jueves, 29 de marzo de 2012

Una imagen desconcertante





Sorprendente, inesperada, asombrosa, etc. Desconcertante por definir visualmente una situación delicada. La de la Iglesia en Cuba. Rindiendo, permitanme la mala fe, pleitesía al tirano. Me duele esta foto, bastante. No llego a entender en toda su plenitud, ni en los pequeños detalles, este viaje eminentemente político al bastión castrista. De acuerdo, es una visita pastoral, ¿otra más?, del Pontífice a su rebaño, pero nos la podrían haber ahorrado, puñetas. No llego a entender por qué se tiene a bien reunirse con el matarife comunista y no con la oposición al régimen o con las heroicas Damas de Blanco, ese movimiento ciudadano cubano que reúne a esposas y otros familiares de presos cubanos. Se alarga el destierro de los creyentes en el Señor, su agonía, y no veo un sólo gesto memorable en este viaje de acercamiento a los buenos. He leído por ahí que los fieles de cualquier país tienen derecho a que el Vicario de Cristo les visite independientemente del régimen político que les gobierne. Y que solo faltaba que al castigo de estar sometidos a la tiranía castrista, los fieles católicos cubanos tuvieran que ver como se les deja a un lado precisamente por razones políticas.


Podríamos añadir a este noble razonamiento que "solo faltaba que al castigo de estar sometidos a la tiranía castrista, los fieles católicos cubanos tuvieran que ver" como el Papa recibe cordialmente al dictador cubano mientras públicamente da de lado a la oposición.  La que pone los muertos, la que pone los presos y la que pone siempre la otra mejilla. Me duele esta foto, qué quieren que les diga. 


Por cierto, con ese distinguido porte entre anacoreta enmallao y franciscano barbudo, que bien quedaría el Comaandante retirándose a un lugar solitario o a un desierto perdido del inmenso Egipto para entregarse a la oración y a la penitencia. Tiene mucho por lo que hacerse perdonar. Pero, antes, por supuesto, que lo juzguen los tribunales debidamente constituido por los hombres.


¿Qué es vuestra vida? Vapor es
que aparece por un poco tiempo.
Jac., IV, 15.




Madre del respiro y mujer de los desiertos,
¡Ora pro nobis!

San José de Arimatea,
¡Ora pro nobis!



1 comentario:

  1. Es que ya no se puede confiar ni en el Papa. En estos días, noticias como esta duelen en el Alma.
    Pero Dios conoce a los justos y a quienes luchamos por los valores eternos.
    Abrazos amigo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.