jueves, 18 de octubre de 2012

"¡Vamos a quemar a los curas!"


Quienes se expresan de esta manera tan humanitaria y sensible, tan educada y sensata sólo son un hatajo de niñatos malcriados  -ellos se auto dominan "estudiantes" en lucha (qué sabrán estos pimpollos lo que es luchar, si todavía no saben lo que cuesta ganar un trozo de pan)- a los que sus padres, desechos de tientas de una sociedad fallida, al igual que sus cachorros, verán con los años pasar, si no lo evitan, como su prole forma inevitablemente parte de la morralla inservible que inunda este país. Señores socialistas y demás ingenieros sociales de España, con perdón, ya han conseguido ustedes materializar lo que con tanto ahínco y esfuerzo habían sembrado en estos últimos años: Una generación de alimañas inservible para nada que no sea hacer daño, destruir lo edificado con tanto esfuerzo y crear odio.

6 comentarios:

  1. Ni sé si esta generación de pequeñas alimañas tendrá, o no, remedio pasados unos años. En los ochenta una se tragó manifestaciones, encierros, protestas varias, algún que otro susto, por si las porras o las pelotas de goma..pero sin mayores consecuencias. Era mayor el afán de pasarlo bien con la peña, que la chapa con que algún iluminado pretendía "concienciar" al personal. Al menos, en el grupo que recuerdo, y apostaría que en una amplísima mayoría de los entonces estudiantes. Pero, claro, aún no había llegado la LOGSE. Aunque ya teníamos al "cojo mantecas" haciendo el cafre.
    Los cafres y vándalos creo que siempre han estado ahí. La diferencia es que ahora, además de esos, tienen enfrente a una masa que les sigue con la cabeza más hueca que un túnel. Y lo poco que puede retumbar en él son las consignas que la edad de oro logsiana, rubalcabiana y zapatética han dejado allí. Sectarismo y guerracivilismo a tope. Una desgracia. Pobres chicos.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, Gaugamela, los cafres y vándalos siempre han estado ahí. Lo que no estaba ahí, y aquí es donde reside la diferencia con otras épocas, es que aparte de la turbamulta y la mayorias de los Medios, le siguen nada más y nada ,menos que los padres, los mismos padres, todo hay que decirlo, que han inoculado en sus hijos el veneno del relativismo. Y sí, pobres chicos.

    Nosotros, al menos, teníamos a nuestros mayores y atoda una tribu detrás para encarrilarnos cuando nos poníamos demasiado pesados con los pajaritos de la cabeza, pero, ¿quienes encarrilarán a estos pobres desgraciados?.
    ¿El Estado que se lava las manos con la Ley del Menor, la escuela a la que han extraído su principal misión: instruir en el conocimiento, o los padreflautas que miran para otro lado porque en realidad ellos ni siquiera saben donde tienen la puta cabeza?

    Le doy por enterada de que los mismos cafres que salvajemente asaltaron ayer en Merida el colegio de los Salesianos, hoy han hecho lo mismo con la emisora local de la COPE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo he leído. Se da por supuesto que va incluido en el pack.
      La izquierda lleva decenios de adelanto en estas cuestiones. Las consignas se repiten desde mediados del.XIX, como poco.
      Llevo leyendo el blog del Sr. Navarth un tiempo y estas cuestiones, vistas desde la óptica de la historia del populismo ruso, no resultan nada nuevas. Más bien constata uno que, o la historia se repite, o no hemos aprendido nada y nada hemos avanzado para no dejarnos arrastrar siempre por los mismos y por las mismas causas.

      Eliminar
  3. Navarth es una de las mentes más preclara que pululan por la red.
    Y comentar el estilo decimonónico, cutre y casposo de la Izquierda española o rusa es un ejercicio puramente objetivo, Gaugamela.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.