jueves, 15 de agosto de 2013

"... el todo debe ser echado al crisol para que la escoria y la hez sean consumidas por el fuego."

sheen_f.jpg (19590 bytes)
 
¿Tiempos desatinados y abatidos? Con razón la gente anda conmovida y confundida. Las señales están por todas partes. 
Las indicaciones de nuestros tiempos señalan  una contienda entre absolutos.
Podríamos  aguardar un futuro que será un tiempo de pruebas y catástrofes por dos razones: primero para frenar la desintegración…
La revolución, la desintegración, el caos, deben ser recordatorios que nuestro pensamiento  había sido equivocado, que nuestros sueños  habían sido impíos.
La segunda razón por qué debe venir  una crisis es para que se impida una falsa  identificación de la Iglesia con el mundo. 
 
Nuestro Señor ha querido que sus seguidores  fuesen diferentes en espíritu  de los que no  son sus seguidores.
 
Sin  embargo, aunque eso es el  propósito divino, es verdad,  desgraciadamente, que esa  línea divisoria  a menudo queda borrada. La mediocridad y el compromiso caracterizan la  vida de muchos católicos. 
 
Ya no existe el conflicto que supuestamente nos debería caracterizar. Estamos influenciando al mundo menos que el mundo nos está influenciando.
Desde que ha comenzado la amalgamación del espíritu católico y del espíritu pagano, desde que el oro se ha malcasado con una aleación, el todo debe ser echado al crisol para que la escoria y la hez sean consumidas por el fuego.
 
Monseñor Fulton J. Sheen. El comunismo y la conciencia de Occidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.