lunes, 18 de febrero de 2013

Maribel Verdú:"un sistema que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos"



Una buena definición de las subvenciones al cine español la que hace la Sor Maribel de Calcuta de ese juguete caro, muy caro y acabado, que hemos dado en llamar industria del cine. Si yo fuese el ministro de Cultura ayer me hubiese levantado del asiento echando leches y me hubiera largado de la Gala perroflaútica de los Goya, que se queden estos chabacano  con sus chorradas y sus niñateces de niños pijos. Acto seguido, eliminaba toda subvención al cine español y pronunciaría con tono solemne: Pa chulo, mi pirulo. Ahora vais a ganar la pasta con el sudor de vuestra frente, como hace todo hijo de vecino. De vergüenza ajena. ¿La tienen? evidentemente, no. Y qué es la vergüenza frente a la pasta gansa que se llevan por vivir como marajás sin pegar un palo al agua, se preguntarán. Pitorrearse y atacar a más de medio país les sale gratis. Qué coño gratis, es que encima les pagan. El síndrome de Estocolmo está llegando muy lejos.

Ocho años de ruinas zapateriles callados como putas y putos, ocho años mirando para otro lado, con la CEJA por delante y la mano por detrás, y sale ahora esta casta concienciada de sus privilegios a pedir más de lo suyo. O sea, más subvención y más privilegios. ¡Ni agua!. El agua en todo caso para el pobre padre de Candela Peña, que según confesión de la actriz, murió "en un hospital público sin sábanas y sin poder beber agua porque no había". Ay, con lo fácil que hubiese sido dar un telefonazo a tú a miga Pe o a su marido Ja para que buscasen una cama en uno de esos hospitales californianos que tanto detestan... Que esta tropa de verduleros y voceros de la ultraizquierda más rancia y montaraz de Europa es frívolona y más cursi que un arado de pavos reales ya lo sabíamos,  pero que una titiritera saque a relucir la memoria de su padre muerto con una mentira, afirmar que falleció sin poder beber agua en un hospital público para tergiversar una situación política, ya pasa de castaño a oscuro.

La última peli de Fernando Trueba, para que nos hagamos una idea, generó en taquilla 400.000€. Con esa pasta no tiene la "gentedelacultura" ni para el atrezo. El cine español es un bodrio absoluto, una sordidez infumable que oscila entre las películas con temática sobre la guerra civil con fascistas malvados, curas salidos y milicianos heroicos, pasando por sagas como Torrente y desembocando en rijosos experimentos para niñatos con las hormonas disparadas como es el caso de "Mentiras y Gordas", de la cual fue guionista la antigua ministra de Cultura Gonzalez Sinde, otra de la CEJA. Están desprogramados e incapacitados para producir un cine digno que se salga del guión preestablecido por la progrez y los sentimientos más bajunos: culos por aquí, drogas por allá, mariconeo a tutti plen, chulos, putas, progres buenos, curas malos, guerra no, apaciguamiento sí y buen rollito y pensamiento débil en lontananza. Una basura evitable. Que les den. Con mi dinero, no. Lo escuché hace tiempo y no se puede decir más con menos palabras: "Cine español, toreros americanos..."

6 comentarios:

  1. Es una pena que utilizaran ayer una gala para eso, pero vamos no me sorprende lo han hecho muchas veces...

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja ja ja ...

    Cada día eres más divertido ...

    JA!

    ResponderEliminar
  3. No vi los Goya, pero algo he leído, y es tanta la repetición de jugadas, que ya no mueven a nadie. Ojalá alguno de ellos fuera capaz de defender una auténtica CAUSA en lugar de protestar siempre porque les parece poco lo que se llevan de nuestros impuestos para 'crear' obras vergonzosas. Con la que está cayendo...

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay, el arado de pavos reales! Lo que me pude reír cuando lo leí por primera vez, don Bate.
    Yo no sé si son cursis, porque no les veo en el papel de tales; ahora, vulgares y jetas, lo son de sobra. De vergüenza, asistir a las chorradas demagógicas que salen esos piquitos.
    Y se extrañarán de las salas vacías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lleva usted razón Gaugamela, son más vulgares y jetas que cursis, pero el cuerpo me pedía sacar a pasear a los pavos. Está el día esplendido.

      Eliminar
  5. De el Blog El Café de Octa:

    No sé quién dijo que los viejos compensan el lamentable hecho de que no poder dar malos ejemplos con una sobredosis indiscriminada de buenos consejos. En esto pensaba yo cuando el zapping me arrojaba a la gala de los goya. Por supuesto, me escapaba de allí en cuanto recomenzaba la película de mamporrazos del Bruce Willis que echaban en otra cadena. Encontraba más verdad en Bruce Willis que en nuestros actores (bueno, en los de usted, lector, en todo caso). Pero la verdad que ofrecían los mamporrazos del Willis era tan mínima, que me acabé yendo a la cama. Así que ví poco de los goyas, pero lo que vi fue demasiado. Dejemos de lado la mala educación que supone invitar al ministro de cultura a tu casa para después reírte de él cuando lo tienes sentado frente a tí en la mesa... a ese mismo ministro de cultura a cuyas puertas estarán llamando hoy en busca de una subvención; dejemos de lado, incluso (que ya es mucho dejar), los chistes malos sobre un país al que ya nadie parece tomar en serio (el mío). Lo que sorprende es que con una gala tan cutre como la que montaron, esa genta tenga el coraje de llamarse actores. Pero claro, puesto que no nos pueden dar buenas actuaciones, nos intentan dar buenos ejemplos. De ahí la competencia por el Goya de la indignación moral, que ya saben ustedes que (la indignación moral, no Goya) es esa actitud que encuentra más nobleza en la náusea que en el apetito. En realidad, si se piensa bien, fue una españolada, pero venida a menos, porque a esa gente todo le viene grande, hasta las españoladas.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.