lunes, 28 de mayo de 2012

Comecuras y caraduras -FJLS-

RUBALCABA, que tiene pinta de sacristán espiritado y que, de todos los líderes políticos banquillables es el que presenta un aspecto más clerical -enmorrillado, corvo, con las manos nervudas retorciéndose sobre sí mismas y tonso de la ceja al colodrillo- ha puesto en marcha una campaña contra la Iglesia católica para que pague el IBI. El mensaje implícito o político es simple de puro sencillo: la Iglesia no paga impuestos y los curas y las monjas viven a cuerpo de Rey o como canónigos a la sombra del Vaticano, nido de plutócratas, pero, tranquilos, que aquí llega el PSOe a vengar tanto ultraje y a hacer justicia, o, para ser precisos, a pedir que la hagan otros.

Porque en casi ocho años de Gobierno con ZP, Rubalcaba no ha hecho absolutamente nada de lo que ahora reclama que haga el Gobierno del PP. Y en los años del Gobierno gálico y filesio de Felipe González, el rico y creso abrepuertas de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, tampoco se esforzó en la lucha contra la Cruz. Cuando su predecesora De la Vega, otra pobre de pedir, multiplicaba gestos y acometía mil gestiones para acabar con la entonces incómoda COPE, llegó a ataviarse de morado episcopal y rojo cardenalicio a ver si la recibía el Papa y le entregaba la radio a cambio de media crucecita. Una peregrinación a Botsuana y una comisión corinesca hubieran sido menos pías pero mucho más eficaces, como explico en El linchamiento, libro -por cierto- de continua actualidad.


Lo repelente de esta comecurada no es sólo que, como explicaba ayer EL MUNDO editorialmente, obligaría a cambiar las leyes de Hacienda Local, Mecenazgo y fundaciones, además de los acuerdos con la Santa Sede. Y que, como no siempre hay forma de discernir qué bien es de interés cultural, cumple una función religiosa u ofrece un servicio social, cada caso podría dilatarse hasta el Juicio Final. Lo peor es que el PSOE no paga el IBI que pide a la Iglesia que pague, como tampoco los demás partidos, sindicatos y fundaciones. Salvo el discutible IBI, la Iglesia paga impuestos; ésos que se apropia la casta político-sindical dizque para los trabajadores. Pero la UGT se manifiesta contra una Reforma Laboral que aplica a los empleados que despide; no hay un comedor como los de Cáritas en una sola Casa del Pueblo; y monjas, no sociatas, asisten a los enfermos terminales. La Iglesia hace lo que el PSOE dice que hay que hacer. Entiendo que Rubalcaba la odie tanto.


__


Más:



Si la Iglesia pasase factura al Estado por los servicios prestados a la comunidad, el saldo sería deudor a favor de la Iglesia y ello sin contar el valor inmaterial de valor incalculable de la obra realizada ya que de seres humanos estamos hablando. Veamos las cifras de la aportación de la Iglesia:

1.– 4.141 centros de enseñanza (3 millones de euros por centro al año): 990.774 alumnos.
2.–107 hospitales (50 millones de euros por hospital al año) = 5.350 millones de euros.
3.–1.004 centros; ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de sida (4 millones de euros por centro al año): 51.312 camas= 4.016 millones de euros
4.–Gasto de Caritas al año: 155 millones de euros (salidos del bolsillo de los cristianos españoles).
5.–Gasto de Manos Unidas: 43 millones de euros (salidos del mismo bolsillo, una cantidad 10 veces mayor que el 0,2%) –España no da aún el prometido 0,7%– programado en los Presupuestos Generales del Estado para promoción del Tercer Mundo).
6.-Gasto de las obras misionales pontificias (Domund): 21 millones de euros (5 veces mayor que el ya mencionado 0.2%, ¿imaginan de dónde sale?).
7.–365 centros de reeducación social para personas marginadas tales como ex prostitutas, ex presidiarios y ex toxicómanos (53.140 personas. Ahorro al Estado, medio millón de euros por centro).
8. –937 orfanatos (10.835 niños abandonados, ahorro al Estado 100.000 euros por centro).
9.–El 80% del gasto de conservación-mantenimiento del Patrimonio histórico-artístico eclesiástico.
Todo lo anterior, sin contar el punto 9, hace un total de 25.199,87 millones de euros anuales.
Conviene precisar lo siguiente:
1.La aportación que se dice del Estado la hacemos los católicos al poner la cruz en la declaración de la renta.
2.Sería saludable que se siguiera el mismo sistema para los sindicatos y partidos políticos.
3.¿Qué harían los desheredados de la vida –drogadictos, enfermos mentales sin familia, emigrantes, victimas del sida, y pobres en general- de no existir la Iglesia?
4.¿qué sería de todos aquellos que son apoyados por ONG´s integradas por católicos que entregan su tiempo, trabajo, a ayudar a los mas desfavorecidos?
5.¿Qué tipo de ayudas prestan los partidos –como el PSOE- o los sindicatos a los necesitados, siguiendo el ejemplo de Cáritas?

Solo la desvergüenza de una izquierda roñosa, recalcitrante, anclada en los postulados de un marxismo caduco, corrupta, que deja a los españoles en la ruina tras el expolio material y espiritual, puede osar hablar. Evidentemente, hablan porque nadie los ha llevado ante los jueces, no para que hablen, sino para que canten dónde está el producto de la rapiña. Sólo los miserables pueden utilizar la perversidad para atacar la bondad.

12 comentarios:

  1. Saludos Bate. Felicidades por el post. Es bueno que utilicemos los blogs para denunciar esta apestosa campaña de manipulación. Yo mismo voy a pedir ya en FB el pago del IBI "solo" para el PSOE. En su defecto, que la financiación de partidos sea por "X" en el IRPF. Respecto a los datos, el punto 8 no creo que haga referencia strictu sensu a orfanatos (transferidos a Diputaciones o CCAA). Puede referir a centros de acogimiento de niños y discapacitados, es el caso, por ej. de la gran labor de los hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca (30 centros en España) o de los hermanos de San Juan de Dios (más de 40). Entre otros. Un día hay que hablar de las razones de esta infoxicación. No creo que sea "marxismo trasnochado" a lo 1936. Es, hasta cierto punto peor, imbecilidad. Y digo peor pq marxista puedes dejar de serlo, pero imbécil no.

    ResponderEliminar
  2. Sr. IA, más que a la imbecilidad, la diabólica -vamos a hablar claro- campaña contra la Iglesia de la patética y ridícula psoe lo circunscribe uno a la maldad. Recordemos para quien no lo sepa que esta organización política está hecha de un 50% de soberbia relativista y el resto de maldad químicamente pura.

    Ciertamente, uno puede dejar el marxismo, incluso el alcohol o las putas. De la imbecilidad -he visto casos- también se puede salir. Ahora bien, como no haya una intervención divina que toque al sujeto en cuestión, la maldad será compañera de viaje de éste durante toda la vida.

    Rubalcaba esencialmente es un malo malote. Y torpe, por mucho que sus incansables hagigrafos lo ensalcen al olimpo de los listos.

    ResponderEliminar
  3. Y con la cara recubierta de cemento armado, que no se me olvide.
    El Marqués de la paupérrima Logse va a tener muy mal final.
    Por otro lado, a RbCb le salva que este país cultiva la memoria de lo pasado y olvida interesadamente lo importante del presente como ningún otro, si no, estaría hace ya muchos años en el trullo.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo estoy más por la imbecilidad, aunque le recuerdo que la imbecilidad, la ausencia de sabiduría, tiene mucho que ver con el diablo. O cuando has visto que salga algo bueno de la imbecilidad. De lo imbécil sale siempre algo malo, malévolo, maligno...

    ResponderEliminar
  5. Bueno, mirándolo así, me ha recordado aquel adagio que dice que el malo descansa algunas veces de hacer maldades, pero el imbécil no descansa nunca de hacer imbecilidades.

    A la maldad por la imbecilidad, por resumir.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, Sr.IA, aquí también estamos hablando de la maldad químicamente pura.

    ResponderEliminar
  7. Evidentemente, yo estoy más cómodo recurriendo a simbolizaciones, antropologizaciones, y tal y cual, pero haberlo haylo, vaya que sí. El diablo es la ausencia de bien. Es muy cabrón. La gente que piensa que no existe se engaña. En los actos donde no se atisba el menor asomo de bondad, allí anda. De pasada, recordemos la doctrina tomista de los transcendentales (que para mí es la madre del cordero). Bondad, Verdad, Unidad y Belleza. Donde faltan estas cuatro cosas el maligno campa.

    ResponderEliminar
  8. Sr.IA, le recomiendo un interesantísimo libro llamado CARTAS DEL DIABLO A SU SOBRINO (The Screwtape Letters) de C.S.LEWIS (lo puedes bajar en la internete). En él su autor de forma magistral, deja pequeñas pinceladas por toda la obra con una idea/fuerza, una verdad como un "Templo de grande" que estamos perdiendo de vista con tanto "progreso y desarrollo": existe el bien y el mal, y el mayor éxito del diablo (el Mal) reside en no creernos su existencia.

    La naturaleza criminal del relativismo lleva en su ADN este sucinto apotegma: todo vale para conseguir el fin aún a costa de dejarnos el alma por el camino empedrado.

    ResponderEliminar
  9. Muy agradecido por la referencia, buen hombre. Y buena recomendación ensayística.

    Y sí, la primera victoria del Mal es conseguir que la gente no crea que existe: de este modo, hay "confianza" y "tranquilidad".

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.