miércoles, 1 de mayo de 2013

The Dream Syndicate, -MADRID - Sala EL SOL 25 DE SEPTIEMBRE 2012.





Posiblemente la banda de rock que más marcó a una generación que tuvimos la suerte de escucharlos, y mamar de su arte. Una música arrebatadora, bordeando siempre la frontera de la locura más insondable, esa que te marca a fuego lento como una res, fondeando hipnoticamente la materia de la que están hecho los fracasos. Con un brujo de guitarrista haciendo alquimia floreada y un vocalista decidido a desgarrar las quijás del alma. Como siempre fue mi amigo Locuaz el que me los descubrió. Este concierto es para ti. Agradecimientos eternos. 

8 comentarios:

  1. Dios mío, Bate. Acabo de descubrir tu blog. Saludos de Zenón, desde Huelva unas veces y desde Madrid otras. Sí: tú y yo crecimos con Bate y las Diarreas, Los Bastos, y sobre todo con esa Santísima Trinidad del rock americano de los 80 que son The Gun Club, The Dream Syndicate y The Violent Femmes (para mí, en ese orden, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo).
    Escuchando Texas Serenade, te mando un abrazo enorme (zenon.luis@dfing.uhu.es)

    ResponderEliminar
  2. JO macho!, vaya bandas que has sacado a relucir, casi ná.
    A la gente que hemos mamado a conciencia a los The Gun Club o The Dream Syndicate deberían darnos una medalla al buen gusto(a los The Violent Femmes los vi y los disfruté una noche de mayo en Sevilla, le acompañaba al cartel Echo & the Bunnymen (otros).

    Para mi Zenón es un auténtico placer ver por mi blog a un amigo de toda la vida y uno de los mejores letrista que ha parido España. Ay, ese "Matadero de cochinos"... me sigue doliendo esos gritos de ultratumba.

    ResponderEliminar
  3. Me perdí ese concierto de Sevilla. Estaba por un asunto familiar en mi pueblo (esa Llerena donde Hébridas tocó dos o tres veces, con el Kiki de anfitrión).
    A Steve Wynn lo vi en Sevilla en el 97 y en 2005, y San Jeffrey Lee Pierce se nos murió a mediados de los 90 después de un reguero de discos inmensos, aunque no tan monumentales como la tríada mágica: Fire of Love, Miami, y Las Vegas History. A partir de entonces, y como bien dijo Hamlet, "the rest is silence".
    Entiendo ese sentimiento de nostalgia por Los Bastos: son el eslabón perdido del rock del suroeste ibérico, y con un poco de disciplina pudieron haber sido su piedra de toque. ¿Nostra culpa?
    Z

    ResponderEliminar
  4. "¿Nostra culpa?", por supuestisimo. Igual nos pasó a Hébridas. La filosofía nuestra, y la vuestra, era pasarlo bien, beber gratis y hacer buenas canciones, y eso, la falta de disciplina, está reñido gravamente con la industria.

    ¿Sabes que saqué el nombre de la banda -Hébridas- buscando en una enciclopedia a revoleo? Al final me ayudo a decantarme por ese nombre el judío alemán Felix Mendelson, quién por cierto, tiene una obra llamada así "Las Hébridas".


    ResponderEliminar
  5. Qué monstruo el KIKI, qué tipo más salao.
    Lo último que supe de él es que estaba currando en la carnicería de su padre, creo.
    Y la última que vez que pisé Llerena cogí un cebollón histórico con Suso, antes de irse el nota a Texas por un asunto marinero. El día que vuelva a Llerena te pego un toque y matamos a un cochino. Más que ná pa hacerle la competencia a los del matadero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ya te contaré sobre el paradero y la vida de algunos de los personajes de aquella larguísima y alcohólica novela. Conozco la obra de Mendelssohn, y me he preguntado alguna vez si tenía algo que ver vuestro nombre.
    Es lícito anteponer el alcohol gratis a los intereses musicales cuando tienes 18 años. El problema de los Bastos fue no darnos cuenta de que el puñado de canciones (que podría haberse multiplicado), el potencial en directo que mostraron nuestros pocos bolos, y la cultura musical que aportábamos a un panorama que entonces era más que pobre (y aunque bastos éramos ya por entonces enciclopedias pop con patas), merecían una apuesta por un poco más de rock'n'roll y un poco menos de droga. Y se pasó el arroz.
    Hace tiempo leí algo en el que Chinarro hablaba de Suso como de "un compositor de talento" (noto cierta mezcla de admiración y condescendencia en esas palabras). El talento de Suso era descomunal para la composición de pildorazos tremendos de rock agrio que no despreciaban lo mejor del pop. Sirvan estas palabras para reivindicar su don. A veces fantaseo con la idea de que Suso hubiera vuelto a ello (pintando bastos, espadas u oros, y, por qué no, alguna que otra copa).
    Salud
    Z

    ResponderEliminar
  7. Al leer este dialogo vuestro que me es tan familiar, no he querido dejar pasar la oportunidad de saludaros; ¡y mira que han pasado años desde los hechos! Una ocasión así lo requiere.

    Suscribo todo lo comentado, tanto las vindicaciones a Gun Club y Jefrey Lee Pierce, menciones especiales para su guitarra de cabecera Kid Congo Powers (también el de Nick Cave) y la bajista de la época psicobilly de impresionante presencia Patricia Morrison, aunque a mi modo de ver los que mejor han aguantado el paso del tiempo son Gun Club –la trilogía mencionada-, y los dos primeros discos de Violent femmes que logramos ver con estupenda forma en Sevilla.
    Dream Syndicate han mantenido el tipo, pero me quedo con aquella formación de cabecera con Karl Precoda y sus maravillosos acoples, y Kendra Smith musa psicodélica en Opal.

    Tiene razón Zenón: los Bastos teníamos los mimbres por gusto y maneras para haber hecho algo más cuajado y dejar un “legado” honroso. Pero que nos quiten lo bailao. Y los Hébridas ¾ de lo mismo aunque con más ensayos en el cuerpo.
    Supongo que cada edad tiene su acrónimo: los puretas de los 70’s y 80’s tenían el AOR (Adult-oriented rock) a nosotros nos tocó el NRA (nuevo rock americano)… es guasa. Teníamos mucha más cultura musical que la media. Había una vibración real que supimos atentamente captar. Serían los programas de Paloma Chamorro o el auge de las radios municipales, no sé. El caso es que pasado todo este tiempo las cosas parecen estar mucho peor en cuanto a cultura y panorama musical.
    No quiero ser pesimista ni pecar de nostálgico, porque os podría dar un buen puñado de nombres de gente de ahora con excelentes maneras: Cat Power, Ola Podrida, Liz Durrett, Wooden birds, Sera Cahoone, Clem Snide/Eef Barzelay, Bowerbirds, Joan as Police Woman, The National…

    Hay músicas y formas de entenderla que te marcan para siempre. Hay un momento de especial penetración en el cortex cerebral que coincide con la juventud y que cuando es sincero y auténtico, permanece latente esperando detonar para revivir momentos de grata intensidad.

    Me pasaría horas comentando con vosotros.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario. Una respuesta breve ahora, que voy con prisa. De la era post-Pixies hay grupos y solistas que me gustan, pero la emoción no es la misma. Sí: el primer discos de versiones de Cat Power era impresionante. Me emocionó también algún disco suelto de Sparklehouse. Y casi todo lo que grabó Mojave 3 (que a pesar del nombre eran ingleses). Pero...
    Por cierto, gran reencuentro entre Zenón y Bate este fin de semana (cada uno con su hija). Una buena cerveza, una buena comida, una conversación densa entrecortada por las peleas de las enanas... Y una escucha apresurada de lo mejor de Los Bastos. God save San Juan!
    Z

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.