miércoles, 29 de febrero de 2012

UPyD: 252 –"el principio del interés superior del menor a continuar su vida cotidiana y su educación con ambos progenitores y con sus respectivas familias."


Muy interesante y de mucha enjundia las propuestas de UPyD en este tema, el de la custodia compartida. Me toca de cerca y sufro pacientemente las consecuencias políticas y sociales de haber convertido al hombre, al padre en este caso, en un invitado de piedra en la educación de su hijo, en algo poco menos que un subvencionador de su existencia.
Sobre todo me parece justo e imprescindible llevar a cabo el punto 252 propuesto por el partido de R10: –”el principio del interés superior del menor a continuar su vida cotidiana y su educación con ambos progenitores y con sus respectivas familias”.
Esto, desgraciadamente, hoy en día casi no se da. Manda la madre, la mujer, la ley está con ella, aunque ésta, la madre, sea una bruja que utiliza al niño o la niña para vengarse lentamente, en un tipo de tortura china de nueva invención, de su antigua pareja, el padre del hijo en común. El “nosotras parimos nostras decidimos” ha hecho mucho daño. No se lo pueden ni imaginar.
UPyD en su programa electoral no es contrario al aborto como un derecho más de la mujer, al igual que los sociatas. Mientras no cambien este demoledor punto de sus propuestas políticas, yo no votaré a este partido. Jamás. UPyD, mientras tanto para mi, es un partido pro-abortista. Está bien que la gente lo sepa, si queda alguien que aún no lo sabe. Por tanto, este sano interés de UPyD por los hijos, por los niños y por los más débiles -en este caso la criatura que está por llegar-, me parece una forma más –delicada, dañina y atroz-de hipocresía.


lunes, 27 de febrero de 2012

¿Quién mató al panfleto para adolescentes ociosos "PÚBLICO"?

http://www.intereconomia.com/blog/apasionante-misterio-asesinato-%E2%80%98publico%E2%80%99-20120227




Somos Héroes

Este tipo, Salvador Sostres, es el articulista más seductor, original y rebelde que nutre en estos tiempos mansurrones y relativistas la prensa española. Hoy en un artículo ciertamente tierno me ha tocado en lo más profundo, la paternidad, en lo más serio y sentido que ha pasado en mi vida, el ser padre. 


No tengas hijos si no tienes madera de héroe. No tengas hijos si no estás dispuesto a luchar incluso después de haberte quedado sin fuerzas, si no eres capaz de seguir creyendo cuando pierdas la fe. Los padres no tenemos más remedio que ser héroes. La proeza de estar muertos de miedo y ser capaces de transmitir seguridad y templanza. El milagro de no morir de un colapso cada vez que imaginamos, con quirúrgica precisión, los peligros que acechan a nuestros hijos, el daño que podrían hacerles y lo frágiles que en el fondo somos para protegerles. Somos héroes y no tengas hijos si crees que no lo eres.
Los padres somos héroes, héroes sin capa ni sobrenaturales poderes. Somos héroes a la intemperie, héroes contra la bancarrota y contra el pavor de tener que serlo. 
Si todavía crees que lo más importante es tu felicidad, no seas padre, ni madre: te abrumará el proceso. Si no estás dispuesto a aguantar decepciones y humillaciones, la paternidad no es tu carrera. Cuando descubres que tu mujer te ha sido infiel, ahí está el padre héroe que se sobrepone al dolor y piensa en cómo el divorcio destroza a los hijos y en cómo se les desmorona el paraíso. Ahí está el padre héroe masticando su orgullo hasta poder tragárselo para proteger la infancia lisa y estructurada de sus hijos. Cuando descubres que tu marido es un crápula, ahí está la madre heroína tomando las riendas de su familia, reconduciendo la situación con amor y firmeza. Cuando ya no os podéis soportar -salvo en los casos de violencia física o de locura repentina-, ahí están dos héroes reinventándose, reanudándose, creciendo en el amor heroico a sus hijos. Somos imperfectos pero no nos rendimos jamás. Somos héroes.
Somos héroes del día a día, héroes de guardia, héroes sin excusa, héroes de una estirpe de titanes y de una resistencia infinita. Héroes en la adversidad, héroes en la soledad cuando mece a los enfermos; héroes, a veces, en la total y absoluta incomprensión, y en el rechazo y en el enfado de nuestros hijos.
Siempre por primera vez, siempre improvisando, siempre sin saber del todo si acertamos, buscando siempre el último reducto de verdad y de pureza, somos héroes. Por encima de nuestra felicidad, pisoteándola si conviene, de nuestro orgullo, arrinconándolo como a un trasto viejo, de nuestra larga lista derechos, caprichos, preferencias. Somos héroes.
Héroes en silencio que rehuimos la medalla y el aplauso, y que no tenemos necesidad de recompensa ni de ningún reconocimiento. Nos basta con verles sanos, alegres y buena gente. Y si además de vez en cuando nos vienen a ver, nos abrazan y nos dicen que nos quieren, ya nos podemos morir tranquilos, como los héroes que han cumplido con su misión y su cometido. 
Somos héroes. Tan mágicos como el misterio de la vida, tan trágicos como el terror a la muerte.

domingo, 26 de febrero de 2012

«Se ha cumplido el tiempo: el Reino de Dios está cerca»

De hecho, la vida de los mortales está plagada de lazos de ofensas y de redes de engaños... Y como quiera que estas redes las había tendido el enemigo por todas partes y en ellas había envuelto a casi todos, era necesario que viniese uno que fuera más fuerte y mayor que ellas, para que las triturase y así dejase expedito el camino para cuantos le sigan. Por esta razón también el Salvador, antes de unirse con la Iglesia, fue tentado por el diablo... para vencer las redes y poder mirar por ellas y, a través de ellas, llamar hacia sí a la Iglesia, con el fin, sin duda alguna, de enseñarla y mostrarle que no se debe venir a Cristo por el ocio y los placeres, sino a través de muchas tribulaciones y pruebas.

        Por eso no hubo nadie que pudiera vencer semejantes redes, porque, como está escrito, todos pecaron (Rm 3,23)... Por eso únicamente nuestro Señor y Salvador Jesucristo no cometió pecado (1P 2,22)., sin embargo el Padre le hizo pecado por nosotros, para que en la carne semejante a la del pecado y a causa del pecado condenase al pecador.


Vino, pues, a estas redes, pero únicamente él no se vio envuelto por ellas, antes al contrario él las rompió y las trituró, y dio así a su Iglesia confianza para atreverse ya a quebrar los lazos, atravesar por las redes y decir toda animosa: Nuestra alma se escapó cual pájaro del lazo de los cazadores: el lazo se rompió y nosotros quedamos libres (Sal. 123,7).
        

Pero, ¿quién quebrantó los lazos, sino el único al que ellos no pudieron atrapar? Efectivamente, aunque él también estuvo sujeto a la muerte, voluntariamente, que no forzado por el pecado, como nosotros, él fue el único libre entre los muertos  (Sal. 87,6 LXX). Y por que fue libre entre los muertos, una vez vencido el que tenía el imperio de la muerte, arrancó la cautividades que subsistía para la muerte. Y no sólo él mismo se resucitó de entre los muertos, sino que junto con él resucitó a los que estaban cautivos de la muerte y junto con él los hizo sentar en los cielos (Ef 2,5s). Por eso, subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad (Ef 4,8).



Orígenes (v. 185-253), sacerdote y teólogo 
Comentario al Cantar de los cantares, Tercero II, 27-33; SC 376


Revolución Francesa: "Soy el odio a todo orden que el hombre no haya establecido y en el que el hombre no sea rey y Dios a la vez""


Por fin el Papa lanzó aquel grito de alarma el 29 de junio de 1972 con motivo de la festividad de san Pedro y san Pablo: "El humo de Satanás entró por alguna hendidura en el templo de Dios: la duda, la incertidumbre, la problemática, la inquietud, la insatisfacción, el enfrentamiento se manifiestan. La duda ha entrado en nuestras conciencias". ¿Cuál es esa hendidura? Podemos situarla en el tiempo con certeza, podemos señalar el momento en que se produjo: 1789 y darle un nombre, la Revolución Francesa. Los principios masónicos y anticatólicos de la Revolución Francesa tardaron dos siglos en penetrar en las cabezas clericales y en las cabezas mitradas. Hoy ya es un hecho consumado; ésa es la realidad y la causa de las perplejidades de los católicos inquietos. Fue menester que los hechos estuvieran ante nuestros ojos para que lo creyéramos, pues a priori pensábamos que esa empresa era imposible, incompatible con la naturaleza misma de la Iglesia ayudada por el Espíritu de Dios: En una página famosa, escrita en 1877, monseñor Gaume hacía que la Revolución Francesa se definiera a sí misma del modo siguiente:

"Yo no soy lo que se cree. Muchos hablan de mí y bien pocos me conocen. No soy ni el carbonarismo ni la sublevación ni él cambio de la monarquía en república, NI la sustitución de una dinastía por otra, ni la perturbación momentánea del orden público. No soy ni los alaridos de los jacobinos, ni los furores de la Montaña, ni el combate de las barricadas, ni el pillaje, ni el incendio, ni la ley agraria, ni la guillotina... No soy ni Marat, ni Robespierre, ni Babeuf, ni Mazzini, ni Kossuth. Esos hombres son mis hijos, pero no son yo. Lo que hicieron son mis obras, pero no yo. Esos hombres y esas cosas son hechos pasajeros en tanto que yo soy un estado permanente... Soy el odio a todo orden que el hombre no haya establecido y en el que el hombre no sea rey y Dios a la vez"

viernes, 24 de febrero de 2012

Los terroristas callejeros de la “primavera valenciana” siguen un “manual de lucha” calcado de los utilizados durante años por los cachorros etarras de Jarrai y Segi


Los últimas operaciones policiales que hace unos años terminaron con la desarticulación de “Segi”, la organización juvenil que aglutinaba a los cachorros de ETA, descubrieron un “Manual Básico de la Lucha Popular” en el que se recogían completas instrucciones de actuación dirigidas a los terroristas callejeros.
Aquel documento, de 22 páginas, sirvió en su momento al juez Fernando Grande-Marlaska, recién elegido ahora presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, para encarcelar a los principales cabecillas de la organización proetarra y, al parecer, se ha convertido en una herramienta de uso común para todo tipo de movilizaciones filoterroristas, radicales y antisistema.  (SIGUE...http://www.paisvasco-informacion.com/2012/02/los-terroristas-callejeros-de-la.html#comment-form)



miércoles, 22 de febrero de 2012

Cuaresma


Agazapado en un rincón de la escalera que unía el bar de mi padre con la casa que padecimos, aprendí a querer a la Macarena, al Cristo del Cachorro, a Jesús de Pasión, al Calvario. 
Comencé a sentir la Pasión como una forma de ver la vida, de vivir los días. Los hombres del bar alternaban con cercanía, con cariño, pero también con la exaltación que produce los amores queridos que riñen. Me hacían sentir un privilegiado por encontrarme ahí, escondidos de mis mayores, paladeando cada una de las palabras que me llegaban, soñando con ser yo el protagonista de esas historias de encuentros con la madre de Dios, que en Sevilla se llama Macarena .
"Niño acércate para escuchar mejor, miarma",  me decía siempre la misma persona, la que antes descubrió en mis ojos ilusionados que me quedaba embobado escuchando hablar de las cosas de la tradición, el mismo hombre que con unos tintos de más se lanzaba por una saeta cargada de emoción, harta de penas…..Ay Macarena de nuestras esperanzas...
Tres veces negó San Pedro al Señor, y tres severos golpes de llamador levantan un paso al cielo de Sevilla. Toda la semana santa sevillana esta cargada de alegorías. Todo está en su sitio, en el momento justo. Noches de humos de tabaco, de aromas de aceitunas pobres, de luces viciada de los bares de antes. Retablo de las maravillas contadas al calor de una querencia, de un recuerdo que queda grabado a fuego en la memoria que elige el camino más corto para herir. Encuentro deseado de unos hombres que a veces lloran de emoción evocando sus recuerdos, el vino ayudaba, pero la melancolía era verdadera, puntual, no fallaba.
Aparecía como una suerte de fantasma el primer día de cuaresma, ese primer día que la radio programaba su edición especial para la cuaresma, bendita cuaresma. Las primeras marchas procesionales del año sonaban a gloria, y las torrijas de mi madre eran y seguirá siendo lo mas sublime y delicioso que he tomado y tengo la certeza, probaré en esta vida. La magdalena de Proust al lado de las torrijas de mi madre, un mal y leve recuerdo. 

La semana santa de Sevilla es un mundo que tiene su lenguaje, sus vericuetos, en el que todos los sentidos tienen que estar alerta, donde cualquier detalle es una categoría y la luz, un simple atrezzo para deslumbrar a una virgen de Sevilla.






lunes, 20 de febrero de 2012

Mi esperada crónica de los Goyas (sin premio) 2012

Santiago Segura ha estado de puta madre en su locución a la Academia del Cine, lo demás no me interesa lo más mínimo. La bazofia gregaria de siempre. Estos tipos a parte de ser unos cursis redomados, es que son inaguantables. He dicho.









Si no se ve el vídeo, me pinchan aquí.




Sobre lo de Valencia (y van...)

Que un alto cargo del PSOE, en este caso, su vicesecretaria general Elena Valenciano, ahí es nada, defienda a los niñatos que gritan y amenazan con “quemar las calles de Valencia”, me recuerda triste y desgraciadamente (y no es una exageración) al Azaña republicano que paralizó en seco cualquier intento de frenar los graves y organizados disturbios del 36, arguyendo que “.. todos los conventos de Madrid no valen la vida de un republicano”. 


Las izquierdas en general, y la española en particular, justifican las tropelías de la chusma que no respeta la ley ni el orden ni la democracia (ese palabro con el que se llenan la boca y no saben a qué sabe) atribuyéndolas “al pueblo”, así se curan en salud los muy rufianes, y culpando a la derecha y a la iglesia (¿?) por haber provocado a los trabajadores y por recortar derechos sociales. Y aquí seguimos -qué desgracia más desgraciada...- en este secarral y con esta izquierda garbancera, zafia, analfabeta, traidora al país y entregada al grupo prisa (¿o son los mismos?). En fin.


Me explico, no quiero comparar –de momento- a los socialistas, los comunistas y anarquistas que quemaron las iglesias y los conventos españoles en el 36 con esta pandilla de niñatos saciados de todo, inflados y harto del estado del bienestar que enseñan los sucios dientes y amenazan con quemar las calles de Valencia. Mi Valencia, aunque practique la sevillanía. Pretendo, confrontar el Psoe de los años 30 del siglo pasado, con este, el actual. Ideológicamente, no están tan alejados. Los mamones que incitan a los niños de Valencia - otros no son tan niños- a hacer lo que están haciendo,  para que quede claro, son los mismos que nos "han traído la liquidación por derribo de las dos fuentes educativas por excelencia: la familia y la escuela.” (Don Quicio dixit). O sea, la PSOE y sus satélites. No falla.


PD: Anda coño! Matías Prats también va con los pacíficos estudiantes.


domingo, 19 de febrero de 2012

“¡Ahora a tomar cervezas y a vivir. Salud compañeros y compañeras!”


(Click...). Luego dirán que se preocupan por los parados y les tienen en un sin vivir los que viven en la más absoluta de las miserias que ellos, curiosamente, han ayudado a inflar con su sepulcral e interesado silencio. Es que ni siquiera tienen estos frescales, estos chulos al servicio de la ruina, la pobreza y el hampa piquetero la pequeña delicadeza y la decencia de soltar estas chulerías en la intimidad de sus cuarteles sindicales, nada, nada a chulear que son dos días. “¡Ahora a tomar cervezas y a vivir. Salud compañeros y compañeras!”. Tras esto, todos han entonado la Internacional:
¡Arriba, cerveceros de la Tierra!
¡En pie, famélica legión!
Atruena la razón en marcha:
es el fin de la opresión (por el cinturón)….





Para los interesados decirles que no me he podido pasar por la mani...



Mstislav Rostropóvich




Consagrado, una vez más, como el violonchelista más importante del siglo XX, ¿cual es visión personal de su propio puesto en la historia de su arte?


No soy la persona más adecuada para responder esa pregunta. Por otra parte, el violonchelo, y la música, son, para mí, algo esencial de mi vida: sin ellos no hubiera podido vivir, ¿a que plantearme ese tipo de preguntas?
¿Cómo se llega a ser Rostropóvich?

¡No lo se…! Dios debió crearme de una cierta manera, o darme ciertos dones.


¿Cree usted en Dios?, ¿cree que Dios se ocupó de su nacimiento y carrera?

¡Por supuesto..! Dios nos ha creado a todos.





Pero no todos llegamos a ser Rostropóvich.

¡Afortunadamente…! En mi caso, supe, desde niño, que estaba «condenado» a la música, al violonchelo. Fue algo muy natural. No podía ser de otra manera. Toda mi vida ha estado consagrada a la música, al violonchelo. Ha sido mi manera de llegar a ser feliz. La justificación de mi vida. Se lo debo todo. Lo he dado todo. Ha sido y es mi manera de comunicarme con Dios, de comunicarme con el orden supremo de todas las cosas creadas.


¿Cual es la parte del dolor, el sufrimiento, en la obra y la carrera de un artista?


Enorme. Y, al mismo tiempo, el dolor, el sufrimiento, son una parte esencial en la formación y la liberación del alma de un artista. En mi infancia, en mi juventud, cuando estudiaba, tenía compañeros que estudiaban mucho más que yo. Los había, por ejemplo, que eran capaces de pasarse horas estudiando, trabajando, mientras seguían, en la radio, o la televisión, un partido de fútbol. Yo consagraba menos horas al trabajo, quizá, pero sabía que el arte, la música, el violonchelo, eran una manera que permitiría llegar a ser yo mismo, me permitirían alcanzar un mundo mejor, a través del arte. De ahí que, al final, he llegado a ser feliz. Y el sufrimiento, en mi caso, queda en un segundo plano.
Esa capacidad de interpretar una misa de Bach, al mismo tiempo que se contempla un partido de fútbol, en la televisión, me recuerda el caso de los grandes criminales nazis, o comunistas, capaces de dirigir inmensos campos de concentración y tortura de otros hombres, mientras ellos escuchaban a Mozart.

Algo espantoso, desalmado. Pero, al final, el gran arte acabará triunfando.


¿Cree usted que el arte tiene alguna utilidad práctica?, ¿puede el arte combatir la miseria del mundo, de alguna manera?

El arte es una parte esencial de la vida humana. Como la religión. Es una fuente de libertad y enriquecimiento moral. La salvación misma del hombre, de la humanidad, entera, dependen de la belleza y el arte. Es la belleza la que da un sentido a la vida humana. A través del arte, nos comunicamos con nuestros antepasados, con nuestros muertos, y transmitimos a los hombres que vendrán el legado de nuestra vida espiritual.


Salvamos nuestras almas, pero estamos indefensos ante la inmensidad de la miseria física universal.

¡No…! Siempre podemos hacer algo. Yo he ganado mucho dinero con la música. Pero también doy mucho. He creado una fundación. Ayudo a crear hospitales. La solidaridad, la fraternidad, son cosas espirituales y materiales, al mismo tiempo.


Cioran decía que los castellanos y los rusos tenían en común una cierta locura mística, y citaba el caso de Teresa de Ávila y de Dostoievski.

¡Llevaba razón….! Esa locura mística es una formidable riqueza espiritual.


¿No cree usted que el arte, la cultura, la vida del espíritu, están hoy amenazados por la colonización industrial del planeta?

Hay muchos riesgos, pero el arte, la belleza, nos harán libres. Recuerde los Evangelios.


Usted sufrió en su carne algunas de las páginas más dolorosas y endemoniadas de la vida del hombre del siglo XX, ¿cuales son sus esperanzas y temores ante el siglo que comienza?


Mire, hace poco estuve en el norte de Alemania, en un lugar desde donde los nazis lanzaban sus bombas teledirigidas contra Londres… en ese mismo lugar, yo estuve dirigiendo el Réquiem de mi amigo Benjamín Britten. Al acabar la interpretación, estaba llorando. Y había otros espectadores, ingleses y alemanes, que también lloraban. En el mismo lugar desde donde se fabricaban instrumentos de muerte y destrucción, el hombre, ingleses, alemanes, un ruso como yo, interpretábamos una obra de perdón y misericordia, de memoria y reconciliación. El hombre del siglo XX bajó a los infiernos más atroces de la historia; pero, finalmente, a través del arte, a través del perdón y la compasión, nosotros podemos seguir viviendo y transmitiendo nuestra fe, nuestra confianza y nuestra esperanza en el arte y la belleza, que nos harán libres.





Britten - War Requiem



¿Por qué no podemos dejar de llamarnos cristianos?


Cristina Cifuentes, flamante delegada del gobierno en Madrid, ha pedido -ella sabrá porqué- que el Partido Popular sea coherente ¿? con sus planteamientos en política social, y quite de su definición institucional el término “cristiano”. A mi me parece genial que lo hagan, es más, ya están tardando sus señorías en hacerlo, carajo. Para más inri, hoy mismo, su vicesecretario de Comunicación, Gonzalez Pons, ha declarado solemnemente, como es su estilo, que para el partido, «el apelativo ‘cristiano’ no tiene connotación religiosa» (tal vez para él y su partido el apelativo “cristiano” solamente tenga a estas alturas del relativismo connotaciones futbolísticas, no me ha quedado claro… Qué patéticos son estos tipos). Leyendo estas cositas de los nuevos laicistas y progresistas peperos me acuerdo de un texto luminoso de Benedetto Croce, ¿Por qué no podemos dejar de llamarnos cristianos?:


El cristianismo ha sido la mayor revolución que la Humanidad haya realizado jamás; tan grande, tan incluyente y tan profunda, tan rica en consecuencias, tan inesperada e irresistible en su concreción, que no sorprende que haya aparecido o pueda aún aparecer como un milagro, una revelación desde lo alto, una intervención directa de Dios en las cosas humanas, que de Él han recibido leyes y orientaciones completamente nuevas. Ninguna revolución, ni ninguno de los grandes descubrimientos que han marcado un hito en la historia humana admiten comparación con el cristianismo, y frente a él resultan particulares y limitados. Ninguna revolución, incluyendo las que hizo Grecia en la poesía, en el arte, en la filosofía, en la libertad política, y Roma en el Derecho; por no hablar de las más remotas de la escritura, de la matemática, de la ciencia astronómica, de la Medicina y de todo lo que debemos a Oriente y a Egipto; y las revoluciones y los descubrimientos que siguieron en los tiempos modernos, puesto que no fueron particulares y limitados como sus precedentes antiguos, sino que afectaron a todo el hombre, al alma misma del hombre, no pueden pensarse sin la revolución cristiana, en relación de dependencia respecto a ella, a la que corresponde la primacía, porque el impulso originario fue y sigue siendo el suyo. (…) La razón de esto es que la revolución cristiana actuó en el centro del alma, en la conciencia moral y, al destacar lo íntimo y lo propio de dicha conciencia, casi pareció que le proporcionaba una nueva virtud, una nueva cualidad espiritual, de la que hasta entonces carecía la Humanidad. Los hombres, los genios, los héroes que hubo antes del cristianismo realizaron acciones magníficas, obras bellísimas, y nos transmitieron un espléndido tesoro de formas, de pensamientos y de experiencias; pero en todos ellos se echa de menos ese acento propio que nos une y hermana, y que sólo el cristianismo supo dar a la vida humana.


viernes, 17 de febrero de 2012

Carta abierta a los católicos perplejos

"El sacristán se vuelve con saludo de iglesia, y bizcando los ojos sobre el misal abierto, reza en latín la blanca sentencia:  REZO LATINO DEL SACRISTAN: Qui sine peccato est vestrum, primus in illam lapidem mittat. 


El sacristán entrega la desnuda vela apagada y de la mano la conduce a través del atrio, sobre las losas sepulcrales...¡Milagro del latín! Una emoción religiosa y litúrgica conmueve las conciencias y cambia el sangriento resplandor de los rostros. Las viejas almas infantiles respiran un aroma de vida eterna. No falta quien se esquive con sobresalto y quien aconseje cordura. Las palabras latinas, con su temblor enigmático y litúrgico, vuelan del cielo de los milagros".


DIVINAS PALABRAS -VALLE-INCLÁN-




Estoy leyendo Carta abierta a los católicos perplejos de Monseñor Marcel Lefebvre (Tourcoing, Francia, 29 de noviembre de 1905 - Martigny, Suiza, 25 de marzo de 1991)  (aquí lo pueden bajar). Podría llenar esta entrada con innumerables e inconmensurables  reseñas y cientos de  párrafos escogidos al azar y al albur de este magnífico libro. Libro imprescindible, supremo, clarividente, reprendedor, que su autor forjó de verdades delicuescentes para explicarnos el terrible daño que la Iglesia se auto infringió con el advenimiento del Concilio Vaticano II, con la triste y evitable llegada de la degeneración post-conciliar. El clero moderno, gran parte de la Iglesia cree poder acercar mejor el hombre a Cristo, insistiendo sobre la humanidad de Jesús. Olvidando así que no confiamos en Cristo porque es hombre, sino porque es Dios, que diría Gómez Dávila.

En los abusos litúrgicos vio Pablo VI el humo de Satanás que penetraba en la Iglesia. Curiosa y extrañamente, el mismo pontífice que con su reforma litúrgica había abierto la espita para que todas las corrientes demoledoras que estaban contenidas en el seno de la Iglesia se destapasen, ¿qué esperaba, entonces?  


En cierta medida, lo que pretende con su prosa diáfana y consigue monseñor Lefebvre con su "Carta" es señalar minuciosa y rectamente de dónde proviene el humo de Satanás que atenaza hasta la asfixia general a la Iglesia actual, y cómo se puede y debe apagarse el fuego de la herejía que quema la piel primera y reduce a ceniza todo lo que toca. 



"Si Vd. quiere hacerme hablar como etnólogo, le diría que lo que pasa en la Iglesia des­pués del último Concilio me llena de turbación. Me parece, visto desde fuera, que se empobrece, o que se despoja a la fe religiosa (o a su ejercicio) de una gran parte de valores capaces de hacer vibrar la sensibilidad, que no es menos importante que la razón.
Lo que me desconcierta es el empobrecimiento del ritual. Un etnólogo siempre tiene un respeto muy grande por el ritual.
Una sociedad religiosamente viva sería una sociedad capaz de enriquecer su ritual...
El etnólogo no conoce ni una sola sociedad sin dimensión religiosa...
No creo que una sociedad cualquiera pueda apoyarse sobre bases estrictamente racionales. Los hombres, para vivir juntos, tienen necesidad de algo más, de un sistema de valores que con­servan al abrigo de toda "contestación" y que constituye un víncu­lo entre ellos.
El hombre es particularmente exigente respecto a los ritos: cuanto más cambia el mundo cotidiano, tanto más se acoge a la permanencia del rito. El contacto con lo sobrenatural engendra una emoción; la emoción exige y engendra el recuerdo de emo­ciones anteriores. Todo cambio en los ritos provoca el estupor, la interrogación, hasta la incomprensión, la crítica y el rechazo. Es un grave error pensar que los ritos pueden degenerar en la anarquía sin que las creencias lo hagan también"

Entrevista a Lévi-Strauss en La Croix, Febrero 1978

sábado, 11 de febrero de 2012

Martu Garrote (PSOE): “Quemamos pocas iglesias y matamos pocos curas”


Concretamente, al término de la contienda, según el estudio de Antonio Montero Moreno, historiador y periodista que fue arzobispo de Mérida-Badajoz entre 1994 y 2004, que fue su tesis doctoral por la Universidad de Salamanca, el número de religiosos asesinados en la retaguardia republicana ascendió a 6.832, de las cuales 4.184 eran sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. Otras fuentes promovidas por la Iglesia, entre ellas el estudio de Vicente Cárcel Ortí para la preparación del “catálogo de los mártires cristianos del siglo XX”, solicitado por el papa Juan Pablo II en el marco del Gran Jubileo del Año 2000 amplían la estimación con 3.000 seglares, en su mayoría pertenecientes a la Acción Católica, con lo cual estiman en torno a 10.000 el número de víctimas pertenecientes a organizaciones eclesiásticas.
Los obispos asesinados fueron:
Florentino Asensio Barroso, obispo de Barbastro (1877-1936);
Manuel Basulto Jiménez, obispo de Jaén (1869-1936);
Manuel Borrás Ferré, obispo auxiliar de Tarragona (1880-1936);
Narciso de Esténaga Echevarría, obispo de Ciudad Real (1882-1936);
Salvio Huix Miralpeix, obispo de Lérida (1877-1936);
Manuel Irurita Almándoz, obispo de Barcelona (1876-1936);
Cruz Laplana y Laguna, obispo de Cuenca (1875-1936);
Manuel Medina Olmos, obispo de Guadix (1869-1936);
Eustaquio Nieto Martín, obispo de Sigüenza (1866-1936);
Anselmo Polanco Fontecha, obispo de Teruel (1881-1939);
Juan de Dios Ponce y Pozo, administrador apostólico de Orihuela (1878-1936);
Miguel Serra Sucarrats, obispo de Segorbe (1868-1936) y
Diego Ventaja Milán, obispo de Almería (1880-1936).

_____



Aquí más información sobre esta carroñera marxista del PSOE

martes, 7 de febrero de 2012

«Me ha parecido una hipocresía verlos ahí, sobre todo cuando les he pedido 1.000 veces que no asistan a los actos de mi marido»


Mapi de las Heras no pudo cumplir ayer su deseo: homenajear a su marido, Fernando Múgica, sin la «incómoda e hipócrita» presencia de los representantes del PSE. La viuda del histórico dirigente socialista no perdonará jamás la negociación del PSE-PSOE con «aquéllos que ordenaron la muerte de su marido» ni la deriva socialista hacia posiciones, en su opinión, más propias de la izquierda abertzale. «Perdonaría antes a Txapote que a los despreciables socialistas», asegura a EL MUNDO, minutos después de ver cómo los representantes socialistas del Ayuntamiento de San Sebastián tomaban parte en el acto de su marido.  (SIGUE...)

Europa helada

Las gélidas temperaturas se han apoderado de Europa en la última semana, con el mercurio alcanzando niveles tan bajo como los 35 grados Centígrados bajo cero. Después de lo que había sido un invierno relativamente suave, el frío repentino tomó a muchos desprevenidos.

                               
                                                                    -Mujer de Bucarets: "Necesito un Colacao""


                                                                    -Patos lituanos-


-Vaca suiza-


-Hombre paseando por Navarra-


-Barco "on the rocks"-


-Iglesia ortodoxa-


-Gárgola potando hielo-