jueves, 12 de diciembre de 2013

El preocupante apartado 32 de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium

Nota del Blogger:

Antes de publicar el magistral artículo de César Urribari, para que se hagan una pequeña idea de la persecución que se está llevando desde diferentes medios escritos y hablados y desde el mismo Vaticano contra todo lo que huela a católico verdadero, es decir, a seguidor de la Verdad que nos enseñó Cristo a no callar, quiero decir que este artículo ha sido quitado, censurado, eliminado por el portal pseudocatólico de información religiosa  Religión en Libertad -qué sarcasmo...-. Así se las gastan los seguidores de Bergoglio, sin contemplaciones, aplastando cualquier conato de denuncia y rebeldía sana con métodos dignos del más tenebroso Robespierre. Como bien dice el autor para avisarnos de por dónde van los tiros, "No en vano el papa Francisco ha sido elegido personaje del año 2013 por la revista Time, en lo que es la conclusión, el súmmum, del aprecio que le tienen los medios tradicionalmente enemigos de la moral y del papado. Por contra, ¿acaso hemos de olvidar la persecución que sufriera el papa Benedicto XVI, dentro y fuera de la Iglesia? Cómo no recordar la terrible carta de 2009 en la que Benedicto XVI públicamente lloró por el abandono que había sufrido por parte de los obispos y de los católicos, reconociendo cómo unos y otros se habían lanzado a herirle “con una hostilidad dispuesta al ataque”, o usando calificativos tales cual “morder o devorar” referidos a su misma persona". Lean, lean. Que por el camino que vamos pronto se hará imposible encontrar la Verdad.


********




Quizá es más cómodo callar. Yo he estado en silencio voluntario casi 6 meses y uno acaba acostumbrándose a los placeres de lo oculto: ves, oyes, lees, interpretas… y no tienes que dar cuenta a nadie de tus silencios.


Quizá no quería hablar o quizá, simplemente, no podía. Desde la elección del Papa Francisco un terrible nubarrón se cernió, a mi entender, sobre la realidad. Y preocupado por la tormenta futura veía como mi desasosiego era, por el contrario, gozo y alegría en casi todos. Pero no era un gozo normal, era casi enfermizo, avasallador, total. Si sobre y contra Benedicto XVI se pudo decir cualquier cosa, parecía que con el advenimiento de Francisco estuviera prohibido el disenso. Y así los medios, casi al unísono, se convertían en portavoces del Papa. Incluidos, claro está, los medios católicos, ortodoxos o heterodoxos: lo curioso es que en ellos cualquier opinión en contrario era silenciada, cuanto menos dificultada. Y eso, esa unanimidad en los aprecios, en el seguidismo, no era normal -basta recordar las campañas de acoso contra Benedicto XVI que empezaron en el mismo inicio de su pontificado, incluso desde dentro de la misma Iglesia, y que en absoluto han ocurrido con el papa Francisco-. Algo había cambiado en la percepción de ésta, tanto desde fuera como desde dentro de la Iglesia. No en vano el papa Francisco ha sido elegido personaje del año 2013 por la revista Time, en lo que es la conclusión, el súmmum, del aprecio que le tienen los medios tradicionalmente enemigos de la moral y del papado. Por contra, ¿acaso hemos de olvidar la persecución que sufriera el papa Benedicto XVI, dentro y fuera de la Iglesia? Cómo no recordar la terrible carta de 2009 en la que Benedicto XVI públicamente lloró por el abandono que había sufrido por parte de los obispos y de los católicos, reconociendo cómo unos y otros se habían lanzado a herirle “con una hostilidad dispuesta al ataque”, o usando calificativos tales cual “morder o devorar” referidos a su misma persona.


Pero bastó que subiera Francisco a la silla de Pedro para que preclaras figuras de la Iglesia comentaran que con el nuevo papado se había abierto una ventana de aire fresco en la Iglesia queriendo indicar que con el nuevo Papa vendrían nuevos tiempos. Imagen de la ventana abierta que me desasosegaba, por cuanto me parecía que el tal aire más bien nos iba a constipar, amén de lo poco respetuoso que me parecía para con el papa emérito. Luego me contaron que algún otro, más malévolo, parafraseando a Pablo VI dijo que Satanás ya no tendría que esforzarse en entrar por los resquicios de la Iglesia, ya que ahora se le habían abierto las ventanas de par en par. Y es que algunos, pocos, mirábamos con preocupación la deriva que parecía tomar el rumbo de la Iglesia, mientras que una mayoría ingente gozaba el tal evento.


Se dirá que nada cambiaba, pero la realidad nos mostraba, día a día incluso, que al menos el lenguaje sí había cambiado y con él muchos gestos. El problema es que tras el lenguaje se cambiara el contenido. Y esa era la preocupación, porque no se trataba simplemente de cambios menores como el coche papal, los apartamentos pontificios, o las diarias homilías en santa Marta. No era, simplemente, que el Papa día a día quisiera ser un pastor más, como párroco en su pequeña parroquia, permitiéndose ambiguas frases comprensibles por lo pastoral y coloquial del lugar y del discurso. No. Había una intención, una querencia que solo se vislumbraba en frases concretas, entrevistas desaparecidas o mensajes cara a cara. Y esa intención, lo que el Supremo Pontífice de la Iglesia entendía sobre cual habría de ser su misión y la misión de la misma Iglesia, se evidenciaba someramente a pesar de los ímprobos esfuerzos del voluntario equipo de traductores y comentadores que trataban día tras día de reconducir todo cuanto dijera a la ortodoxia. Pero era un reflejo, un brillo, que permanecía en un terreno fantasmagórico. Lo querías atrapar y se escapaba. Querías ampararte en esas frases para alertar y se escapaban en lo coloquial o interpretable de las mismas. Parecía una lluvia fina que empapa sin darse cuenta. Nada cambiaba, decían, mientras nos parecía que el barco de la Iglesia se adentraba en aguas pantanosas.


Era necesario algo más, palabras firmes, no movibles por lo coloquial del lugar o del discurso. Con Lumen Fidei habló nuevamente Benedicto XVI, porque la encíclica que firmara Francisco nació de la mano y del corazón del papa anterior. Pero ahora, con la exhortación Evangelii Gaudium el Papa reinante ha expresado su programa, su parecer del mundo y de su misión. Y su contenido me preocupa porque la Iglesia parece que ha dejado de enfilar su mascarón de proa hacia Dios, para enfilarlo hacia el hombre. Y así, se dice en dicha exhortación apostólica que “el obispo siempre debe fomentar la comunión misionera en su Iglesia diocesana siguiendo el ideal de las primeras comunidades cristianas, donde los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma (cf. Hch 4,32). Para eso, a veces estará delante para indicar el camino y cuidar la esperanza del pueblo, otras veces estará simplemente en medio de todos con su cercanía sencilla y misericordiosa, y en ocasiones deberá caminar detrás del pueblo para ayudar a los rezagados y, sobre todo, porque el rebaño mismo tiene su olfato para encontrar nuevos caminos” pero la sensación que tenemos es que sólo se permiten caminos escorados hacia las fronteras. Que no en vano conviene recordar como en ese encuentro del Papa Francisco con la Presidencia de la CLAR el 16 de junio del 2013 les animaba a equivocarse (¿doctrinalmente?) y si les llegaba una carta de la Congregación para la doctrina de la fe (sí, era doctrinalmente) que no se preocuparan, que siguieran adelante. No parece que, por ejemplo, los Franciscanos de la Inmaculada puedan decir los mismo. ¿Permitirá el Papa que el olfato del rebaño de los Franciscanos puedan fundar esa nueva congregación que pretenden y que así han solicitado a Roma, anclada en el rito litúrgico vetus ordo, ahora que se les ha impedido celebrarlo? Desgraciadamente percibimos ya con los hechos como esos “nuevos caminos” que se van a poder abrir son caminos concretos en las fronteras de la doctrina y muy alejados de la tradición de siempre. Los otros, los que libremente el rebaño quiera dirigir hacia aquellos otros pastos, quizá esos no sean permitidos.


Pero no debo detenerme en esto. Otros serán los que vayan marcando y señalando esos aspectos. Yo, con todo, prefiero alertar de un riesgo que intuyo y que puede hacer entender unos de los aspectos más desconcertantes de Fátima.


Volvamos a la frase más explosiva que nos legó Fátima. Es una sencilla frase, pero justo por ello tremendamente enigmática: “En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc”. Dejando el “etc” aparte –y que ya fue objeto de algún post anterior- ¿qué relación puede tener esta frase del segundo secreto de Fátima con la exhortación apostólica del Papa? Probablemente ninguna, pero la exhortación apostólica abre un panorama que podría hacerlo comprensible más adelante. Si la situación de la fe es igual ahora en Portugal que en cualquier otro lugar del mundo, ¿qué puede explicar que una nación llegue a conservar la fe globalmente? Al tiempo que implícitamente se nos indica que otras naciones, por el contrario, no lo harán. ¿Cómo es posible que naciones salven la fe o la perviertan? Hasta ahora era difícil comprender esto, sobre todo en una época donde ya no cabe aquel cuius regio eius religio, pero el Papa ha anticipado un proyecto que, de realizarse, podría explicarlo. Es el preocupante apartado 32: dotar a las Conferencias Episcopales de facultades doctrinales al tiempo que la figura del papa se reubique en la Iglesia. Así lo dirá el mismo Papa:


“Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión del papado. Me corresponde, como Obispo de Roma, estar abierto a las sugerencias que se orienten a un ejercicio de mi ministerio que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de la evangelización. El Papa Juan Pablo II pidió que se le ayudara a encontrar «una forma del ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva». Hemos avanzado poco en ese sentido. También el papado y las estructuras centrales de la Iglesia universal necesitan escuchar el llamado a una conversión pastoral. El Concilio Vaticano II expresó que, de modo análogo a las antiguas Iglesias patriarcales, las Conferencias episcopales pueden «desarrollar una obra múltiple y fecunda, a fin de que el afecto colegial tenga una aplicación concreta. Pero este deseo no se realizó plenamente, por cuanto todavía no se ha explicitado suficientemente un estatuto de las Conferencias episcopales que las conciba como sujetos de atribuciones concretas, incluyendo también alguna auténtica autoridad doctrinal. Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera.”


¿Cómo será esto? Por ahora no es más que un anticipo de un proyecto, pero anticipo que da a entender que sobre ello ya se ha hablado en altos sectores de la Iglesia y en lo que estarían muy interesados en ver pronto realizado. Y así, unas conferencias episcopales con facultades doctrinales podrían explicar como naciones enteras puedan permanecer en la fe, en el dogma de la fe, mientras otras se perviertan. Porque algunas conferencias episcopales podrían decidir que la doctrina de la fe, que el dogma de la fe, ha cambiado. ¿Imposible? Conviene recordar algo muy reciente, donde la conferencia episcopal alemana ha aprobado, moralmente, el uso de la píldora del día después en determinados supuestos. ¿Acaso no podría ocurrir, entonces, que esas futuras conferencias episcopales, una vez tengan facultades doctrinales, marquen la fe, perdiéndola, en su territorio? ¿Acaso el papa, reubicado en un nuevo estatus en la Iglesia, no podría quedar atado de pies y manos para impedirante tamaña perversión de la fe?


Sería como la guerra moderna, guerra sin bombas. Así una nueva forma de cisma en la Iglesia. Cisma incoloro, sin desgarramiento aparente, sin levantamiento de polvo. Una nueva forma de romper la Iglesia sin romperla formalmente. Simplemente el dogma de la fe se pervertiría en el mismo nombre del Señor, bajo su misma Autoridad, bajo su mismo mandato de apacentar al pequeño rebaño. Por obra y gracia de una decisión colegiada en conferencias episcopales redivivas.


Que este riesgo puede empezar a cobrar visos de realidad lo evidencia el mismo apartado 32 de la exhortación. Y que esta reforma de las estructuras del papado y de las conferencias episcopales puede ser una bomba de relojería parece alertarlo esa misteriosa frase del segundo secreto de Fátima -“en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc”-. Y quisiera no tener razón. Quisiera.

36 comentarios:

  1. Gracias amigo por haber conservado y publicado este excelente artículo de Cesar Uribarri.
    Apenas recien publicado y con algún comentario y ya ha desaparecido.
    No entiendo la causa porque, a mi parecer, las reflexiones que se hacen son muy prudentes e inteligentes.
    En fin...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le dejo un comentario que alguien hizo en el blog de César :

      "Cómo se permite este artículo aquí?.
      Pues sí que estamos bien. Un bloguero de Religión en Libertad empezando a sospechar sobre el Papa y metiendo miedo sobre lo que hará o puede hacer, y con eso arrastrar o sugerir a la desobediencia y arrancar almas al amor del Santo Padre.
      ¿Cómo puede permitirlo este portal católico?"

      Eliminar
    2. Se está viviendo una papolatría hepatante. No se admiten discrepantes, mientras que a Juan Pablo II no paraban de atacarle al inicio de su pontificado y pocos le defendíamos. Lo más curioso es el perfil de su defensores. Parece que debamos adorar al Papa (a Bergoglio, no a Ratzinger), en vez de adorar a Dios, tal es el culto a la personalidad en el que se han volcado diversos medios. Los autodenominados 'progresistas' ya aplaudían con las orejas desde el mismo día de su elección y parecía tener información directa de las deliberaciones del cónclave.

      Eliminar
  2. NO admiten disidentes, estos serán pasados por el cuchillos de la opinión pública. Serán presentados como unos traidores a Roma, al papa, al catolicismo. Todo con tal que la voz de estos disidentes nos les pegue bocaitos en sus sucias conciencias. Están en el pecado, y lo saben, pero no consienten que otros se los señale.


    Gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  3. Aquí dejo el correo del autor que aparecía en "su" blog por si alguien quiere mandarle un saludo a darle ánimos: cesaruribarri@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Veo en todo lo que veo demasiadas concordancias para que sean casuales. Como dijo Henri Poincaré, el azar es la medida de nuestra ignorancia. El "Novo Ordo Secularis" que aparece en el dólar es mucho más que un presagio: El Nuevo Orden Mundial, que tiene a Washington como capital visible y Nueva Roma del Imperio Otánico S.A., es la oposición misma a los valores que, mejor o peor, ha representado la llamada "Civilización Cristiana Occidental". Como la denominación "cristiana", después de secularizarse, ha terminado por desaparecer, no queda ni Civilización, ni Cristiandad, ni Occidente. Sobre todo desde que San Obama ha apostado por dar su apoyo al yihadismo islamista, como es visible en el holocausto sirio, donde una de las iglesias más antiguas de la Historia, está ahora en trance de desaparecer.

    Otra cosa que me merece atención es, según parece, la preocupación de Vladimir Putin por proteger a los cristianos del Oriente Medio, algo que no preocupa ni mucho ni poco a las naciones "cristianas" de Occidente.
    En fin, que me mantengo en permanente estado de alerta, como si perteneciera al retén de un cuerpo de bomberos.

    Examino con mucha atención todo lo que escribe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras don José.

      Eliminar
  5. Cuánto me alegro que hayan quitado este artículo de Uribarri. Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II también fueron los "hombres del momento" en la revista Time y a ver quién sospecha de él.
    Si se es católico, se está con el Papa. Si no, a los lefebvristas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este artículo no ha sido censurado por señalar que Bergoglio fue portada del TIME.
      Parece que nos has entendido nada.
      Sí se es católico se está con la Verdad, la Verdad de Cristo.
      Y si un papa no está con esa Verdad, se le da la espalda al papa y se le combate para sacarlo del sitio que no le corresponde. Los "lefebvristas" no sé qué pintan en esta historia.

      Eliminar
    2. evidentemente Ud odia a la Iglesia y no ha entendido nada acerca de la misión que Cristo le confió a Pedro. Ud solo sigue ideologías que han pasado de moda. No sigue a Jesucristo, sigue sólo sus criterios cerrados. Viva el Papa sea quien sea

      Eliminar
  6. Muy lucido el artículo de Cesar. Evidente, si cada conferencia episcopal tiene su propia "autonomía doctrinal" peligra la unidad de la fe. Se corre el peligro de que la doctrina se fragmente y se relativice, aplicándo cada conferencia episcopal su propia interpretación según criterios temporales y sociológicos. Ya tenemos un ejemplo con los obispos alemanes. Así, claro, puede haber paises que pierdan la fe y otros que la conserven.

    ResponderEliminar
  7. BIEN DIJO CRISTO: Lc 18,8. "Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?".

    La ignorancia, o perversidad, esparcida por gran mayoría de los actuales sacerdotes y obispos, han logrado que la mayoría de los católicos no tengan fe, la fe la han cambiado por el sentimiento, la sensibilidad, aquello que llaman "amor" pero por dentro es impiedad y en otros casos concuspiscencia, aquello que llaman "caridad" preo por dentro es mojigatería obscena (algunos hasta hacen alarde de humildad -no digamos nombres-), cambian de nombre a lo bueno para condenarlo como malo y a lo malo lo toman como bueno. ¡NO TIENEN FE!. Rm 10,17 Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo.18 Y pregunto yo: ¿Es que no han oído? ¡Cierto que sí! Por toda la tierra se ha difundido su voz y hasta los confines de la tierra sus palabras.

    Pareciera que tuvieran oidos para oir, no basta leer lo que les gusta leer y les conviene leer, sino lo que deben oir y conviene oir aunque no sea de su gusto. ¡OJO!. SON MUCHOS LOS LLAMADOS Y POCOS LOS ELEGIDOS, no te mezcles con las masas y empieza a practicar la OEA: ORACIÓN, ESTUDIO Y APOSTOLADO.


    ResponderEliminar
  8. El "preocupante" artículo 32 podría sin embargo ser providencial.

    Sería la manera más inteligente (muy del estilo Bergoglio) de acabar con el cisma que de hecho ya existe.

    Ese artículo y sus consecuencias preservarían al papado de toda responsabilidad y herejía, y pasarían la pelota a las conferencias episcopales que tendrían que definirse en donde están.

    Una maniobra inteligente. Quizás la única posible a estas alturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de acuerdo, lo había pensado, pero con ello, con su tesis, se quiebra irremediablemente la unidad doctrinal de la Iglesia. Al final vendría el cisma de todas maneras. No puede haber una Iglesia católica con numerosas cabezas. La Iglesia es una sola cabeza. Si falla esto, se derrumba todo el edificio. Bergoglio es consciente de la situación, pero en vez de parar y frenar de una vez su orgiástica estampida hacia el abismo, continua a marcha martillo. A Bergoglio no lo deja ver su pecado. Y a sus seguidores, lo mismo.

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias, Bate, por poner el artículo, que lo estaba buscando.

      Estoy de acuerto contigo, aquí el problema no es "quien" es el culpable del cisma, si el papa o los obispos, sino que se destruye la unidad doctrinal y eso hara que se relativice la Palabra de Cristo. Una Palabra por la que pago un precio de Sangre y Muerte en la Cruz.

      He visto ya una serie de tendencias en Bergoglio:

      1. Falso Ecumenismo = Sacrificar la VERDAD en pro de la UNIDAD (musulmanes en lavatorio d pies de Jueves Santo, participacion de otras religiones en las Jornadas de la Juventud, ceremonias judías en templos católicos, rezos de diferentes religiones, todos juntos en Vaticano por la paz...etc..) que apunta a SINCRETISMO RELIGIOSO.,, y en cuanto a los Ateos, no importa su situación, que hagan buenas obras y "allí nos encontraremos"

      2. Falsa Caridad, que pone al hombre en centro, en vez de a Dios (preocupacion casi exclusiva por los pobres en lo material pero no en lo espiritual; comprensión, solo comprensión (nada de advertencia o predicación) para los casos de aborto y divorcio. Para los homosexuales: respeto absoluto, ningún juicio, (tampoco advertencia o predicación) todo a la larga nos lleva a la TOLERANCIA al PECADO.

      3. Ahora con el punto 33 de la Exhortación, a la ruptura de la unidad en la fe, en la doctrina

      Si estas tres cosas no apuntan a la demolición de la Iglesia.. que alguien me lo explique. Estamos ante un lobo con piel de cordero.

      Eliminar
    3. Efectivamente Abuelita Paz, qué bueno verla por aquí.


      Filomena de Pasamonte

      Eliminar
  9. Animo Cesar! Ahora es momento de ser valientes!

    ResponderEliminar
  10. Cisma va a haber de todas maneras, porque no se puede enjaular a una fiera. Al final, acaba escapando. Estos tiempos son tiempos de posicionamiento y Verdad. Yo sigo pensando, que de un cónclave jamás podrá salir un papa como el que comentais. Os olvidais por completo que la Iglesia es comandada por el Espíritu Santo, y a Éste no le engaña nadie, porque es Dios.

    Dios permitirá que nos rompamos la cabeza, porque es esencia de nuestra libertad, pero la Iglesia es suya, y por eso no ha caído nunca...No.....si estamos realmente en el Fin de los Tiempos, os aseguro que la Iglesia cismática al servicio del enemigo, no contará con un líder salido de un cónclave. Se pondrá a la cabeza de otra forma, forma que convencerá a muchos por las circunstancias, pero nunca salida de 'la ley' eclesiástica.

    Por favor, no olvidéis que la FE es lo mas importante y valioso que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Yo sigo pensando, que de un cónclave jamás podrá salir un papa como el que comentais". Nacho lo que se ha comentado aquí de Bergoglio -ni la mitad de lo que se puede decir-, son hechos objetivos.
      Si te refieres a que pensamos que no es Papa, y sólo hablo por mi: pues no , no es Papa. La Falsa Iglesia que lidera Bergoglio pero que gobierna el Anticristo ya entre bambalinas, no es sólo cisma sino adoración a la Bestia.
      Ya que nos recomiendas que no olvidemos la Fe, no puedo por menos que desearte lo mismo.


      Filomena de Pasamonte.

      Eliminar
  11. Este artículo se censuró, a ciencia cierta, porque se consideró que atacaba al papa (palabras exactas), cuando en realidad su finalidad era transmitir la inmensa preocupación que siente César sobre Francisco y el documento en cuestión. Preocupación que sentimos buena parte de católicos que somos conscientes de lo que está pasando en la Iglesia.

    Pero se puede hablar del papa, siempre que no se critique su infabilidad o cuando habla ex-Cathedra.

    Dicho lo cual se entiende que se retira el artículo por miedo, por cobardía, al no querer hacer pública la realidad, tan bien descrita por mi amigo César, y que incluso los reponsables del medio en donde se aloja su blog son conscientes de ello.

    ResponderEliminar
  12. Artículo verdaderamente desagradable escrito con un odio que yo creo incompatible con el ser católico. Leyendo un artículo así comprendo que haya rumores acerca la posibilidad de que alguien asesine al papa francisco, el cual, siendo un verdadero hombre de Dios, va sin escolta y no toma precauciones porque es un seguidor de cristo y seguramente pensará que cristo no salió corriendo de Jerusalem cuando le iban a crucificar. Aquellos que "crucifican" hoy al Papa Francisco tienen las mismas ideas de quién decidió su condena a muerte. Repiro, ARTÍCULO VERDADERAMENTE MALÉVOLO Y ANTICATÓLICO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dónde encuentra usted el odio en ese artículo? ¿Dónde están los rumores de asesinar a Bergoglio? Es falso que Francisco vaya sin escolta, otra cosas es que, él prefiere que no se les vea mucho para poder vender su imagen populista de papa cercano y amante del pueblo. Tenéis un problema con Francisco, estáis siguiendo a un farsante, Decir lo que dice el artículo no demuestra odio, es solo una opinión. ¿Está usted en contra del aborto? le pregunto. Diciéndose católica supongo que sí, aunque, ya ni eso tengo claro en un católico. ¿Sabe usted que Bergoglio adora a Mandela, y que éste llevó a cabo una ley abortista, la más radical del mundo junto a China, que masacra a cientos de miles de criatura todos los años? lea: "
      "Honrando el firme compromiso mostrado por Nelson Mandela al promover la dignidad humana de todos los ciudadanos de la Nación y al forjar una nueva Sudáfrica construida sobre los firmes cimientos de la no violencia, la reconciliación y la verdad, rezo para que el ejemplo del fallecido presidente inspire a las generaciones de sudafricanos a poner la justicia y el bien común en el primer plano de sus aspiraciones políticas". ¿No le parece que lo que dice Bergoglio a Mandela es más perjudicial y grave para un católico que las palabras de este artículo? ¿Y esto no lo ve usted Alicia? ¿Es usted católica? Pues condene esas palabras de Bergoglio y déjese de cuentos, mujer.

      Eliminar
  13. Cuando ReL, decide censurar algun comentario o articulo, también debe argumentar porque lo hace, sino entenderemos que se trata de ocultar la Verdad en toda su amplitud.
    También a mi me censuraron en febrero de este año un comentario en un articulo de Cesar titulado ¿donde vas Benedicto?, por decir que a Benedicto XVI lo habian forzado a renunciar y que por lo tanto estaba cerca el reinado del anticristo, ya que habia sido quitado de enmedio el Katejon (Papa).
    El secretario de Benedicto en su escudo lleva un dragón atravesado por una lanza.
    Apocalipsis 13: la bestia fue herida mortalmente y fue curada de forma prodigiosa.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo del 13 diciembre de las 22,57 (no sé porqué no ponen un nombre o nick, esto de escribir anónimo sin más no es de recibo).

    Ya veo que no se ha leído mi anterior comentario en el que digo exactamente que a César se le retiró el artículo por "atacar al papa", y añadía "palabras exactas". Dí también mi respuesta al argumento tan "sui generis". Haga el favor de repasar lo que he escrito porqué fué una conversación real.

    El que censuren comentarios es otro cantar. Debería leer los tres comentarios seguidos que personalmente dejé en el post del amigo César media hora antes de que lo retirasen.






    ResponderEliminar
  15. La interpretacion mas directa e inmediata de este texto de Evangelii Gaudium:

    "todavía no se ha explicitado suficientemente un estatuto de las Conferencias episcopales que las conciba como sujetos de atribuciones concretas, incluyendo también alguna auténtica autoridad doctrinal."

    no es que las Conferencias episcopales puedan definir doctrina, y menos aun modificar doctrina ya definida, sino que puedan juzgar las proposiciones doctrinales presentes en la obra/cátedra/prédica de un autor/docente/predicador católico de su pais, dictaminar si esas proposiciones son heterodoxas, y eventualmente sancionar al autor como corresponda (prohibicion de docencia, suspension a divinis, excomunion) si no se retractase de ellas. El dictamen seria apelable ante Roma solamente por parte de un obispo que estuviese disconforme con él, caso contrario quedaría firme. Esta operatoria estaria en total contraste con la situacion actual, en que cada caso es examinado por la Congregacion para la Doctrina de la Fe en Roma, lo cual toma un tiempo excesivo durante el cual el heterodoxo sigue propagando sus errores.

    Esta interpretacion está en linea con el texto que sigue inmediatamente al citado al principio:

    "Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera.”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mirada más benevolente la suya, señor Lector.

      Eliminar
  16. Nuestra fidelidad es a Cristo y parece que muchos católicos tienen a este papa como un ídolo no importa las veces que el mismo ha sido objeto de error por la imprudencia en sus palabras ; lo cierto es que el Cardenal Bergolio tiene un pasado escandaloso en Argentina pero para los escépticos basta que le echen una mirada su libro herético . Pero lo mas grave es que parecen olvidar que las evidencias demuestran que ellos mismos hicieron al Papa Benedicto y ahora estos hipócritas hablan de obediencia cuando es obvio que están usurpando la silla de Pedro cubiertos con una humildad teatral que quien no conoce los antecedentes de Bergolio se deja guiar solo por las apariencias y niegan las noticias publicadas por varias paginas católicas tanto en ingles como en nuestro idioma ; hay que estar ciego como para no ver la verdad desde la férula papal que niega la crucifixión una cruz hedonista ; y que decir de las profecías que se están cumpliendo donde anuncian dos papas uno canónico y el otro un usurpador ; o el secreto de Fátima uno de negro dándole la espalda al vestido de blanco o la Beata Emmerich que dice que uno pertenece a la verdadera iglesia y el otro a la falsa iglesia de los apostatas por eso este falso papa no llama al arrepentimiento y a la conversión porque es el hombre de pecado que se sienta en el templo antes de la segunda venida de Cristo

    ResponderEliminar
  17. "Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera.”

    ¿Que quieren que les diga? Ante cualquier proceso de descentralización no puedo hacer una lectura benevolente, Porque ya lo he padecido en mi país. Por propia experiencia se que estos procesos son disolventes. Y con el tiempo destruyen aquello que "descentralizan".

    Son demasiados años ya de soportar como un país (antaño centralizado y unido) se ha ido convirtiendo en un reino de taifas. Con gobernantes autonómicos iban engordando en poder y volviéndose auténticos reyezuelos de sus propios feudos y con un poder casi onmivódo. Reclamando cada vez más poder y competencias del estado central, Saltándose a la torera las normas del Estado y las sentencias judiciales de tribunales del Estado. Y desenfrenados, porque el gobierno estatal jamás ha tenido valor para hacer valer los límites que impone la Constitución.

    ¿Por qué habría de ser difente con la iglesia? Francamente, si los obispos fueran arcángeles, creería que iban a contentar con ejercer con moderación la gotita de poder doctrinal que les conceda esa descentralización de la Iglesia.

    Pero como no lo son, como son igual de humanos que los politicos de mi tierra, y como parece ser que algunos (afortunadamente no todos) tienen las mismas pasiones que los políticos de mi tierra, me parece de una ingenuidad absoluta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertado su comentario Abuelita Paz, en su línea. Podríamos afirmar sin temor a equivocarnos que si antaño era España la que se quería parecer a la gran Iglesia de nuestros antepasados, ahora es ésta la que quiere parecerse a España. Ojo, hablo de la España relativista, socialdemócrata y estúpida que nos toca vivir.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. " un país (antaño centralizado y unido)" Centralizado sí, pero muy unido no debía estar si a las primeras de cambio se deshace de esta manera. La unión era la que proporcionaba el ejercito y por lo visto no de los corazones.

      Eliminar
    3. " La unión era la que proporcionaba el ejercito y por lo visto no de los corazones."

      Su comentario lo guardo en mi archivo "NO se puede ser más gilipollas sin morir en el intento".

      Eliminar
  18. Veo con gran inquietud como esta propuesta de descentralización y colegialidad extremas puede llevar a fracturas, a confusión del pueblo de Dios y -de hecho- a la pérdida de la unidad. Que sea resorte de una Conferencia Episcopal evaluar la rectitud doctrinal de un teólogo que actúa en su jurisdicción (y no que lo haga la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe) es peligroso. Algunos "teólogos" fueron objetados por Roma ante los gruñidos de disconformidad de alguna Conferencia Episcopal que, si por ella fuera, lo laudaría como ortodoxo. Así, un profesor de teología podría ser ortodoxo para su C.E. y dudoso o hereje para otra. Con el tiempo, cada C.E. podría reglamentar su propia liturgia (acorde con sus características sociológicas y antropológicas) y.... las alternativas son infinitas...-. Seamos sinceros: actualmente, pese al criticado centralismo romano, eso ya ocurre de hecho. Peor será si se establece por derecho. Suprimiendo la Primacía de Pedro y el orden sacerdotal e implantando el "libre examen" de las Sagradas Escrituras, la herejía luterana se atomizó en decenas de fragmentos y sectas, cada una con su propia pátina. ¿Buscamos eso los católicos, esto es, la fragmentación?. Toda esta deriva hacia la novedad viene conjuntamente con una persecusión sorda y dura a toda posición tradicionalista en la Iglesia; cualquier innovación es bienvenida salvo la pretensión de cultuar la Fe Católica de siempre. Raro, sospechoso todo esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efectivamente, todo apuntaría hacia la fragmentación. Muy bien expresado, si señor.

      Eliminar
  19. Se está viviendo una papolatría hepatante. No se admiten discrepantes, mientras que a Juan Pablo II no paraban de atacarle al inicio de su pontificado y pocos le defendíamos. Lo más curioso es el perfil de su defensores. Parece que debamos adorar al Papa (a Bergoglio, no a Ratzinger), en vez de adorar a Dios, tal es el culto a la personalidad en el que se han volcado diversos medios. Los autodenominados 'progresistas' ya aplaudían con las orejas desde el mismo día de su elección y parecía tener información directa de las deliberaciones del cónclave.

    ResponderEliminar
  20. Solo una pregunta ¿qué pasa con los otros 287 números de la exhortación? ¿no tienen valor?

    Sinceramente en la mayoría de los que escriben solo veo prejucios sobre algo que ni siquiera el actual Papa ha propuesto, sino que como él lo dice, viene de antes. Además, en ninguna parte se señala "autonomía doctrinal", sino "autoridad doctrinal". Esto último existe en la Iglesia desde que hay obispos en ella. Cada obispo tiene autoridad en su diócesis, y si este se aparta de la doctrina "uniforme" de la Iglesia deja de ser católico y, por lo mismo, apartado. Por lo tanto, no confundan "autonomía" con "autoridad".



    En lo personal, admiro a Benedicto XVI y sé que el tiempo, resaltará su figura, lo cual no es necesario, porque estoy seguro que eso no es lo que él buscaba. Pero, también admiro a Francisco porque realmente dice las cosas que se deben decir, que gusten o no, es otro tema, tampoco le gusto a los fariseos lo que Jesús dijo y hubo quienes se convirtieron, Nicodemo por ejemplo. Si ustedes quieren ver herejías en cualquier párrafo, por su puesto que la van a encontrar o en realidad piensan que la exhortación no sigue los principios evangélicos o doctrinales como prefieran identificarlos.

    Para ustedes, todo el que este a favor de Francisco cae en una "idolatría", pero acaso no caen en lo mismo ustedes cuando se refieren a Benedicto XVI. Se llenan la boca hablando de doctrina y olvidan que tanto en uno como en otro, ha sido el Espíritu Santo, Dios, quien lo ha puesto en la silla de Pedro. Si se duda de uno, entonces ¿por qué no dudar del otro también?

    Hasta el momento, he aprendido más de Benedicto XVI que de Francisco, pero no se puede negar que Francisco nos recuerda aquello que hemos olvidado, para de esta manera, junto con lo que ya teníamos, caminar hacia la casa del Padre. ¿O acaso van a ver al demonio en todas partes? Es fácil, decir el demonio está ahí cuando algo no me gusta, pero acaso no será que el demonio me está rondando, impidiéndome ver que Dios está en aquel que critico ¿acaso no fue eso lo que le paso al santo de Asís? Es más ¿acaso no fue eso lo que le paso al santo de Nazaret?

    Díganme un solo punto en el que la presente exhortación se aparta del evangelio. Solo centran su atención en un punto que con ciertos artilugios, ustedes consideran dudoso doctrinalmente. Al igual que ustedes, también estoy familiarizado con la doctrina, la conozco, la enseño y la defiendo. Pero aquí no hay nada que defender. ¿Cuál es la base doctrinal para argumentar lo que dicen? Una aparición, una revelación personal, supeditada tanto la una como la otra, a la Sagrada Escritura y al Magisterio de la Iglesia. Sinceramente creen que la Virgen en Fátima revelo una maraña doctrinal y no un llamado a la conversión que se encuentra en plena consonancia con el Evangelio.

    Creo que debieras poner más atención al "etc" que no mencionas, que al "En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe", sobre el cual pretendes argumentar lo que señalas. Sinceramente creo que sí lees aquello que no mencionas, comprenderás aquello que mencionas. Estoy seguro que este texto cortado, si lo lees completo y en su contexto, te llevará en una dirección distinta de lo que has publicado.

    Saludos en el Señor.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡FRANCISCO NO ES EL PAPA!! Esta es la tremenda conclusión a la que llega en su inminente libro ANTONIO SOCCI, un reconocido escritor italiano de asuntos religiosos que titula su último libro NON È FRANCESCO (No es Francisco). Sin embargo, otros antes que él han dicho lo mismo... Fue aproximadamente en las Navidades pasadas (2013), cuando vio la luz mi último trabajo. Su nombre, Antítesis: La vieja guerra entre Dios y el diablo.


    He recibido el impacto de la noticia del inminente libro de Socci esta misma tarde, pero a pesar de Mondadori, el italiano no es el único escritor que ha tenido el coraje de pensar acerca de la renuncia de Benedicto XVI y las consecuencias de semejante acto; pues, como he dicho, yo mismo publiqué un trabajo sobre estas cuestiones hace más o menos un año. Además, ¡las portadas del nuevo libro de Socci y el mío son casi idénticas! Tal vez la situación actual de la Iglesia esté moviendo algunas conciencias…

    http://lacuevadeloslibros.blogspot.com.es/2014/09/francisco-no-es-el-papa-antonio-socci-y.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.