miércoles, 20 de noviembre de 2013

Francisco: "No hay pecado ni crimen que pueda borrar del corazón de Dios a uno sólo de sus hijos"


A esto que dice el Papa de los humildes y los ecologistas le llama servidor ponerse la venda antes que la herida "No hay pecado ni crimen que pueda borrar del corazón de Dios a uno sólo de sus hijos".  A lo mejor pensaba en él, y en sus sucios pecados inocultables y rastreros  a cualquiera que tenga fe y mire a Cristo y lo que enseñó Cristo, y por eso dice lo que dice.

Esta frase, aparte de otra herejía (éste hombre  cercano al pueblo depone herejías con la facilidad que un francotirador descarga el cargador  de su AK 47 Kalashnikov), niega el Infierno y el Purgatorio de una tacada, viene a sentar, más o menos que, para los hombres que apelamos en última instancia a la Justicia Divina, ya que, la humana nos deja siempre tirado en la cuneta como perros, ya no nos queda ESE maternal consuelo, el consuelo de que Dios, nuestro Dios, no olvide jamás las diabólicas y contumaces andanzas de algunos de nuestros hermanitos (de Bergoglio).  "Dios perdona a quien obedece a su propia conciencia", que pontificó en otra agradable ocasión. ¿Y si esa conciencia está dirigida por el Mal?.

Entonces, si esto es así, si según Francisco, Dios perdona todo lo que haya que perdonar, me pregunto, ¿para qué ser bueno, para qué comportarse civilizadamente, cristianamente, para qué y por qué no hacer daño al prójimo, total, si Dios no guarda archivo de nuestras andanzas... y nos perdona siempre? ¿Seguro que Dios, como mantiene Bergoglio, borra los pecados de Stalin o Mao sin antes purgarlos con zotá?  ¿Es igual para Dios un hijo que sigue en su vida cotidiana, o al menos lo ha intentado, llevar una vida virtuosa y cristiana, que otro que ha pasado por la tierra asesinando a personas inocentes, violando a niñas o masacrando a pueblos enteros? ¿Es lo mismo para Dios -que eso dice Bergoglio -un hijo que da la vida por Cristo que otro que mata y remata con sus actos a Cristo?. Imaginemos que secuestran a tu hija de 16 años. La violan, la matan de forma atroz y luego dejan tirado su cadáver en la cuneta como una perra. Bien, eso ha pasado en España. La niña se llama Marta del Castillo, y a los poco más de tres años de el asesinato coral la mayoría de los hijosdeputas que participaron en la macabra fiesta están en la calle. A esos pobres padres victimas de un sistema que enaltece al delincuente y pisotea a las víctimas, ya sólo les queda  apelar a la Misericordia yt la Justicia de Dios para que esos "hijos suyos" (según Bergoglio), paguen en muerte lo que no pagaron en vida. La Justicia es una parte integrante de la Misericordia, no se les olvide.


4 comentarios:

  1. YA BASTA DE PONER FOTOS DE ESE TIPO PORFAVOR TENGAN MISERICORDIA DE LOS QUE NOS DAMOS CUENTA COMO DESTRUYE TODO.

    ResponderEliminar
  2. Perdone, no encontré una foto más linda.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Misericordear:En lenguaje Falsa Iglesia Bergogliana, dícese de la herejía en la que mediante el uso y abuso del atributo divino de la Misericordia, las medias verdades y el sofisma, se convence a incautas y complacientes almas a pasar la eternidad en el Infierno con Su Humlideza Bergoglio. Con todos los gastos pagados , incluidas tasas aeroportuarias y aduanas.

    Me ha gustado mucho su artículo, Bate.

    Filomena de Pasamonte.

    ResponderEliminar
  4. Y usted me gusta más.



    Filomena de Pasamonte.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.