miércoles, 26 de junio de 2013

El aborto licenciado -por Manuel Jabois-


(Letras azules mías). El artículo está firmado por Manuel Jabois, la esperanza blanca del periodismo español. Así está la profesión, el país, y esto es lo que hay.
 

LA DIPUTADA del PP Beatriz Escudero está teniendo en las últimas semanas gran popularidad (¿quién coño es esta tía?) porque dice que el aborto lo practican chicas sin formación (y con formación), y lo curioso es que tiene razón (vaya...): cuanta menos formación hay y más predomina el instinto, más fuerte es la decisión según las circunstancias; más se adapta el ser humano al medio (Ese ser humano adaptable no es al que masacran en las entrañas de su madre, claro). Escudero (¿quién coño es esta tía?) está al tanto de la hipocresía de cierta derecha respecto al aborto y es natural que lo esté, si no no sería diputada (y lleva razón el juntaletras, la hipocresía de la Derecha camina a la par que su cobardía). No se trata de una posición política sino religiosa; no se trata, la pretendida (sic¿?)  reforma del Gobierno, de un cambio democrático sino teocrático (el aborto no es una cuestión religiosa, sino humana. Matas, y la mancha de sangre te acompaña hasta el día de tu muerte): de la creencia de que la vida surge de un estadio superior a la ciencia (¿Y no es así?); de que el mero rechazo a un contacto sexual está dejando por el camino a unos trillizos. Ésa es la fe: creer, no en el happyend, sino en la trilogía (denle a un pazguato en soberbiado una pluma y le soltará una chorrada en menos que canta un gallo -de Morón-).
La discusión intelectual del aborto es una de las más sinceras de este tiempo y la que más quiero por la cuenta que me trae (Este pollo acaba de tener un hijo, y así se lo paga el cabronazo: "hijo mío, naciste porque viniste sanito, que si no, te paso por la batidora")). Como tantos asuntos ya instalados en la vida pública, no se reabrirían sin que el ministro de turno tuviese la necesidad de cambiar el mundo, no digamos ya la familia, que es más difícil de fundar que un imperio. Pero el apuro que siente el PP porque todos seamos iguales, salvo en la nota media (Tú también Bruto?), causa cierta desazón (en adobo); quizás haya pensado la diputada Escudero (¿quién coño es esta tía?) que abortar sin estudios sea lo mismo que hacerlo para desentenderse y seguir con la universidad mientras los abuelos, o las dominicanas, se hacen cargo de la criatura. «Supe de qué iba esto cuando mi hija después de un campamento bajó del avión y se echó a los brazos de la asistenta», me dijo ayer un amigo (valiente nenaza, que amistades...).
Gallardón insiste en que los padres (y las madres), por su espléndido dedo, tengan los hijos que dicte la providencia; Escudero abunda en las presiones a las que se someten las madres y achaca esa voluntad quebrada de ellas a la familia, los amigos o el Real Madrid. Es esa manera española de decir que quien no haya acabado la ESO no es que no sepa vivir, es que no sabe empujar, y se le engaña con el infierno eterno como si las chavalas con estudios considerasen el feto con un aprecio biológico más interesante que la nómina de sus padres  (REPITO: Este pollo, la esperanza blanca del periodismo español,  acaba de tener un hijo,  acaba de ser padre, y así se lo paga el cabronazo: "hijo mío, naciste porque viniste sanito, que si no, te paso por la batidora. ")). . Pero al fin y al cabo ésta es la característica fundamental del debate sobre el aborto: la decisión, enigmática, que un Gobierno toma sobre tu gestión del coito.
 
(eliminar una criatura, masacrar a un ser humano, es "gestionar el coito".  Ojos que no ven, corazón que no siente. A mi un tiparraco me suelta que su hijo -o hija- nació porque supo "gestionar el coito" de su cari, y del guantazo que le pego aún estaría buscando la gestoría que gestiona su mierda. Estos cabrones que adoran a Satanás, estos niñitos mimados por la progresía bastarda, por la miseria periodística que controla España, son los que marcan el territorio de la moral en este puto erial.)


Genocidio abortista: Esto es lo que defendéis, el derecho a masacrar a vuestros propios hijos, raza de ratas: (http://www.youtube.com/watch?v=OcekzeOUrC0)

 

2 comentarios:

  1. "...cuanta menos formación hay y más predomina el instinto,"

    No lo puedo evitar:
    http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/26243/El_ultimo_amor_de_Paul_Valery

    Toda la formación del mundo...y todo el instinto en bandeja...que acabaron por terminar con él..pobre hombre! (inteligencia e instinto juntos).

    El cementerio marino me llevó a esta otra historia, que le sirve de puntapié al señorito Manué.


    ResponderEliminar
  2. http://www.youtube.com/watch?v=En1zuOAH8n4

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.