viernes, 18 de enero de 2013

Sobre el matrimonio homosexual y otras aberraciones.


Estar a favor del matrimonio homosexual es ir contra la naturaleza, que es sabia y nos castigará por permitir una nueva forma de aberración. Lo que estaba mal hace una década, ahora nos dicen que está bien, es moderno y el colmo del progresismo. En el nombre del progresismo se están cometiendo verdaderas monstruosidades. Adoptar niños para que parejas homosexuales y transexuales jueguen a las casitas y se den el capricho de sentirse padres y madres por una temporada es otra aberración, quizás mayor que la anterior, y por supuesto "progresista". Cualquiera que tenga el inmenso honor de criar un hijo sabe que el niño o la niña necesita como el comer la figura del padre y la madre para encontrar el equilibrio necesario para no pegar el estirón encadenado a unas taras que coartaran inevitablemente su natural crecimiento. Lo importante es el niño, no el capricho de unos cuantos aspirantes a papitos. Entiendo que decir esto en el país de Nunca Jamás donde abortar es un derecho es poco menos que una provocación. Evidentemente, si todas las criaturas del planeta Tierra marchásemos juntos al unísono por el camino que marcan gays, abortistas eutanasistas, eugenesistas, a la humanidad le quedaba dos telediarios. El aborto, la eutanasia, el gaymonio, la promiscuidad, el adulterio, las relaciones prematrimoniales, el incesto.... Todo, absolutamente todo esto está profundamente interconectado. Decía el beato Juan Pablo II -Ora pro Nobis- que "Quien negare la defensa a la persona humana más inocente y débil, a la persona humana ya concebida aunque todavía no nacida, cometería una gravísima violación del orden moral. Nunca se puede legitimar la muerte de un inocente. Se minaría el mismo fundamento de la sociedad”. Pues bien, aquí llevan bastante años minando concienzudamente el futuro de la sociedad y por fin, empiezan a recoger sus frutos.

3 comentarios:

  1. Mi "profundo" análisis a ti te debe importar un carajo.
    Así que no hay gracias que valgan ni respuestas. No esta hecha la miel para la boca del asno. Y ojo con lo que escribes aquí. Esto no es un chat.

    ResponderEliminar
  2. Borges: "a un gentleman sólo pueden interesarle causas perdidas".

    ResponderEliminar
  3. Su unión es lo de menos, sin embargo, pobres los niños con padres homosexuales. Dios sabe qué futuro les esperará.
    No es machismo, es como debe ser

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.