miércoles, 1 de mayo de 2013

El portentoso arco de Henryk Szeryng me recuerda que, aunque tarde, la primavera ha llegado, y de qué manera.


Portentoso, vibrante, prodigioso, ¡asombroso!:






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.