jueves, 12 de junio de 2014

Francisco no hace la genuflexión en la Consagración porque no cree en la presencia real de Jesucristo.

Esto texto pertenece a un desvergonzado idólatra que firma como Chestertenófilo en el blog “La cigüeña de la torre”:

“En las fotos en que aparece el papa Francisco arrodillado, siempre aparece una mano suya apoyada en el suelo, más o menos sirviendo de apoyo al Papa.

¿Dónde está la mano apoyándose?

Así, apoyándose con una de sus manos, amortiguando todo el peso de su cuerpo, el papa Francisco sí puede, no sin gran esfuerzo, permanecer de rodillas.

Francisco el esforzado


Pero a la vez que puede estar arrodillado en un reclinatorio, no puede hacer genuflexión; por ejemplo, en el momento de la consagración eucarística.

Mesa camilla andante plantando un arbolito


En un reclinatorio tienes un apoyo cómodo para las rodillas, el pie al apoyarse en el suelo descarga parte del peso del cuerpo y también puedes apoyar los codos de manera que la rodilla soporte aún menos peso. Cuando haces genuflexión, la rodilla soporta todo tu peso, y si (como esa mano apoyada en el suelo demuestra) el Papa tiene problemas en las rodillas, hacer eso le supone una tortura tremenda.

Bergoglio hincando la cerviz ante una reina mora


Lo sé porque yo tengo las rodillas un poco “p’allá” y cuando hago genuflexión siempre apoyo la mano en algo para descargar parte de mi peso y que mi rodilla no sufra tanto”

El artista bendecido por el telepredicador de una secta


1 comentario:

  1. Me ha gustado muchísimo este artículo. Se puede aplicar sobre él el dicho de , " Contra hechos, no hay argumentos "


    Filomena de Pasamonte

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.