sábado, 27 de octubre de 2012

¿Le duele España como a mi?



 "España está preparada para una presidenta catalana". ¿Recuerdan esta frase?. Son palabras dichas por Carma Chacón. Carma, en Cataluña, y en el resto del Estado, simplemente Carmen. Evidentemente, Carmencita,  la política más sosa que ha parido España en toda su historia, pensaba en ella misma -qué cuca- cuando lanzó como un cohete a la opinión pública tal aseveración, dejando un reguero de perplejidad. Afirmación, que por extraño que parezca, se cierne verdadera por sensata. No en vano, cuando Mª. Carmen eructa al cielo estas necias palabras, no por ser catalana, sino por estar incapacitada para tan alta magistratura, aún padecíamos en nuestro país los últimos estertores del gobierno de un majadero con ínfulas de Peter Pan. Y circo. Ahora tampoco es que me consuele y reconforte el tipo que preside la nación, un contable tibio, holgazán y pusilánime como Arti, el osito dormilón , pero al menos, Arti, que diga, Mariano, no está como una puta cabra. De momento. La Moncloa no parece ser el lugar más adecuado en el mundo para buscar estabilidad psíquica, ni emocional..
Será por presidentes preparados, Carmen... Ya ves. 

Desgraciadamente, España, está preparada para todo. Desde que dirija sus designios un sectario malévolo con los cables cruzados, hasta aguantar lo inaguantable, que un par de paletos provincianos con ansias imperiales le eche un pulso al Estado. España, ya digo, está preparada para todo. Para todo, menos para defenderse, enseñar a sus enemigos los dientes con la Constitución en una mano y el estado de derecho en la otra y hacer valer su soberanía forjada en los mejores talleres durante más de medio milenio.

Un día nos levantamos, y comprobamos aterrados que la historia de la convivencia pacífica que nos vendieron es falsa. Que tenemos de vecinos, malos vecinos, de compatriotas, peores compatriotas a una sarta de interesados encabronados que claman al cielo por seguir aun siendo españoles. A mí España, como dijera Unamuno -"¡soy español, español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio; español sobre todo y ante todo"-, llega a dolerme como una madre, o mejor dicho, como una hija. Tanto es así, que si no aclaramos de una vez por toda la situación política y territorial del país, quién heredará este dolor insano y cancerígeno el día de mañana será mi propia hija. Y por ahí, no paso, miren ustedes.

No hay que tener Don de profecía ni ser un conspicuo Notredame arrebatado por la mágica superstición para percibir, apreciar, observar que estamos a un cuarto de hora para que derrapemos y acabemos definitivamente imbuido por una abulia social y política de naturaleza destructiva. Y a todo esto: ¿A usted le duele España?

4 comentarios:

  1. Uromo, como hombre de bien que eres, tenía meridianemente claro que a ti sí te duela España.

    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  2. Lo malo de este tipo de dolores es que no se soluciona eliminando el síntoma, sino que hay que ir a la raíz, vamos, hay que ser un rato bastante radicales.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.