sábado, 30 de junio de 2012

Una inundación anticultural

El objetivo, pues, de la política cultural socialista en España no es cultural, sino, anticultural; no es fomento, sino dirigimos de la cultura; para conseguir no la elevación espiritual y estética, sino el sometimiento conformista de la sociedad. Para los socialistas la cultura no es la comunicación del saber y la expresión, sino la alteración cuasi genética de los valores, la transformación del alma social según pautas orwellianas, no la sociedad libre. Tal objetivo no se quedo en utopías y declaraciones; fue objeto inmediato de una acción política abrumadora.

(España: la sociedad violada -Ricardo de la Cierva- )
___


"Para los socialistas la cultura no es la comunicación del saber y la expresión, sino la alteración cuasi genética de los valores,". Llevaba tiempo intentando crear, o al menos, encontrar, una frase marmórea que resumiese y describiese la extraña y dañina vuelta de calcetín -lo que antes era bueno ahora es malo y viceversa- que en estos últimos treinta años han perpetrado de manera virtuosa, y sin resistencia, ay, los socialistas. Este libro clarividente me ha enseñado el camino para percibir que debajo de una simple moda o una noticia, impulsada por el poder y sus centrales mediáticas, se esconde algo más profundo y aberrante que un simple mensaje. Oculto bajo la banalidad (la banalidad es al socialismo lo que la fe verdadera al catolicismo) se esconde la ingeniería social nesecaria para convertir a la que fue en su día una sociedad viva, consciente y orgullosa, en un estercolero socialista.

11 comentarios:

  1. (la banalidad es al socialismo lo que la fe verdadera al catolicismo) Si le quitas los paréntesis, ésta también te ha quedado bastante marmórea.
    ¿Estás seguro de querer dedicar trabajo y mármol a escribir "banalidad"?... en fin, también los artistas tienen sus momentos. (cuida de hacerlo en una sóla línea; no dejes que lo banal penda sobre verdadera, fe o catolicismo. Que cuando se desplome, la banalidad, vaya a parar al suelo)

    Un saludo de UROMO ;-)

    ResponderEliminar
  2. Muy sutil, don Urumo. A veces se produce un contagio por aproximación entre conceptos. El lado oscuro es muy dado a esas artes para intoxicar cualquier acto de comunicación y destruir argumentos "desde dentro". La proliferación del mal es rápida y efectiva, generalmente. Por ese camino se llega a la manipulación ideológica.

    ResponderEliminar
  3. Amigos, creo que me expresado bien, creo. Identifico, he querido identificar, al socialismo con la banalidad del mal, lo leve, lo superficial. Y al catolicismo con la fe verdadera, una roca inamovible. Quizás haya estado mal, lo acato y agradezco la corrección, colocar en la misma linea conceptos tan separados entre sí como banalidad y la fe.

    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Un momento!!!, he vuelto a leer los dos esplendidos comentarios de Uromo y Gaugamela y a lo mejor no estaba tan equivocado.

    Qué lío...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay lío: Al mármol lo que es de roca.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Otro abrazo Urumo. Y gracias de nuevo.

      Eliminar
  5. No, don Bate, no se trata de estar, o no, equivocado. Para mí que no lo está.
    Mire, lo que en un momento puede limitarse a una cuestión de estilo, a veces es usado con mucha más intencionalidad de contenido de lo que aparentemente es.
    Ya sé que eso está lejos de sus objetivos (manipular). No se asuste. Le hemos entendido perfectamente (creo que don Urumo tambien). Pero el lenguaje es un arma poderosa. Algunos saben mucho de eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, y tanto que el lenguaje es un arma poderosa, Gaugamela, el Psoe lleva utilizando años tras años eufemismos para esconder detrás de ello la verdad, o mejor dicho, para que no se note tanto la mentira. Va ha haber que afinar mucho lo que uno escribe con lectores de su categoría.

      Eliminar
  6. ...empezando por mi, claro, "Va ha haber". Tela.

    ResponderEliminar
  7. No olvide que el socialismo vive de lo podrido, de la basura. Por tanto le interesa pudrir todo para extender su influencia.

    Y como siempre, grande don Ricardo de la Cierva.

    ResponderEliminar
  8. Sí señor, muy grande y muy marginado por la cultureta oficial don Ricardo de la Cierva. Es el primer libro que leo de él y me ha dejado un buen sabor de boca. Ahora intentaré hacerme con su Jesuitas, Iglesia y marxismo: la teología de la liberación desenmascarada (1986). Casi na.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.