domingo, 16 de junio de 2013

Justicias para Andalucía


 Justicia ciega
 
Francisco Javier Gómez Izquierdo

Hace tiempo que sospecho que España tiene los jueces que se merece. Fuertes con los débiles, dubitativos ante los poderosos y una última especie, caracterizada por alardes exhibicionistas. Los más extravagantes paran por la parte de Madrid y siendo de natural poco de fíar, sería oportuno que alguno de ellos cruzara Despeñaperros y pasara lista en ayuntamientos, diputaciones y por supuesto en los despachos de la Junta de Andalucía, para que los súbditos del Régimen espabilen de la secular modorra  que acunaban señoritos y hoy mecen esos “señores del Sur” de los que habla un beneficiario millonario.

Muy reprochables son los comportamientos de ese Bárcenas, ese Blesa ó ese Díaz Ferrán que se rigen por tan extraños y ventajosos convenios laborales, pero que un simple gerente de Bomberos de la Diputación de Córdoba haga desaparecer unos milloncejos de leuros, que el Betis no haya pagado durante 17 años a Hacienda y la Seguridad Social; que los jefes, delegados y demás cargos sindicales cobren mensualmente sobresueldos de a mil disfrazados como dietas... y que ya de remate, la Junta de Andalucía ande enredada en un laberinto de miles de millones que regalaba a alguno billetes como para asar una vaca, nos da la sensación de que estamos  en territorio sin ley.
      
En Manilva, por ejemplo, ejerce de alcaldesa una señora con mucho poder en IU que con la bendición del señor Cayo Lara y conforme a los usos y costumbres de estas comarcas (véase el reparto de empleos para IU en la Junta), saca sin tino de las arcas del Ayuntamiento para pagar a toda su parentela: hermanas, hija, nuera, primos... Antonia Muñoz, que así se llama la señora, presume de que contrata a dedo y que no ve necesarias oposiciones y demás tonterías por ser sus familiares y amigos los de mayor necesidad.
    
Tamaña impunidad no puede traer nada bueno y por eso no extraña tanto forajido ruso y tanto capo italiano camuflado entre tumbonas.

     Aquí a Córdoba llegó hace dos años un señor que no encontró el acomodo que pretendía en otras geografías y al que no voy a acusar de delinquir, pero sí que su comportamiento me tiene muy mosqueado por afectarme en un grado que ni sospecha. Dijo que compraba el Córdoba CF por unos millones que, como supuse, no ha puesto. Despidió a los mejores trabajadores. No ha pagado a casi ninguno. Vendió a los mejores futbolistas a precios desconocidos. Trajo a Esnáider para subir a Primera y si dura dos jornadas más la Liga, descendemos. No sabemos qué pasará con el dinero que el Anderlecht ha pagado por Fede Vico. Extraña que el Liverpool ofreciera cinco millones y se hable de millón y medio con los belgas... Conozco con certeza y de buena tinta que los derechos federativos están suspendidos... y va el tío y dice este mediodía que si el año que viene no nos clasificamos para el play-off, el carné será gratis la temporada siguiente para los socios y como vamos a subir a Primera, los socios pagarán el 50% del abono en “la máxima categoría”.
     
A este Carlos González le tengo visto y oído y como hay un tipo de ojinegrajes que no se me suele despintar, me temo lo peor. Es decir, de nuevo el pozo de 2ªB, porque la propuesta no me dirán que no suena a timo. Un timo con luz y taquígrafos (“y taquígrafas”, que diría Centella, comunista y cordobés) ante el que no ha habido periodista preguntón (la verdad es que no pueden preguntar los díscolos) que le comprometa a depositar los leuros que nos va a perdonar a los socios, y a no darse a la fuga con los bolsillos llenos cuando llegue la tribulación.

     -¿ Y dónde va a ir que mejor le traten?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.