jueves, 24 de enero de 2013

El invierno demográfico europeo: causas, consecuencias, propuestas


Sin embargo, la élite política y cultural-mediática (especialmente en
España) sigue evitando la cuestión demográfica, con irresponsabilidad suicida.
Tony Blair confió al escritor Martin Amis que el problema del envejecimiento
europeo sólo podía ser evocado “entre susurros” en las cumbres de estadistas;
“para el ethos del relativismo –concluía Amis- el problema demográfico está
tan saturado de implicaciones [morales y políticas] repulsivas, que se ha
prohibido el debate sobre ello”. Mencionar el colapso demográfico es
menos que el año anterior. No serán ellos quienes impulsen de nuevo el crecimiento económico
considerado ineducado y “alarmista”; proponer políticas natalistas parece
todavía, en muchos países, reaccionario y fascistoide. Cuando la Xunta de
Galicia debatió hace unos meses el incremento de ayudas a la maternidad, la
portavoz del PSOE Beatriz Sestayo se opuso, declarando que el proyecto
buscaba “exportar a Galicia el modelo familiar de la ultraderecha”, conseguir
“que las mujeres se queden en casa” y “vulnerar el derecho al aborto”;
también el Consejo Económico y Social de Galicia se mostró escandalizado
ante lo que consideró “una recuperación de la retórica de la familia
heterosexual y la maternidad como rol social vital”.



El invierno demográfico europeo: causas, consecuencias,
propuestas (Francisco José Contreras, Universidad de Sevilla)

7 comentarios:

  1. A propósito de tu entrada recuerdo la cita siguiente de Daniel Defoe: "El que opone su propio juicio contra la corriente de los tiempos debería ser arrumbado con incontestable verdad, pero quien tiene la verdad de su parte es un necio y un cobarde si siente miedo a confesarla a causa de la multitud de opiniones de los demás hombres. Duro es para un hombre decir que todo el mundo está equivocado menos él. Pero si ello es así ¿quién puede evitarlo?". La carga explosiva en la misma línea de flotación de nuestra civilización que ha supuesto la Internacional Feminista es mucho más destructiva que la que en su día representaron las revoluciones patrocinadas por la I Internacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La carga explosiva en la misma línea de flotación de nuestra civilización que ha supuesto la Internacional Feminista es mucho más destructiva que la que en su día representaron las revoluciones patrocinadas por la I Internacional." Así se habla don José (un placer verle por aquí). No obstante, redundando en la cuestión, que diría mi amiga Gaugamela, la carga explosiva en la misma línea de flotación de nuestra civilización por parte de la I Internacional tampoco fue moco de pavo.

      Eliminar
    2. Aceptando que las consecuencias de aquélla fueron tremendas en el plano socio-economico, (amén de otras derivadas) hay que reconocer que ésta, (la de las feministas) incide más de lleno sobre el futuro mismo de nuestra civilización, en el sentido de pervivencia de la misma. Quiero decir que las guerras, las purgas, los gulags, pueden o pudieron diezmar poblaciones enteras, pero una férrea política encaminada a no favorecer el crecimiento demográfico, por razones puramente ideológicas, nos lleva inexorablemente a la extinción. Salvo que no le pongamos pegas al hecho de que la inmigración repueble por completo la vieja Europa. En cuyo caso, dejemos hacer.

      Eliminar
    3. España ha tenido un saldo migratorio negativo en 2009 y 2010; los inmigrantes han dejado de afluir, y
      cada vez más jóvenes españoles buscan un futuro más prometedor en otros países.

      Eliminar
    4. De acuerdo, son Bate. Pero, no me negará que la crisis actual ha sido el detonante de los hechos que usted indica. En cuyo caso y, si tomamos a ésta como algo coyuntural, siempre se puede dar la vuelta a la tortilla. Otra cosa es si, para entonces, la solución ya llegará demasiado tarde. No sé si me explíco.

      Eliminar
  2. http://www.revistaecclesia.com/el-invierno-demografico-como-crisis-del-sentido-de-la-vida/

    Redundando en la cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le echaré un vistazo. Le dejo con otra parrafada del señor Contreas:

      “Con el declive creciente de la religión (en Europa, que no en el resto del mundo) y el descrédito de sus sucedáneos seculares (en los dos primeros tercios del siglo XX todavía muchos europeos creían que era preciso tener hijos “por la patria” o “por el socialismo”: ahora ya no), probablemente la filosofía implícita del hombre de nuestra época viene a ser: “he sido arrojado por azar a una existencia en la que me descubro atrapado, y que carece de todo sentido o finalidad; ya que estoy aquí, intentaré minimizar el sufrimiento durante los años que me toquen, llevarme bien con los demás, etc. … pero nada de sacrificarme por grandes empresas a largo plazo, ni de esfuerzos cuyo fruto no me vaya a dar tiempo a cosechar”.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.