sábado, 27 de abril de 2013

«es importante que haya pijos y ricos, que son los que luego gastan y consumen».

A esta mujer, María de los Llanos de Luna, Delegada del Gobierno en Cataluña, le está cayendo la del pulpo por afirmar algo que cualquier persona normal, en sus cabales y sin pajaritos en la cabeza que le cieguen las entendederas, firmaría para su país: "... es importante que (en un país) haya pijos y ricos". ¿Hemos de entender entonces que los ofendidos por las palabras de la señora De los Llanos de Luna -bellísimo apellido- prefieren para su país que haya legiones de perroflautas y pobres en vez de "pijos y ricos"?. ¿Qué tienen los progres en particular y la ciudadanía en general contra los pijos y los ricos?. ¿Qué les han hecho?. Qué cochina y envidiosa obsesión, por Dios. Personalmente prefiero vivir en un país de pijos y ricos que se gastan la pasta y con ello dinamiza la economía que en una tierra de perroflautas y pobres. No obstante, "hay gente pa tó", que decía Joselito el Gallo. Y yo no voy a entrar en gustos personales. No es por nada, es que cuando la pobreza se vive en primera persona automáticamente pierde ese halo romántico con el que la progresía, el progrecatolicismo con el papa a la cabeza y los comunistas pretende dotarla. 

Otros se han ofendido también al escuchar que "los pijos y los ricos" son " los que gastan y consumen". ¡Coño!, ¿acaso es mentira?. ¿Dónde está aquí la ofensa, dónde la mentira?. Pero, no habíamos quedado en que los pijos y los ricachones son seres absolutamente frívolos y ligeritos de cascos que viven y respiran sólo para consumir frenéticamente. ¿En qué carajo quedamos? ¿Son frívolos o tienen en la mesita de noche un mamotreto de Marx?. Escribe en El Mundo Pedro Cuartango, el mismo frikiperiodista que subió hace una semana a la señora Hormigos (casada, dos hijos) a los altares de esta corrupta Democracia por pasar a la posteridad -democrática- por grabarse un vídeo mientras se masturbaba para mandarle después la hazaña al amante de aquellos días, que : "Está claro que la delegada - De los Llanos de Luna- ha leído la segunda parte del Anti-Dühring de Federico Engels, en la que define el concepto de plusvalía, siguiendo las tesis desarrrolladas por Karl Marx en El Capital. ". Yo no sé si la señora De los Llanos de Luna habrá perdido tiempo en su vida leyendo esa bazofia, en cambio, a Cuartango, sí se le nota su lectura. Anda últimamente empanado, el pobre. En definitiva, que a la inmensa mayoría de comerciantes españoles le cuesta ocultar la sonrisa cuando ven aparecer por la puerta de su negocio a un perroflauta con tó sus avíos o a un pobre de solemnidad. 

Estamos aviaos con esto intelectuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.