viernes, 1 de febrero de 2013

Juramento de Hipócrates, ¿quién lo cumple?

Me he levantado esta mañana de la cama con una propuesta que hacer a la humanidad sufriente: desterremos de una vez a esos matasanos que se pasan por los huevos el juramento de Hipócrates a una isla desierta. A una isla, ojo, sin wifi y sin club de golf, por supuesto, y donde puedan seguir cultivando tranquilamente y sin que nadie les moleste su pasatiempo favorito: jugar a ser dios. Guau, qué sensación más alucinante y grandiosa tiene que ser eso, jugar a ser dios. Pro-abortistas  eutanasistas, eugenesistas, etc, lo mejor de cada casa, todos en alegre comandita deben marcharse a tomar por culo de los hospitales que mantenemos con nuestros impuestos. A degradar almas y matar seres humanos a vuestras zahúrdas y con vuestro asqueroso dinero manchado de sangre inocente, raza de víboras. 

Recordemos, que falta nos hace, que el siempre luminoso juramento hipocrático es un juramento público, o lo era hasta hace bien poco. Los tiempos, que adelantan una barbaridad. Su contenido y su práxis es de carácter ético, encausado sabiamente para orientar la práctica de su oficio. Es también el juramento que se basa a partir de la responsabilidad del ser humano y conciencia de ella. Recordemos también que la medicina no sólo es ciencia, sino también arte y acercamiento al que sufre, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas para el enfermo que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico. 

Extraído del juramento: "Jamás daré a nadie medicamento mortal, por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo; tampoco administrare abortivo a mujer alguna". Pues eso, que desgraciadamente una gran parte de los médicos se pasan por las gónadas el antiguo compendio de Hipócrates. ¿Alguien lo duda? Vergüenza. ¡A la Isla del doctor Moreau con ellos!.


Para aquellos, y aquellas, claro, que mantienen que la defensa de la vida y contra el aborto es principalmente un movimiento cristiano, que evidentemente lo es, recordarles que por el 360 a.C ya el sabio Hipócrates, el que manifestó que "nunca administraré abortivo a mujer alguna", jura nada más y nada menos que por "Apolo médico, por Esculapio, Higía y Panacea (¿la Panacea..?), por todos los dioses y todas las diosas, tomándolos como testigos, cumplir fielmente, según mi leal saber y entender, este juramento y compromiso". Ahí es nada. Estos tipos, y tipas, claro, con nombres tan raritos que nombra Hipócrates en su juramento, de cristianos oscurantistas parecen tener poco. Para que ahora salgan de sus madrigueras estos progres analfabestias adoradores de Belcebú y toda su cuadrilla a predicar que la lucha contra el aborto y los doctores muertes son cosa de cuatro curas rancios y un par de exaltados que no tienen cosa mejor que hacer. 

5 comentarios:

  1. Pues sí que se ha levantado guerrero, sí, y es que no es para menos. Ayer, cuando leí la noticia sobre la exculpación que al doctor muerte le habían aplicado, me entró una impotencia tremenda. Ni justicia ni moral ni nada. Parece ser que todo vale. Y como la sentencia se basa en que hubo consentimiento por parte de las sujetas que a su clínica se dirigían, pues nada, a lavarse las manos y a otra cosa. ¡Qué vergüenza! Por decir algo suave ...

    ResponderEliminar
  2. Ellos -los jueces, los políticos, la "opinión públicada", como los llamaba Mister X, a mirar para otro lado y a lavarse las manos, como Pilatos, el pobre hombre que teniendo la Verdad delante se preguntó qué era. Hace tiempo que la justicia camina separada de la verdad. Una por un lado y la otra por otro. Esta es nuestra verdadera desgracia, y lo que acabará por hundirnos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en que la defensa de la vida NO es una cuestión cristiana, sino de todos. Así lo decía Juan Pablo II. También es verdad que hoy, la mayor parte de los que aún nos mantenemos en esta postura somos creyentes. El Dr. Nathanson decía que primero entendió su error, cambió de opinión, se arrepintió de lo que había hecho y entonces, dando charlas en favor de la vida, conoció a muchos cristianos y se convirtió. Pero primero fue la defensa de la vida, y después la conversión. Otros muchos han tenido la misma experiencia.
    ¿El juramento hipocrático se sigue haciendo hoy en día? ¿En España??

    ResponderEliminar
  4. Yo conocí a un médico que lo cumplió toda su vida.

    ResponderEliminar
  5. "La opinión publicada" ... me duele el estómago de reirme ...

    Te voy a decir lo que pienso en español y en inglés.

    Español: ¡¡¡ JAJAJAJAJAJAJA !!!!
    Inglés: HAHAHAHAHAAH !!!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.