martes, 24 de diciembre de 2013

Las Antífonas "O"

Siete llamados de Adviento



¡Una virgen concebirá y dará a luz!

La Iglesia entona las "Grandes Antífonas", llamadas también "Antífonas O" por empezar todas con esa exclamación (Oh en Castellano), acompañando al Magníficat en el oficio divino de Vísperas, desde el 17 hasta el 23 de Diciembre de cada año.

Son como las últimas explosiones de las fervientes plegarias de Adviento, y los últimos y más apremiantes llamamientos de la Iglesia al suspirado Mesías.
Según Amalario de Metz, estas Antífonas son de origen romano, y probablemente datan del siglo VII. Fueron, en un principio, siete, ocho, nueve, y a veces, hasta diez y más ; pero desde Pío V se fijó en siete su número.

En cada una llámase al Mesías con un nombre distinto: Sapientia, Adonai, Radix, Clavis, Oriens, Rex, y Emmanuel, según el siguiente cronograma:

  • 17 de diciembre:    O Sapientia  - (Oh Sabiduría)
  • 18 de diciembre:    O Adonai  - (Oh Señor)
  • 19 de diciembre:    O Radix Jesse  - (Oh Raíz de Jesé)
  • 20 de diciembre:    O Clavis David  - (Oh Llave de David)
  • 21 de diciembre:    O Oriens  - (Oh Amanecer, Sol)
  • 22 de diciembre:    O Rex Gentium  - (Oh Rey de las naciones)
  • 23 de diciembre:    O Emmanuel  - (Oh Dios con nosotros)

Leídas en sentido inverso las iniciales latinas de la primera palabra después de la «O», dan el acróstico «ERO CRAS», que significa «vendré mañana», que es como la respuesta del Mesías a la súplica de sus fieles.

En las catedrales y monasterios, entónanlas cada día un canónigo o un monje distinto, revestido de pluvial y entre ciriales y repiques de campanas.
Antiguamente, al menos en las abadías, después del Abad y del Prior las entonaban por su orden: el monje jardinero, el mayordomo, el tesorero, el preboste y el bibliotecario, en atención a la afinidad que creían hallar entre cada uno de esos títulos y sus respectivos cargos.

Servíanse de viejos cantorales, iluminados con miniaturas y perfiles simbólicos. Todo este aparato y el significado mismo de las Antífonas, llevaban a las Vísperas de estos días numerosos fieles, que mezclaban sus voces con las del clero y así disponían progresivamente sus corazones para las alegrías de Navidad.


p/d: Cabría preguntarse por qué la inmensa mayoría de los católicos actuales no están en condiciones de mezclar sus voces con las del clero, en los poquísimos casos en que éste sepa entonarlas.



O Sapientia

17 de Diciembre




O Sapientia, quae ex ore Altissimi prodiisti, attingens a fine usque ad finem, fortiter suaviterque disponens omnia: veni ad docendum nos viam prudentiae.

¡Oh, Sabiduría!, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín, y ordenándolo todo con firmeza y suavidad: ¡ven y muéstranos el camino de la salvación!







O Adonai



18 de Diciembre





O Adonai, et Dux domus Israel, qui Moysi in igne flammae rubi apparuisti, et ei in Sina legem dedisti: veni ad redimendum nos in brachio extento.



¡Oh, Señor, Jefe de la casa de Israel!, que te apareciste a Moisés en la zarza ardiente y en el Sinaí le diste tu ley: ¡ven a librarnos con el poder de tu brazo!







O Radix Jesse



19 de Diciembre






O Radix Jesse, qui stas in signum populorum, super quem continebunt reges os suum, quem Gentes deprecabuntur: veni ad liberandum nos, jam noli tardare.



¡Oh Renuevo del tronco de Jesé!, que te alzas como un signo para los pueblos; ante quien los reyes enmudecen, y cuyo auxilio imploran las naciones: ¡ven a librarnos, no tardes más!







O Clavis David



20 de Diciembre





O Clavis David, et sceptrum domus Israel; qui aperis, et nemo claudit; claudis, et nemo aperit: veni, et educ vinctum de domo carceris, sedentem in tenebris, et umbra mortis.



¡Oh Llave de David y Cetro de la casa de Israel!; que abres sin que nadie puede cerrar; y cierras sin que nadie puede abrir: ¡ven y libra a los cautivos que yacen en tinieblas y en sombras de muerte!







O Oriens


21 de Diciembre





O Oriens, splendor lucis aeternae, et sol justitiae: veni, et illumina sedentes in tenebris, et umbra mortis.



¡Oh Sol que naces de lo alto, Resplandor de la luz eterna y Sol de justicia! ¡Ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte!






O Rex Gentium


22 de Diciembre





Rex Gentium, et desideratus earum, lapisque angularis, qui facis utraque unum: veni, et salva hominem, quem de limo formasti.



¡Oh Rey de las naciones y Deseado de los pueblos; Piedra angular de la Iglesia que haces de dos pueblos uno solo! ¡Ven y salva al hombre que formaste del barro!








O Emmanuel


23 de Diciembre





O Emmanuel, Rex et legifer noster, exspectatio Gentium, et Salvator earum: veni ad salvandum nos, Domine, Deus noster.



¡Oh Emmanuel, Rey y legislador nuestro, esperanza de las naciones y salvador de los pueblos! ¡Ven a salvarnos, Señor Dios nuestro!




-Del blog Página Católica-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.