viernes, 21 de septiembre de 2012

¿Qué he hecho todo este tiempo?


 Me he venido con todos los tratos a vivir a Collado Mediano, un bonito lugar situado estratégicamente ante las sigilosas puertas que llaman a perderse en la naturaleza vaporosa y gris irlanda de la Tierra Media. Cercano, por consiguiente, a los vigorosos picos que coronan la mágica sierra de Guadarrama y su bendita áurea. La idea primigenia y venturosa que guía mis mudanzas, sépanlo ustedes, es ir avanzando poquet a poquet, que dicen por Valencia, hasta acabar por lo menos viviendo -junto a pinguinos y  yetis blancos- en el frío Puerto de Navacerrada, al tiempo.  La cosa, y me meto en verea, es que cuando me mudé a mi nuevo acogedor palomar, principio de julio, no puse internete en casa, lo fui dejando un día tras otro hasta que hace 68 horas y 23 minutos me llego vía Seur el super kit de Jazztel. ¿Y qué he hecho todo este tiempo?

Leer. He leído -libros- como un condenado a galera, si es que leían estos pobres tipos. A eso exclusivamente he dedicado mi tiempo libre este insolente verano en el que unos paletos enfurruñados por la soberbia y el despotismo le han echado un pulso al Estado, aún a sabiendas que lo perderán, al tiempo.., ni más ni menos, sigo,, que a leer como hacía tiempo que no lo hacía, consciente que la vida está en los libros, leyendo ferozmente como el alma encogida de el naufrago borracho de sol que percibe claramente en la bruma azul marina que sólo encontrará esa isla salvadora entre las páginas de un libro. ¿Y qué he leído?. pues miren, comencé con Los pazos de Ulloa (magistral)y  seguí con El Ocho (para echar un rato), después vino Los Cristianos, de Max Gallo (enriquecedor libro para cualquiera que sienta correr por sus venas la tradición judeo-cristiana), y acto seguido España: la sociedad violada, de De la Cierva (este hombre ha sido todo un descubrimiento para mi), el Frankenstein de Mary Shelley (asombrosa novela!), otra re-lectura de Vida y Destino de Vasili Grossman (inmensa, desoladora), El amante de lady Chatterley (un profundo volcan en continua erupción), Introducción a la vida devota, de San Francisco de Sales (para los muy santos como yo...), Rebelión en la Granja (el animalismo perroaflautado al poder), Otra vuelta de tuerca (Extraño y sobrenatural panegírico de lo invisible). 

En estos momentos ando enfrascado y alucinando -y salivando como un niño dislocado ante tamaño talento- por un tocho de más de 1200 páginas del escritor norteamericano Norman Mailer, El fantasma de Harlot, y cuando lo acabe, si lo acabo, hincaré el diente a Sangre y fuego, libro escrito por mi ilustre paisano Chavez Nogales. De él, de Chavez Nogales, leí hace un porrón de años una pequeña joyita titulada La ciudad, donde con precisión quirúrgica, marca de la casa, detalla magistralmente el día a día en una ciudad de provincias, pero con personalidad propia, ¡y qué personalidad!, como es Sevilla. Mi Sevilla.

7 comentarios:

  1. Y ahora que se acerca el fresquito, ideal quedarse en casita calentito..., leyendo, claro.

    Bienaventurados los blogo-ojos que te ven de nuevo ;-)

    ResponderEliminar
  2. ¡Activo de nuevo!
    ¡Aún hay Esperanza en España! ;-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Y yo el miércoles pasé por la puerta de tu casa, (tengo hasta una foto del evento), pero como iba a cosa hecha no me pude parar a tomar un café contigo... La próxima será.

    Muy bienvenido,que dice nuestro amigo CVM.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. De los nervios se ha puesto Mariano al enterarse de tu vuelta internetera.
    No le des mucha caña al principio que ya no tiene ciclismo en la tele.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me alegra leerte de nuevo. Y de este modo.

    ResponderEliminar
  6. Buff, andaba preocupado... Le hacía en una cartuja, madre mía... Se le necesita aquí

    ResponderEliminar
  7. vaya lista! me has dado un buen montón de ideas para leer ahora que se acercan los días grises ;)
    un saludo para el blog!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.