jueves, 27 de septiembre de 2012

Mentiras catalanas



Una nación se construye de muchas y diferentes maneras; la mentira, la falsedad y la vaporosa “quimera”, en el caso catalán, forman y formaran –quién lo duda- parte esencial de los futuros pilares que sostengan al previsible Estado (del ánimo) Catalán. Nada nuevo bajo el sol, que enseña el Eclesiastés. Sólo, que en el caso catalán los chanchullos y los embustes consentidos para concebir un pasado virginal y puro como el Paraíso Perdido de Milton, dan mucho el cante, demasiado.
Ayer, el Molt Honorable Mas, que como bien señaló el maestro A. Burgos gasta apellido de supermercado (Martín Andaluza de Supermercados), manifestó sin que se le cayese la cara de vergüenza que :“Nos avala una historia milenaria, ser la democracia más antigua.” Así, sin profiláctico. Ya sabíamos que eran los más guapos, los más buenos, los más inteligentes y a partir de ahora, el pueblo con la democracia más antigua del mundo. Tiene cojones la cosa.

Recuerdo también una mentirijilla  nada piadosa de un cura nacionalista catatán –manda huevos- a cuenta de las misas en catalán, y sólo en catalán. Pues bien, decía este lobo con piel de cordero que se llama sacerdote de Cristo que hay “muchas presiones para hacer las misas en castellano” en Cataluña, y que él seguirá oficiando la misa en catalán “como han hecho mis predecesores desde hace 400 años exceptuando los años del franquismo”.

Otra mentira más del nacionalismo. Como bien saben ustedes, desde la Edad Media y hasta comienzos de los años sesenta del siglo pasado (Concilio Vaticano II) en Occidente era universalmente obligatorio el rito de la misa en LATÍN, sin que se permitiera ni una sola palabra en otra lengua que no fuera la de esta, es decir, la oficial de la Iglesia de Roma. Así que mal pudo nadie decir misa en catalán durante los últimos cuatrocientos años y mal pudo el franquismo prohibir y reprimir algo que no sucedía.

18 comentarios:

  1. ¿Y qué tiene que ver la Verdad con un Bien Superior como es lo Suyo?

    ResponderEliminar
  2. Que ni los curas conozcan su propia historia es la caraba... o que hasta los curas mientan como bellacos es la caraba.

    ResponderEliminar
  3. Posodo, lo Suyo y lo Nuestro, que ya me dirás de donde van a salir los cinco mil milloncejos de que les va a dar Mariano...

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué me vas a contar! Esto empieza a ser insoportable

    ResponderEliminar
  5. Bate: Es posible que esa fuera la única verdad que dijera el cura que mencionas. El Concilio podía decir lo que quisiera respecto al idioma pero los curas hacían de su capa un sayo. En mi pueblo y en sus aldeas se celebraban misas en español.

    Con siglos de retraso, pero hay que reconocer el acierto de la Iglesia en ese tema.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Vamos a ver, la liturgia, las oraciones, en latín, el sermón, en catalá. A propósito de eso, mi alter ego, que es de allá, da fe que sí, que hubo un tiempo en que el curato era muy pesado con el tema del catalá... La realidad se impuso y como había tanto emigrante al final había misas en catalán y castellano. Ahora, como no tienen curas, los importan de México, y en castellano claro (pero el discurso oficial de la iglesia nacional católica de Cataluña, es que son más catalanes que el fuet). Lo de la democracia milenaria... Tambien es veritat, todo el mundo sabe que convergencia ganó por mayoría absoluta en el periodo 1230-1870, con un breve parentesis del PSC. Al rey Fernando, lo votaron ellos, por lo menos....

    ResponderEliminar
  7. Pase lo que pase, señores, los nacionalistas catalanes deberían aprovechar el tirón suscitado a raíz de sus nuevos intereses, que pasan por la independencia de España, y al albur de esos pútridos aires, sacar un rédito económico. ¿Cómo?, yo había pensado que, tras la matraca que nos están dando con lo del milenarismo y su rancio pasado democrático, podrían hacer un parque temático dedicado a su glorioso pasado: Un San Jorge por aquí luchando con el dragón españolista, una figura gigante de San Pujol, mártir y profeta, por allá aleccionando al pueblo elegido de las bondades de la tierra y el cielo catalán, y todo regado con cava Freichenet para los turistas y salpicado el ferial con infinidad de puestos de butifarra, etc..


    ResponderEliminar
  8. Caraguevo: "Con siglos de retraso, pero hay que reconocer el acierto de la Iglesia en ese tema."

    ¿Te refieres al acierto de dejar la maravilla del latín que unía y vertebraba la Liturgia y el Catolicismo para convertir el sacrificio de Cristo en las misas en una especie de torre Babel que desunes más que une? ¿Dejar la universalidad católica para sembrarla de discordia, política y barro del terruño?

    No, no termino de ver el acierto.

    ResponderEliminar
  9. Bate: Efectivamente. Si los feligreses que se reúnen para celebrar la Eucaristía no entienden al cura mal negocio.
    No me creo que los feligreses de mi pueblo, o de cualquier otro, en siglo XVIII supieran el suficiente latín para entender qué se decía en la celebración.
    Eso sí, el sermón en la lengua del país que era cuando había que fustigar a los pecadores y reclamar el diezmo. Que eso sí había que hacer que se entendiera.

    Es tan simple, yo lo veo así, como que si no entiendes lo que te dicen la comunicación falla y no puede haber diálogo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. "Eso sí, el sermón en la lengua del país que era cuando había que fustigar a los pecadores y reclamar el diezmo".

    Pensaba, fíjate tú, que eras católico, Caraguevo.
    ¿Me he equivocado?

    ResponderEliminar
  11. Pues yo creo entender a D. Bate.
    Hay veces que es mejor no tocar una obra de arte si se quiere hacer perdurar la belleza. Y el latín, además, contribuía a preservar el misterio de un acto que lo es en sí. Si a eso le añadimos música clásica..La pena es que hemos desecho el encanto a base de banalizarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "deshecho" (pordió).

      Eliminar
    2. No me había dado cuenta, Gaugamela. Todos cometemos faltas ortográficas, no somos editores.
      Por cierto, un comentario muy lúcido.

      Eliminar
  12. Empezaré a contestar por el final, Caraguevo: "Es tan simple, yo lo veo así, como que si no entiendes lo que te dicen la comunicación falla y no puede haber diálogo."

    Uno, que yo sepa, no va a Misa para asistir a un acto social, ni a parlamentar ni a concelebrar un banquete, y mucho menos, a dialogar, yo voy a misa nada más y nada menos que para asistir a la conmemoración del Sacrificio del hijo de Dios. No participo en nada de lo que allí ocurre, mi presencia es testimonial, me limito a guardar un sepulcral silencio para que el Sacrificio se desarrolle como es debido.

    "Bate: Efectivamente. Si los feligreses que se reúnen para celebrar la Eucaristía no entienden al cura mal negocio."

    En las misas semi-clandestinas que aún se sigue oficiando la liturgia en latín hay librrtos para poderlas seguir en lengua vernácula. Es cuestión de irse acostumbrando.

    No sé si has estado alguna vez en una misa oficiada en latín, el misterio, la belleza del cristianismo en todo su esplendor y la profundidad del acto litúrgico alcanzan una meta espiritual difícil de obtener en una misa moderno/mundana, donde las guitarritas y los actos descatolizantes (asamblea, le llaman), enervan mis nervios.

    ResponderEliminar
  13. Para acabar dejo unas palabras de San Vicente de Lérins, Doctor de la Iglesia: “Y si algún contagio nuevo se esfuerza en envenenar, no ya una pequeña parte de la Iglesia, sino toda la Iglesia entera a la vez incluso, entonces su gran cuidado será apegarse a la antigüedad, que evidentemente no puede ya ser seducida por ninguna mentirosa novedad”

    ResponderEliminar
  14. Bate, condenado furibundo, la misa tiene varios aspectos, banquete sagrado, liturgia, conmemoración de a resurreción, no sé, nome acuerdo de las cuatrofórmulas que elcura del pueblo utiliza.Eso es innegable. Como lo es que, socialmente, vamos a misa como acto de transmisión de valores, como costumbre, como uso. Como lo es que los curas (y hacen bien) aprovechan el sermón para trasladarnos orientaciones cristianas que aplicar a la vida. Epa, y a mi me gusta la misa latina, que conste...

    ResponderEliminar
  15. No se trata IA de ser furibundo ni un integrista (hablando de integrista, pido disculpas a mi amigo Caraguevo por juzgarlo).
    Mire, ahora le prepararé la comida y daré de comer a la niña, cuando tenga un rato, sigo con la respuesta.

    ResponderEliminar
  16. ¿Disculpas? Se supone que cada uno dice lo que quiere, respetando las opiniones de los demás. Al contrario de lo que decían tus amigos los perroflautas: No hay motivo para las disculpas.

    Eso sí, no estoy de acuerdo contigo, ja, ja, ja.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.