domingo, 24 de marzo de 2013

El constructor de iglús -3º parté-

A la necesaria pregunta de su amor por la nieve, el hielo y las auroras boreales, Fernando, el constructor de iglús me habló de la siguiente manera: "La primera impresión que recibe uno como un susurro al desembarcar en la isla de groenlandia, es el bálsamo que desprende la naturaleza salvaje que lo invade todo. La fragancia que desprende la madera de las casas cercanas al puerto, casas de pequeña construcción construidas y edificadas por forzudos marineros vikingos que pasan aquí buena parte del año. El salitre quejumbroso y húmedo que corroe el frío aire de la isla, la hierba que todavía no se ha ocultado tras la nieve, como un montón de recuerdos. Los graznidos de las gaviotas retumban en toda la isla con la fuerza de un viento huracanado, con el nervio de un grito punzante al que cuesta acostumbrarse. Uno se tiene que acostumbrar, qué remedio, a esos bichos voladores a los que desde el primer día se comienzo a odiar. ¿Se puede odiar a unas criaturas creadas por Dios para El sabe para qué, y con qué fin? Se puede. ¿Para qué diablos fueron creadas?, no lo tengo claro, BaTE, el fin, no me cabe la menor duda, es para poner a prueba los nervios en cada uno de los trescientos sesenta y cinco días que pasé en esa isla alejada de todo, y de todos."

3 comentarios:

  1. muy buena la manera en que presentas a este hombre y el mundo que lo rodea me trasportaste a su lado excelente nota.

    ResponderEliminar
  2. Me entra frío solo de leer esta serie suya. :-)

    ResponderEliminar
  3. Hello, just wanted to say, I liked this post. It was funny.
    Keep on posting!

    Feel free to visit my blog post :: natural cellulite treatment

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.