martes, 17 de junio de 2014

Palabras blasfemas de Francisco

Lumen Mariae: ” Una Iglesia que no permanece al pie del Crucificado, como lo hicieron la Virgen María y San Juan, no sabe reparar sus muchos males y no sabe engendrar la virtud en las almas. No sabe ser perfecta. No tiene la sabiduría divina. Es sólo una veleta de los pensamientos de los hombres, un juego, un negocio más en la vida.”

Francisco, incluso duda a través de su puerco lenguaje y metiendo con ello su blasfemo veneno en la escena bíblica, de que la Virgen permaneciera firme en la Cruz y fuerte en la fe. La miserabilidad de este maldito imbécil, siempre lo repito, alcanza cotas inimaginables para una mente no enferma de odio a la Cruz. Sólo crea confusión para llevar a las almas a donde él irá a parar. Ese es su plan. Letras azules mías:

Francisco: “El Evangelio no nos dice nada (Los Evangelios están llenos de referencias de cómo era la Virgen María y lo que pasaba por su corazón, lo dice todo):
si ha dicho algo o no… Era silenciosa, pero dentro de su corazón, ¡cuántas cosas decía al Señor!
(«Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava, y por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:su nombre es Santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación." Magnificat) ‘Tu, aquel día –esto es lo que hemos leído– me has dicho que será grande; tu me has dicho que le habrías dado el Trono de David, su padre, que habría reinado para siempre, ¡y ahora lo veo allí! ¡La Virgen María era humana! Quizá tenía las ganas de decir: ‘¡Mentiras! ¡He sido engañada!!”. 


del Evangelista Lucas:  2:25 Y he aquí había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.
2:26 Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.
2:27 Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley,
2:28 él le tomó en sus brazos, y bendijo a Dios, diciendo:
2:29   Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, 
Conforme a tu palabra; 
2:30   Porque han visto mis ojos tu salvación, 
2:31   La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; 
2:32   Luz para revelación a los gentiles,
Y gloria de tu pueblo Israel.
2:33 Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él.
2:34 Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha
2:35 (y una espada traspasará tu misma alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.






1 comentario:

  1. DEMOLITIO CONSUMMATA EST. Paco1 jesuitas de pornoSTAR mundi en el show final.

    DIOS NO LOS PERDONE. F I N .

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.