios católico. No existe un Dios católico”, le dijo el Papa. ¿Habrá un Dios para los ateos como Eugenio Scalfari?



P. Félix Jiménez Tutor, escolapio

sábado, 9 de agosto de 2014

Francisco no es más que lo que se ve


del Blog católico Lumen Mariae (enlace)




siyonofuera
 
Francisco no es más que lo que se ve, es decir, un hombre pervertido en su inteligencia humana, idealista, mundano, profano, vividor de su orgullo, fornicario de las mentes de los hombres, con una boca que siembra tempestades, con un corazón lleno de odio hacia todos los hombres, con una mente propia de un loco.
Francisco no tiene ninguna vida espiritual. No tiene unión con Dios. Vive su vida, como a él le da la real gana. Y, después, habla un poco de todo, pero sólo para calentar el ambiente, para entretener a la masa, para desviar la atención de lo que otros están haciendo en la oscuridad.
Francisco habla y nunca dice nada. No hay una verdad cuando habla. Habla para hacer ruido, pero deja un vacío a su alrededor, propio de almas que están en la vida porque tienen que estar. A Francisco le ha tocado la lotería con la Silla de Pedro. Y ahí está divirtiéndose de lo lindo, gastando su premio, derrochándolo, para acabar como un idiota ante la Iglesia y el mundo. Porque es así como todos los ven, pero nadie se atreve a decirlo, por el respeto humano, por el qué dirán, porque la gente, hoy día, sólo vive haciendo caso a sus sentimentalismos baratos y le sienta mal escuchar que Francisco es un idiota. Y es lo que muchos piensan en su interior, pero, claro, les da cargo de conciencia porque no tienen la libertad del Espíritu y no saben llamar a un idiota cuando hay que llamarlo.
Esto es Francisco: no es más que lo que se ve, con un interior vacío de toda Verdad, pero lleno de la mente del demonio para engañar a todo el mundo con palabras baratas y blasfemas. Francisco es (citas tomadas de su Evangelium Gaudium: la alegría mundana de la palabra del demonio):
• un hombre simplón: “Hay que vivir con alegría las pequeñas cosas de la vida cotidiana (…) No te prives de pasar un buen día” (Pg. 6)
• que no busca la conversión de las almas, sino su unión en la mentira: “La Iglesia no crece por proselitismo sino por atracción” (Pg.15).
• que su gloria es el mundo, su tiempo es para encontrar la alegría en el mundo, pero no para predicar a Cristo Crucificado. Hay que marcar el tiempo de la alegría profana, pero no el de la Cruz, no el del sufrimiento, no el del despojo de todo lo humano. La evangelización se marca con la Cruz, no con un beso y un abrazo: “En esta exhortación quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría” (Pg.3)
• un hombre que no sabe lo que es la alegría del corazón, porque no llama a las obras de la tecnología como las obras del pecado, que sólo engendran placer pecaminoso, incapaz de dar la alegría al hombre: “La sociedad tecnológica ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar la alegría” (Pg.8).
• un personaje que no sabe hablar del amor, sino de la vida. Quien da amor da vida, pero quien da vida encuentra muerte a su alrededor. Jesús amó hasta el extremo y, por eso, dio su vida. Pero este burlón de la vida, sólo quiere crecer de cualquier manera en la vida, buscando sólo lo social, lo común, lo mundano, la fama, la gloria de los hombres. Y no se da cuenta de que está madurando para el infierno. Quien no se da a Dios no puede darse al otro: “La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. Madura a la vez que nos damos a los otros” (Pg.10).
• un hombre que no sabe que Jesucristo vino a hacer la Voluntad de su Padre, que sólo se puede obrar en la Cruz del Calvario, y que, por tanto, no vino a ser creativo, a inventarse una nueva forma de vivir entre los hombres, no vino a demostrar su sabiduría humana, sino a obrar la sabiduría eterna, la que no cambia, la que no inventa, la que no crea nada nuevo: “Jesucristo también puede romper los esquemas aburridos en los cuales pretendemos encerrarlo y nos sorprende con su constante creatividad divina” (Pg.11).
• Y, por eso, se hizo un maldito, se abajó de su rango para demostrar a los hombres que Dios pone un camino en la miseria del pecado a cualquier hombre que reconozca su pecado ante el Verbo Encarnado. Jesús no se hizo pobre. Jesús se humilló y escondió la riqueza de su divinidad para enseñar al hombre a caminar en la pobreza de su mente, en el despojo de su inteligencia humana, en la cruz de su voluntad propia. Dios no tiene preferencias sobre los estómagos vacíos. Dios ensalza a los humildes de corazón, a los que tienen temor de Él. A los demás, sean pobres o sean ricos, les da un manotazo en sus soberbias: “El corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres, tanto que hasta Él mismo se hizo pobre” (Pg.155).
• un hombre que ha anulado el poder divino por su ambición de poder humano: “Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión del papado” (Pg.29).
• y que le urge descentralizarlo todo para poner el fundamento de la división y el cisma en toda la Iglesia. Los Obispos son nada en la Iglesia sin la Voz del Papa, sin la obediencia al Vicario de Cristo. Como Francisco no es Papa, entonces todos en la Iglesia están con un poder humano para hacer los que les da la gana. Y eso hay que llamarlo, en el lenguaje de un necio, sana descentralización. Es el lenguaje que usan para no decir: somos los nuevos inquisidores de Roma y estamos en todas partes. Ya no acudan a Roma para resolver nada. Nosotros somos los cabecillas de la nueva revolución comunista en cada parroquia, en cada diócesis porque tenemos el poder que un idiota nos ha entregado: “No es conveniente que el Papa reemplace a los episcopados locales en el discernimiento de todas las problemáticas que se plantean en sus territorios. En este sentido, percibo la necesidad de avanzar en una saludable ‘descentralización” (Pg.16).
• un hombre, que no sabe ser Obispo, sino un lobo que acecha a todas las ovejas, las investiga, está atento a cualquier cosa para devorarlas con su mente de iniquidad. Un Obispo que no sabe dar a la Iglesia la Voluntad de Dios. Un Obispo que no sabe enseñar las virtudes de la fe, esperanza y caridad, porque vive escuchando las necesidades del pueblo, sin hacer caso de los intereses divinos y celestiales. Un Obispo que se ha creído humilde y pobre, porque viste como un idiota, porque se sienta con la gente que come su almuerzo, porque se tira fotos con los católicos tibios que van a aplaudir a un subnormal como jefe de su iglesia. Un Obispo que se queda atrás en el camino para que las almas no pierdan la senda de la condenación, que ayuda a todos a condenarse y a bailar con el demonio mientras pasan la vida en sus grandes asuntos humanos: “El obispo estará a veces delante para indicar el camino y cuidar la esperanza del pueblo, otras veces estará simplemente en medio de todos con su cercanía sencilla y misericordiosa, y en ocasiones deberá caminar detrás del pueblo para ayudar a los rezagados” (Pg.28).
• que no sabe lo que es evangelizar a Cristo, no sabe lo que es dar la Palabra de Dios, que es la Palabra de la Cruz, sino que sólo le importa abrir su bocazas para irradiar humanidad: “Los evangelizadores tienen ‘olor a oveja’ y éstas escuchan su voz” (Pg.22).
• y, por tanto, está urgido a predicar lo que otros quieren oír, para engañarlos en la vida del mundo, en la tibieza de lo espiritual y en la condenación eterna: “El predicador necesita también poner un oído en el pueblo, para descubrir lo que los fieles necesitan escuchar” (Pg.122).
• un hombre que vive la empresa económica y política de sus pobres en su nueva sociedad: “Quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos” (Pg.157).
• que no ha comprendido que el Evangelio es para salvar y santificar el alma, no para llenar estómagos, ni para saldar cuentas económicas, ni para vivir la estructura de una política de masas, invocando el estúpido bien mundial. La fe y el comunismo es la atadura del modernismo para fundar una iglesia de pecadores y de pervertidos sexuales: “Los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Nunca los dejemos solos” (Pg.41).
• un hombre, que ha sido llamado por el demonio para crear una comunidad de gente sin moral, de almas sin virtud, de corazones llamados a obrar las mismas obras de Satanás en la Iglesia. Gente que sólo quiere conquistar el mundo, pero que no le interesa conquistar el Cielo. Gente que no se apoya en la seguridad del dogma, sino en el viento de su lenguaje humano, lleno de relatividades y sentimentalismos: “Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades” (Pg.41).
• un hombre que hay que recordarle que el Sacramente de la Penitencia es para impartir Justicia, no Misericordia. Porque si no se juzga al pecador y a su pecado no hay Sacramento. Un hombre que convierte la gracia de la confesión en una charla psiquiátrica para darle al otro aquello que más le conviene en su estúpido sentimiento humano. En la confesión hay que estimular al penitente a nunca más pecar, a odiar el pecado, a que trabaje para quitar su maldito y negro pecado de su absurda vida: “A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible” (Pg.38).
• un hombre, que anulando la Justicia, y poniendo como camino la Misericordia mal entendida en su estúpido razonamiento humano, hace de la Eucaristía el lugar del sacrilegio perpetuo y la ocasión para que las almas, que no saben discernir la vida espiritual, queden en manos del demonio y vayan contentas al infierno al ganarse el premio de la condenación: “Y tampoco las puertas de los sacramentos deben cerrarse por una razón cualquiera (…) La Eucaristía no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles” (Pg.40).
• un hombre, que al no cerrar las puertas del pecado, las abre para que entre todo el infierno en las comunidades de la Iglesia y sean regidas por cabezas llenas de herejías y de cismas: “Pero hay otras puertas que no se deben cerrar. Todos pueden participar de alguna manera en la vida eclesial, todos pueden integrar la comunidad”. (Pg.40).
• un hombre que se rasga las vestiduras porque hay gente que muere de hambre en las calles y no llora de dolor por los innumerables pecados de toda la Jerarquía de la Iglesia, que constantemente crucifica a Cristo en el Altar, cuando consagran. Un hombre que establece una paridad: el hambre y la economía. Hay hambre porque los hombres se dedican a sus negocios. Un hombre, inculto de la vida espiritual, que no sabe que el hambre y la avaricia sólo tienen un denominador común: la falta de fe en la Providencia Divina. Porque nadie sigue este dogma, esta Verdad Absoluta, por eso, los hipócritas, como Francisco, se dedican a luchar por sus pobres, juzgando a los ricos y condenándolos por su riqueza. La noticia es la falta de fe en Cristo Jesús, en su doctrina, no el hambre ni las crisis económicas: “No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa” (Pg.45).
• un insensato que ha puesto la búsqueda de la verdad, el sentido de la vida en el otro, no en Dios: “Quien quiera vivir con dignidad y plenitud no tiene otro camino más que reconocer al otro y buscar su bien” (Pg.9).
• porque no ha comprendido que «todo es vanidad», que los bienes terrenos no son de nadie, sino de Dios. No pertenecen a los pobres. Que estamos en esta vida para expiar nuestros pecados haciendo limosnas, pero que no estamos en esta vida para llenar estómagos ni para contentar a ningún hombre en la tierra. ¿Para qué acumulas riquezas? ¿Para dárselas a los pobres? Entonces, no has comprendido el Evangelio: atesora para Dios, no para los pobres: “No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos” (Pg.49).
• un hombre sin fe, que no sabe lo que es la vida de una parroquia llevada por el Espíritu de la Iglesia, sino sólo encauzada en el espíritu del mundo: “La parroquia tiene que estar en contacto con los hogares y con la vida del pueblo, y no puede convertirse en una prolija estructura separada de la gente o en un grupo de selectos que se miran a sí mismos” (Pg.26).
• que quiere solucionar los problemas sin inteligencia divina, acudiendo a la sabiduría humana, a los caminos de los hombres, a las vidas mundanas y profanas. Sólo le interesa su dinero y su política en la Iglesia: “Mi palabra no es la de un enemigo ni la de un opositor. Sólo me interesa procurar que aquellos que están esclavizados por una mentalidad individualista, indiferente y egoísta, puedan liberarse de esas cadenas indignas y alcancen un estilo de vida y de pensamiento más humano, más noble, más fecundo, que dignifique su paso por esta tierra” (Pg.164).
• un hombre de poco seso, que no sabe de lo que habla, que anula lo privado para poner el camino del comunismo: “La economía, como la misma palabra indica, debería ser el arte de alcanzar una adecuada administración de la casa común, que es el mundo entero” (Pg.163).
• que habla de una moral aislada como raíz de los problemas del mundo, pero no habla de la conciencia aislada de la norma de moralidad. Los hombres viven sin moral, asilados de Dios, ya no creen en la Verdad Revelada, por lo cual el gran riesgo del mundo actual es que se olvidó de que existe el pecado como ofensa a Dios, que es la raíz de todos los problemas, que es lo que destruye la sociedad, la familia, el mundo: “El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada” (Pg.3).
• que no sabe lo que es el hombre en su pecado, en su miseria espiritual, un sacerdote de escritorio, que no ha conocido lo que es ser misionero allí donde los pobres aman su pobreza y no quieren salir de ella por su falta de fe y de caridad hacia Dios y hacia los demás hombres: “Puedo decir que los gozos más bellos y espontáneos que he visto en mi vida son los de personas muy pobres que tienen poco a qué aferrarse” (Pg.8).
• que no ha aprendido a seguir la Gracia, ni a ser fiel a Ella ni, por tanto, a perseverar en el amor de Dios. Sólo aprendió a medirlo todo con su inteligencia humana, haciendo de la Iglesia un problema social, un lugar donde se lucha por los derechos humanos e injusticias sociales.: “A menudo nos comportamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas” (Pg.41).
El que habla exigiendo que no se controle la gracia, es el que quiere controlarlo todo con su mente del demonio. Así habla Francisco, haciendo de la Iglesia un hospital de idiotas, de subnormales, de gente estúpida, que no ha comprendido lo que es la vida de unión con Dios. Gente que se dedica a todo en la Iglesia, menos a adorar a Dios. Cada uno adora su idea que tiene de Dios, su lenguaje que usa de Dios. Pero no ponen sus orgullos en el suelo, ni pisan sus inteligencias humanas y se han creído los más importantes hombres de la Iglesia. Y son sólo paja que el viento de la Justicia se los va a llevar muy pronto.
Esto es Francisco: un hombre simple, sin seso, sin cultura, sin dos dedos de frente, que está lleno de una terrible ambición de poder.