miércoles, 14 de mayo de 2014

Una reflexión sobre un par de capítulos de la EVANGELII GAUDIUM de Francisco

Punto 197. "Ni el Papa ni la Iglesia tienen el monopolio en la interpretación de la realidad social o en la propuesta de soluciones para los problemas contemporáneos" (Pg.147).

Si retrocedemos al punto anterior de la Exhortación, se puede leer un versículo de Mateo 6:33. 
Punto 196. "Buscad ante todo el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás vendrá por añadidura." (Pg.143).

Es decir, en estas palabras del evangelista Mateo, hallamos las soluciones que Francisco NO encuentra para sus problemas contemporáneos. Resulta cuando menos sorprendente que todo un “Obispo de Roma” (entrecomillo “Obispo” porque para mi Francisco no es ni obispo ni papa ni tan siquiera católico) confiese patéticamente ante el mundo que la Iglesia no tiene propuestas para combatir los “problemas contemporáneos”.

Eso sería como anunciar que la Iglesia ya no tiene el monopolio de la Verdad, que es Cristo. “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). El camino y la verdad para solucionar los problemas contemporáneos, el camino y la verdad para interpretar la realidad social actual, el camino y la verdad para obrar en una sociedad enferma su cura, desterrando el pecado, que es quien enferma en primera instancia la sociedad. Pero cuando se quiere abolir el pecado porque “no es una mancha que tenga que limpiar” (Francisco dixit) se inventan mentiras y distracciones que puedan sostener lo insostenible.

Claudicar, ceder terreno al enemigo, arrastrarse como una serpiente por el suelo para hacerte igual a ellos, esta es la verdadera política de Francisco en la Iglesia.



El sodomita monseñor Ricca acariciando a Bergoglio


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.