lunes, 11 de agosto de 2014

Sacerdote seguidor de Francisco y sus enseñanzas. Así está el patio

Revista homosexualista
 

La genuflexión negada a Cristo la realiza ante un arbolito
La revolución tenía que llegar, era inevitable. Perdimos ocho años con Benedicto XVI y la Iglesia se estancó con Juan Pablo II en una continuidad doctrinal estéril. Estos dos Papas secuestraron el Concilio Vaticano II y llegó Francisco dispuesto a desencadenar el rehén y sacarlo de los sótanos del Vaticano.Francisco, ordenado sacerdote después del Concilio, es producto de los años turbulentos que vivió la Iglesia y la Compañía de Jesús durante un posconcilio caótico. Tiene que ser necesariamente diferente de sus dos predecesores que participaron en el Concilio, pero no se dejaron salpicar por la espuma conciliar.Ya no hace falta invocar al Espíritu que inspira y guía a todos, incluidos los ateos.Ya no hay que escribir encíclicas, esas cartas sabias y aburridísimas que escriben los Papas y no leen ni los curas, sus primeros destinatarios. Las encíclicas no están supuestas a decir nada nuevo ni original, como la ley del Sinaí son más listas de noes que de buenas noticias.Francisco con sus llamadas telefónicas y sus entrevistas en los periódicos ha sido noticia para creyentes y ateos y ha conversado no sólo con Eugenio Scalfari sino con todos nosotros los creyentes y los enemigos de la Iglesia.Después de los saludos y el chiste malo, “no me vas a convertir, no te voy a convertir”, Francisco hizo una afirmación fundamental, a la que yo, después de simpatizar con los dos jóvenes mormones que recorrían mi territorio, hasta les hice pecar gravemente sentándoles durante una misa entera en mi iglesia, le he dado muchas vueltas.“El proselitismo es una solemne tontería. El mundo está lleno de caminos que se acercan y alejan, pero lo importante es que lleven hacia el Bien”.La Iglesia y las iglesias hacen proselitismo, el arte de cazar clientes, porque creen tener la verdad, toda la verdad, y los que no viajan en su barca van a la deriva y sin chaleco salvavidas.Piensan los críticos de Francisco que ser profundo y ser un gran intelectual es escribir cosas que no interesan a nadie y que nadie entiende. Francisco es, dicen, un teólogo peso pluma. ¿Es Jesús de Nazaret un teólogo peso pluma? No escribió nada y sólo contó unas historias que todos entendemos y pocos practican.Esta conversación con el director de la Repubblica se celebró, a petición de Francisco, unos días antes de su encuentro con el G 8 del Vaticano. Francisco tenía prisa por hacer saber a su “corte” de príncipes, purpurados, obispos mitrados y a sus funcionarios romanos y a los lobbys litúrgicos, económicos, sexuales, gays…que “la corte es la lepra del papado”. Los leprosos, seres impuros, han de purificarse, reciclarse o exilarse.Si otro clérigo de alto o bajo rango se hubiera atrevido a airear la lepra vaticana, metáfora hiriente, a blasfemar contra el Gran Templo del Catolicismo y a descubrir las vergüenzas de sus guardianes ya habría sido crucificado el traidor.Francisco puede decir y dice lo que quiere, lo que otros han ocultado, para despertarnos a todos y escandalizar a muchos. ¿Tan corrompido está el Vaticano que ha desencadenado a Francisco?La curia, para los que vivimos en la periferia, está llena de falsos monseñores, de funcionarios en busca del siguiente peldaño, de escorts de ambos sexos, en una palabra, es un nido de leprosos. Según Francisco la curia tiene un defecto es vaticano-céntrica. Se alimenta a sí misma y se olvida de la Iglesia universal. “Yo reabriré el Concilio y abriré la Iglesia a la cultura moderna”.Francisco no quiere ser la punta de un iceberg a la deriva y no necesita una corte de cheerleaders con pompones estúpidos para adorar al rey sol.Pasar de una organización vertical a una horizontal como quiere Francisco se llama democracia. ¿Se democratizará la Iglesia bajo su pontificado?La Iglesia de Francisco no tiene ambiciones políticas, ¿cerrará todas las embajadas para convertirse en la embajada universal de la Buena Noticia? “La iglesia no irá más allá de expresar y defender sus valores, al menos mientras yo esté aquí”.E
ugenio Scalfari, católico de cuna y ateo de credo, nos ha hecho partícipes de una gran conversación. “Yo creo en Dios, no en un Dios católico. No existe un Dios católico”, le dijo el Papa. ¿Habrá un Dios para los ateos como Eugenio Scalfari?



P. Félix Jiménez Tutor, escolapio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.