miércoles, 31 de octubre de 2012

RED HOUSE PAINTERS- Katy song





Si tuviese que operar  a alguien en un quirófano sin medios, en medio de la sabana africana o el desierto mongol esta canción me serviría de anestesia. Probablemente, la persona al despertar de su doloroso trance ya no volvería a ser la misma. Notaría, ¿alguien lo duda?, que su monótona existencia dejaría paso suavemente a una desconocida vida donde todo lo viejo se vuelve nuevo y brillante, lo gris, claro, y lo ácido, horchata. He escuchado esta canción cada una de las 24 horas del día, y puedo prometer, y prometo, a quién sea, que la mejor hora para ponerla en el discman son las 04:23 de la madrugada. No me pregunten porqué. 

Cuando niño, me regalaron un cine Exín sin sonido que le había tocado a mi hermana mayor en una tómbola de la feria de abril de Sevilla . Hubo suerte, le podía haber tocado una muñeca chochona. Me encerraba en mi cuarto, echaba las persianas, cerraba la puerta con pestillo y visionaba una y otra vez la misma película en el reproductor; un par de capítulos de las Urracas Parlanchinas. Suele suceder cuando se mimetiza con este mundo sonoro, el de los Red House Painters, que uno pierde el control del espacio/tiempo. No se porqué inescrutable mecanismo del cerebro, mi mente asocia el ambiente cautivador y snob de mis tardes infantiles de cine autista, con esta canción. Pero es así.

3 comentarios:

  1. Sólo quería decirte que pasába por la puerta y nos hemos parado en en zaguán para presentar mis respetos.

    Soy, como sabes, muy de Red House Painters, Sun kil Moon y Mark Kozelec desde hace ya un buen puñado de años (media vida). Este tipo tiene mi edad y hemos crecido juntos, valga el paralelismo que produce la sintonía de estilos y espíritu. Es por eso creo, al menos eso me ocurre en este caso, que aunque guardo el recuerdo de la emoción de las canciones de la primera época de los Painters y esas vivencias de la escucha comunal y solitaria de los discos de la cama desvencijada, la montaña rusa descolorida, el paisaje bucólico y el molino, me gusta más su actualización.
    Sin duda para mi es uno de esos, por desgracia raros, casos en el pop en que su evolución ha sido la consecuencia de una inteligente maduración, o al menos me lo parece. El último trabajo "Among the leaves", aunque no redondo, sí que contiene algunos de los mejores temas de toda su andadura: "The Moderately Talented Yet Attractive Young Woman vs. The Exceptionally Talented Yet Not So Attractive Middle Aged Man" es encantadora tanto por la historia como por la sencillez, que no simpleza, que tiene su melodía; “The Winnery” y sobre todo “Among the Leaves” me parecen joyas del mejor Kozelec.

    Te comento esto escuchando la 5ª sinfonía de Sibelius, y cuando se ven en el cielo las bandadas de pájaros -que no de cisnes- emigrando a latitudes más cálidas. me gustaría poder hacer lo mismo cuando aquí llega la caló e irme a Gongelad o donde estén proscritas las chanclas.

    Pasando por el día de todos los Santos con un trancazo considerable entre toses y amoxicilina.

    Celebro verte tan activo. Dosificar el talento y el tiempo de dedicación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Grandísimo comentario, querido Morat.
    Nada mas tenga un rato, te contestaré como es debido.
    Ten cuidado con Sibelius que engancha.

    ResponderEliminar
  3. Morato, sigo comentándote; dices: "Sin duda para mi es uno de esos (RHP), por desgracia raros casos en el pop en que su evolución ha sido la consecuencia de una inteligente maduración, o al menos me lo parece."

    __

    Punto numero uno: Cada vez escribes mejor. Me mola mazo(me estoy madrileñizando, lo sé)el extraordinario rumbo que va cogiendo tu sintaxis, que, como bien sabes, es el espejo del alma, o algo así decía un poeta gabacho.

    Punto numero dos: RHP, Sun kil Moon, Mark Kozelec o como carajo se llame ahora mismo esta gente son el desencadenante de una maduración germinada al calor de la excelencia. La razón te acompaña, amigo, esta banda, como los buenos vinos que maduran su ser al calor de la luz opaca de las cavernas, están tocados por la gracia. Esto, lo que sea, todo el mundo no es capaz de percibirlo. Tú, al igual que yo, perteneces a ese club de las grandes cosas furiosas que siente y lo tiene presente.

    (tiro pa bajo el puente de la inmaculada; no te digo ná)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.