lunes, 18 de marzo de 2013

"Me gustaría una Iglesia pobre para los pobres" -Francisco I-



Esta frase puede llevar a equívocos, ¿qué  significará querer una Iglesia pobre? Reconozco que esta evangélica petición del nuevo pontífice por una iglesia pobre -¿paupérrima?- me está dando verdaderos quebraderos de cabeza. ¿Una Iglesia espiritualemnete pobre? o ¿una Iglesia material y económicamente pobre?. Si es eso, si es lo que desea el papa, una iglesia enmallánecesitada, desvalida, etc, este año, en mis obligaciones materiales -qué asco de dinero- con Hacienda no marcaré la cruz de la Iglesia en la declaración de la renta. De esta manera contribuiré de forma expeditiva y resuelta al deseo de Francisco por una iglesia pobre, pobre, pobre. ¿Qué les parece? ¿Sería justo?. Ojo con las revoluciones eclesiásticas que sabemos cómo empiezan y como terminan, a palos..


Ya dije en mi último naufragio que lo que repudio en un político, el populismo, tampoco lo acepto en un Papa. El numerito de ir a pagar a la casa religiosa donde se hospedaba clama al cielo.  Recordemos que Su Santidad Benedicto XVI fustigó la «hipocresía religiosa» de quienes «buscan el aplauso». Y yo, humildemente recuerdo que sin fieles que aporten lo que buenamente pueden a la Iglesia, dinero mayormente, los pobres serían más pobres, ¿es esto lo que quiere Francisco?. Fieles en su mayoría que, como en mi caso, no llegan a ser pobres -estamos en ello otra vez- pero que tampoco están, como se dice por mi Andalucía, para tirar cohetes. También hay ricos como Amancio Ortega (no todos los ricos son malvados, ni todos gastan chisteras ni prenden fuego a sus habanos con billetes de 500 pavos ni todos se levantan por las mañanas en sus mansiones que dan a la playa con ganas de despellejarnos vivos y empalarnos por el culo como hacía el conde Drácula con sus enemigos) , el dueño de Zara, que donó voluntariamente a las arcas de la Iglesia Católica por medio de Caritas 20 millones de euros para paliar la pobreza que se está ciñendo con España (jo, lo que jodió este gesto del empresario español al perroflautismo patrio). 

Repetiré la pregunta: ¿queremos una Iglesia pobre que no puede atender a los más necesitados al no tener fondos, o una iglesia dotada económicamente con los medios necesarios para solventar las miserias de los pobres y ayudarlos a salir adelante?Prefiero la segunda opción, más que nada porque yo sí he palpado la pobreza en toda su asquerosa inmensidad, y no me gustó un pelo lo que vi ni lo que viví en esa época. Gracias a Dios, y a mi esfuerzo, salí de aquello. Pero quiero dejar claro que el primer paso para llegar a la pobreza es idealizarla, relativizarla. De ahí, de la pobreza, hay que escapar como sea y poniendo los medios que hagan falta. De esa experiencia, que le puede tocar a cualquiera, sólo saque frustración, penurias y envidia. La Esperanza y la Caridad ya las traía aprendida de casa.

25 comentarios:

  1. Pero bueno, tu que te crees que la iglesia católica, una ONG? Yo no quiero una iglesia para que atienda a los necesitados. Soy yo el que debe atender a los necesitados. La iglesia debe centrarse ante todo en estrtucturas de autosostén basadas en la actividad parroquial. Y como mucho, es bueno que tenga alguna estructura para facilitar la práxis de la caridad ente feligreses. El resto, radios, colegios, ONGs para los pobres y demás son cosas que competen la iglesia indirectamente. Deben salir del activismo católico, personal. De todas maneras, el problema, parece ser, no está ahí. Está en una estructura curial incardinada en el vaticano que ha fomentado prácticas bancarias opacas con la excusa de la caridad. Tu vete a cualquier ámbito social de la iglesia, que si discapacitados, que si muertos de hambre, que si enfermos, ve y pregunta si han visto jamás un duro de la banca Vaticana. Yo lo único que sé es que vino una abogada romana a mover una beatificación. Se llevo once millones de pesetas del señor obispo para mover el expediente en Roma. ¿Esto qué es? Una patada en el culo y cuanto antes mejor.

    ResponderEliminar
  2. Pues la patada en el culo me sale que no la va a pegar Francisco.
    Y como esperemos que sea la sociedad civil, sindicatos, instituciones políticas, etc, la que dé de comer a los hambrientos se nos mueren. En una cosa que no sé si la ha dicho le doy la razón, admirado y querido (le quiero) Sr. IA, la Iglesia existe para ensalzar y alabar a Dios, punto pelota.

    ResponderEliminar
  3. Te estás liando Bate. Confundes las cosas. La iglesia debe tener, en primer lugar, una pequeña estructura económica para el sosten de actividades parroquiales. Luego debe fomentar la caridad. PEro eso es algo que debe ejecutarse desde el activismo católico, no desde la estructura episcopal o vaticana, por ejemplo. Dicho esto, la estructura vaticana (y alguna que otra episcopal) tiene cosas de pecado. No puede ser que la banca vaticana siga sin asumir los protocolos de transparencia bancaria. No puede ser que te cobren miles de euros por beatificar, por anular o por componendas (y de eso te doy fe, de lo que te saca una abogada romano por mover una beatificación, once millones de los antiguos). No puede ser que tras la curia exista un grupo de pícaros que, por mor de la caridad, se lo llevan crudo. Una patada en el culo pero ya. Los católicos debemos ser gente sencilla y austera. No digo pobre, digo sencilla y austera. Cualquier cura te lo dirá, Bate, el derroche y el lujo son pecaminosos. Así que la iglesia debe ser sencilla y austera (no digo que pobre), pero todo derroche o lujo, a la mierda con él...

    ResponderEliminar
  4. No IA, el que te está liando desde un principio -el tema de la entrada- eres tú, El que está mezclando churras con merina, eres tú. Y el que debes contestar a esta pregunta,¿queremos una Iglesia pobre que no puede atender a los más necesitados al no tener fondos, o una iglesia dotada económicamente con los medios necesarios para solventar las miserias de los pobres y ayudarlos a salir adelante?, eres tú.
    Y me interesa lo que reponda. Y déjate ya de meter baza con la jodida abogada romana(¿Estaba buena?).

    ResponderEliminar
  5. (Una cosa rara, la abogada, iba de monja de paisano, ya sabes, falda larga y pelo sin teñir, pero tenía buen tipo y era guapa, sobre treintaytants, bien, ahora, que menuda estafadora)
    Quienes son los necesitados, Bate? Pagamos un montón de pasta para tener el Estado del Bienestar este de marras.... Trabajar con enfermos, discapacitados, presos, etc... Ya no es ensimismo el trabajo de la iglesia. La iglesia como diocesis es acción pastoral. Es evangelizar a la gente, mantener el mensaje cristiano, que buena falta hace, darles esperanza, un código ético y sacarles de la purria de valores que les inyecta la sociedad laica. Ese es el principal trabajo de la iglesia hoy. Y eso no requiere que el obispo maneje 7 Sicavs, doce fundaciones y demás. Ni siquiera requiere la cadena COPE. Eso requiere buenos sacerdotes y buenos activistas cristianos que les apoyen. Vale, hay zonas donde el Estado del Bienestar no llega. Para eso se crean órdenes (de religiosos y seglares) que gestionan vía caridad sus propios recursos con vistas a aliviar a los menestorosos. Pero el Papa no es jefe de una ONG. La iglesia no trabaja para sacar adelante a los miserables. Ese es un trabajo secundario, emanado de su obligación de estar dando aliento a TODOS, especialmente a lo más necesitados, ergo los desgraciados. Sin embargo, nos vamos a perder por ahí. Vamos al asunto real. El Banco Vaticano. Se trata de un banco situado en un país no sujeto a impuestos. Pueden ser titulares de estas cuentas todos los religiosos del mundo pero solo los religiosos. La podredumbre arranca cuando se facilitan vías de apoderamiento. Es decir, a diferencia de un banco normal, opera como un banco suizo, donde cualquiera, con una carta, cede el apoderamiento de la cuenta a cualquier otro. Y lo que ha pasado. De los miles y miles de impositores del banco vaticano, pongamos que hay unos cientos que son meros testaferros de dinero negro (es como una Andorra a la italiana). Eso pone al BV en una situación compleja. Eso ha sido un cáncer para la curia vaticana. Y yo creo que el papa Paco va a meter mano a eso, va a desmontar el chiringuito. De ahí sus gestos iniciales. Está diciendo, OK, los cardenales (inspirados por el Paraclito, o sea el Espiritu Santo, no Chavez) me han votado para poner en vereda esto. Y lo voy a hacer. Mira Bate, los pobres son el granero del catolicismo. Son esa gente necesitada los que historicamente han dado vigor a la iglesia. Y hay que predicar con el ejemplo. Una iglesia más sencilla, más austera, menos rica... A la mierda el banco, Dios proveerá.

    ResponderEliminar
  6. Muy de acuerdo con esto: "La iglesia como diócesis es acción pastoral. Es evangelizar a la gente, mantener el mensaje cristiano, que buena falta hace, darles esperanza, un código ético y sacarles de la purria de valores que les inyecta la sociedad laica.". Pero me temo que el mal que aqueja a la iglesia no se solventa con la voladura del Banco Vaticano, ¿que puede ayudar acabar el?, probablemente, pero la sustancia del problema enraíza sus raíces por otros terrenos, no menos pedregosos. Los tiros, IA, von por aquí: "La Liturgia es el centro de la vida de la Iglesia, y es el desmadre litúrgico el responsable de la grave crisis en que nos encontramos. Por eso Benedicto XVI intentó la restauración litúrgica, es decir la reforma de la reforma, pivotando sobre la Misa Tridentina."

    ResponderEliminar
  7. Yo más bien pienso que el centro de la iglesia es la acción parroquial. El formar "red" con los feligreses parroquiales para eventos, servicios, etc, que faciliten vivir una vida en consonancia con el Evangelio... Me encanta hablar de liturgia, reconozco que hay un problema gordo ahí, que el Vaticano II naturalizó demasiado las misas de manera que hoy da algo de cosa ver como canta el personal, que no saben las oraciones, ese despropósito musical guitarristico (tanto cuesta volver al harmonium?)... Habría que unificar las cosas. Pero volver a Trento? A la temporalidad de la iglesia? Respeto a la gente que quiera eso (incluso simpatizo, siempre me ha gustado la radicalidad), hay reductos católicos integristas para ellos, pero no creo que sea lo mejor para rearmar de valores cristianos a nuestra sociedad. De todas maneras, agradecería que en otros post te extendieras más. Me temo que no acabo de encajar tu golpe.

    ResponderEliminar
  8. Nada más pueda en otro post, querido IA, me expando como un acordeón insuflado de alegría en una noche de boda zíngara, pero, antes me tienes que señalar amablemente dónde has recibido el golpe. Respecto a "Yo más bien pienso que el centro de la iglesia es la acción parroquial", creo que entras en una (iba a escribir flagrante, pero lo dejo) contradicción con esta frase: "la Iglesia existe para ensalzar y alabar a Dios, punto pelota.". Ay, no, perdona, que eso lo ha dicho el menda.

    Lo que vos dijo fue: "Pero bueno, tu que te crees que la iglesia católica, una ONG?"

    Yo no, más bien tú. Eso de la "acción parroquial" me retrotrae directamente al perrofalutismo eclesiástico de las parroquias obreras, más pendiente de lo que adoctrine el Partido que de la Palabra de Dios.

    ResponderEliminar
  9. El desplazamiento de la problemática a la liturgia. Eso no lo entiendo. No entiendo que la liturgia sea el nucleo duro del problema.

    Si crees que en mi parroquia, por más que monten excursiones, repasos, bingos solidarios y lo que sea me harán comunista, vas dado Bate. Antes Mormón. Por no ser no soy ni kiko ni kika ni opusino ni legionario ni alferez provisional. Ni lo seré. Ocurre que articular actividades (religiosas y profanas, dentro de un orden) que ayuden a la gente (y nos ayuden a nosotros de paso) es una buena vía para recuperar espacio social. Y detener en lo posible la deserción masiva de católicos. Más que nada, porque si no paramos esa sangría, sus putos valorines de mierda (que ojala fueran al menos comunistas, no llegan ni chorrada), van a convertir a la sociedad en un montón de capullos degenerados. Solo por limitar la fealdad y ordinariez añadida que eso comparte vale la pena reaccionar. Lo de ensalzar a Dios, pussssssssssss.... Sí, claro... Supongo que según se mire. Yo soy bastante más ambicioso en mis expectativas para con ella. La iglesia, es para mí, una estructura humana destinada a mantener en los hombres el mensaje salvador de Cristo, una serie de valores cristianos y un vínculo con Dios, con lo trascendente, que nos eleve del lodo. Me debes un post (el de la liturgia), que lo sepas. Me tienes intrigado.

    ResponderEliminar
  10. Mientras os leo, sigo pensando a ver qué es lo que pienso.

    (Sobre lo de la ONG, el Papa ya lo ha dicho: que no.)

    ResponderEliminar
  11. Sr. IA: Los "capullos degenerados" que vos nombrasteis, ya están aquí, con nosotros, forman parte indisoluble del paisanaje y nuestra luminosa realidad, y además, han venido para quedarse. Su notable presencia se nos hace palpable a cada paso, en cada minuto del día, y su resistencia paneslavista es pertinaz como la estupidez humana, que no descansa. Esa masa acapullada, amorfa y huera no nace por generación espontanea como las almejas enchirladas -usted lo sabe-, fue sembrada a conciencia por el maligno, que yo le pongo nombre y fecha si hace falta. Mejor que no sean comunistas, usted me entiende. Prefiero el borreguismo sin brújula y de mesa camilla, a un borreguismo concienciado y adorando la utopía marxista. Que además de boba, es jactanciosamente malvada.

    ResponderEliminar
  12. Posodo, ayúdame a pensar en estas horas urgentes y manifiesta te, que lo necesito.

    Un abrazo amigo (y gracias por la felicitación, que comparto contigo)

    ResponderEliminar
  13. Sin ningún problema en ayudar lo que haga falta.
    Y, mientras me "manifiesto", tranquilidad, ver y escuchar, meditar y rezar. Para hablar, ya habrá su tiempo y ocasión, pero creo que aún no es afán para estos días.

    Más abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Dime, ¿debo rezar para que el papa de la cristiandad sepa guardar las formas que le pide y le demanda la tradición ECLESIAL y la Iglesia?
    Es que es muy fuerte, querido José Luís, suelo pedir eso por mis sobrinos que no llegan a los veinte años, pero por un PAPA!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Hay tradiciones y tradiciones.
    Han criticado al Papa por no calzar los famosos zapatos rojos. No soy experto en nada, pero creo que romper esa tradición no cuestiona el mensaje de Jesús, creo, pero puedo estar equivocado.
    Y de ésas, espero que desaparezcan unas cuantas tradiciones.
    Pero bueno, sólo lleva 6 días.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Evidentemente, Caraguevo, que el papa lleve unos zapatos rojos o unos Manolo Blahnik no altera en nada "el mensaje de Cristo", tampoco lo alteraría si el papa en vez de muceta llevase puesto un matón de manila a la manera señorial y sevillana de una Marifé de Triana (QDG), o que en vez de palio rodease sus hombros una ristra de ajos, total, para qué vamos a guardar los signos históricos del papado si "el mensaje de Jesús" no hizo referencia ninguna a la dignidad de los papas.

    Los males no se curan quitando símbolos históricos (ni la inquietud se despeja besando a una déspota, mensajera también como él, de la pobreza. Esta vaca hinchada por el botox está llevando a rajatabla la pobreza, bueno, ella no, su pueblo). No me inspira confianza esa rapidez con la que este papa quiere acabar con las formas, tan importantes en una institución social, pero más si hablamos del papado. En 6 días, 6, ya ha metido la pata hasta el corvejón varias veces, miedo me da lo que puede hacer en unos años. En cierta manera me pasa con este papa lo que me pasaba con el zapaterismo: todos los días nos levantábamos asustados con la nueva ideita del Bobo Solemne. ¿Cual será la siguiente "nueva ideita" del papa, aconsejar a los curas que no vayan por la calle con sotanas por rancios y antiguos*?.



    *No sé si sabrás que eso ya lo hacía siendo cardenal en Buenos Aires.


    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  17. Ya te veo, ya... con lo del besito a la capulla. Yo soy condesciente con el populismo. No está mal que las barandas del mudo quieran ser populares y hagan sacrificios por la popularidad, por caer bien a la opinión pública. El problema es cuando no hay nada debajo del populismo. Eso sí que es problema. Cuando solo hay retórica. Mira, Bate, hay algo que mola en el catolicismo, Roma Locuta causa Finita. A mí no me gustaban las diatribas de Benedicto XVI sobre el "relativismo filosófico"... Ni algunas bobadas de Juan PAblo II... Pero el jefe es el jefe. Oír, obedecer y callar. Es lo que nos corresponde. Si el jefe dice que los zapatos rojos son de maricones (que lo son, por más que un cursi diga que tiene este simbolismo o el otro), que la cruz mejor de plata y que llevar sotana no mola, sus razones tendrá. Ten presente una cosa. La imagen del Papa que nos llega es la que nos proyectan los medios, que se solazan con gestos y simplificaciones. Ahora bien, para tu tranquilidad, el Santo PAdre no es Zapatero, él ha pasado unos exámenes, tiene cierta cultura y no tiene ni leires pajines ni flipados de la vida por coriferos. Si Zapatero hubiera tenido buenos prefectos, se hubiera desmarcado de malas amistades y estudiado un poco, sería hasta buen tió. Dale tiempo a Francisco. Reza por él.Amén.

    ResponderEliminar
  18. Lo de la presidente argentina era un foto con mucho morbo.
    También lo tenía la del saludo papal a Robert Mugabe, presidente de Zimbaue, pero esa no la hemos visto.

    La familiaridad con su compatriota no la veo mal, la tomo como un gesto simpático hacia su país. No veo más allá.

    Y sí, espero que haga limpieza de boatos y oropeles sin sentido. El que una cosa se haga desde hace tiempo no quiere decir que haya que mantenerla.
    Y que limpie más cosas, claro. Siempre es bueno hacer limpieza, lo difícil es saber qué hay que descartar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Sr.IA, le dedico un cuento de Papini que he subido al blog. Nunca se pierde la esperanza. Rezaremos.

    ResponderEliminar
  20. Caraguevo: Bajo tú óptica de destructor de "de boatos y oropeles sin sentido" ¿estarías por eliminar o prohibir -pregunto- la exuberante y pomposa semana santa de Sevilla?. Si es que sí, si estás por la labor, te invito a que bajes a mi ciudad y le digas a un creyente que el oro que donó con todo el esfuerzo y el amor del mundo para la nueva corona de su virgen, es un sin sentido. Te lo digo porque yo sí contribuí en su día a esa corona que representa para ti "boatos y oropeles sin sentido". Si tanto adoráis el pobrerismo eclesiástico que empobrece a la Iglesia y deja igual de pobres a los pobres, porqué no os hacéis pobres como San Antonio Abad y se vais al desierto a vivir radicalmente la pobreza. ¿A que no hay?. Eh, no te lo tomes a mal, que yo no quiero que lo hagas Caraguevo, pero estaría plenamente en consonancia con vuestro pobrerismo.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Tan radical es una postura como la otra. No deja cualquiera todos sus bienes y se hace ermitaño, pero sí es más fácil que alguien cubra de oro una imagen y le niegue ayuda al necesitado. La vanidad...don Bate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allá cada cual con la voz de su conciencia. Grave es su peso y ligera su carga.

      Eliminar
  22. ¿Tú que quieres para tu madre?, lo mejor, siempre lo mejor, con esa idea uno dona el oro que no tiene para la corona de su virgen, su madre. Hasta el mismo Jesús en Marco 14 nos enseña algo relacionado con este asunto:

    "Estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, recostado a la mesa, vino una mujer que traía un frasco de alabastro con perfume puro de nardo, de mucho precio; quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza.
    Había algunos que se decían entre sí indignados:¿Para qué este despilfarro de perfume? Se podía haber vendido este perfume por más de trescientos denarios y habérselo dado a los pobres. Y refunfuñaban contra ella.
    Mas Jesús dijo:
    Dejadla. ¿Por qué la molestáis? Ha hecho una obra buena en mí. Porque pobres tendréis siempre con vosotros y podréis hacerles bien cuando queráis; pero a mí no me tendréis siempre."

    ResponderEliminar
  23. No hombre no. No confundamos a la gente. La Semana Santa Sevillana está fenomenal. Es cierto, es un delirante exceso de oropel en muchos aspectos. Pero eso es fruto de un largo hitórico legado de devoción barroca. En mi tierra natal, Lérida, también había procesiones lujosas, cofradías centenarias. En 1936 lo quemaron todo. Ahora, nuestra Semana Santa es feucha y pobretona, la verdad. Nazarenos de tergal. Un excuñao mio de Cadiz, al paso de los pasos, ajeno al respeto general, explotaba de risa al ver las bombillitas cutres, los carromatos con ruedas, los nazarenos mal vestidos y repartiendo caramelos, los romanos tripudos fumando puros... Ahora, a mí me gusta, y a los leridanos también. La calle se llena y mucha gente recuerda con cierta emoción y respeto que algún día fueron católicos. Así que cuando alguien te trate de ofender diciendo que en Sevilla gastan mucho en su Semana Santa, les dices, bueno, si te gusta más la de Lérida (y las habrá más cutres, no lo dudes)... Con eso te quiero decir que todo tiene sus excepciones, sus aqueles, sus contradicciones. Pero las ideas centrales deben estar claras.

    Nota: Que conste que dos o tres pasos de mérito tenemos, ehhh? Hombre, no son Berruguetes, pero oyesss

    ResponderEliminar
  24. Disfruta con esto, no son Berruguete, pero..

    http://www.youtube.com/watch?v=3WVb5LC3BPs

    http://www.youtube.com/watch?v=cdxDNVF6DWk

    http://www.youtube.com/watch?v=jGyhxyuFS1E

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.