miércoles, 25 de enero de 2012

Uno de los vuestros

MUCHA GENTE del cine y de muy distinto signo político ha mostrado su pesar por la animadversión de buena parte del público a las producciones españolas. Según el último informe publicado, con el nuevo siglo las subvenciones se han triplicado y los espectadores se han quedado en la mitad. Es natural: los cejateros del cine y espectáculos anejos insultan a media España cada vez que hablan de nuestra historia, dentro o fuera de las pantallas, y esa media España afrentada ha dejado de ver cine español. Subvenciones, trincarán muchas; recuperar espectadores, ni uno.

Tampoco se lo plantean en serio: hace tiempo que, como en muchas zonas agrí-colas europeas, el monocultivo del sector es la subvención. Y, por favor, ahórrennos el cuento de que se adelanta el dinero que luego se devuelve. La economía española se ha venido abajo porque nadie adelanta dinero, vulgo crédito, a las empresas. ¡Qué más quisieran muchas que recibir dinero prestado para devolverlo con intereses!

Con esos antecedentes políticos abrumadores y con esta terrorífica situación económica, produce sonrojo, alipori o simple indignación que el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, se haya dirigido al gremio del cine en los Premios Forqué con estas palabras: «Soy uno de los vuestros». Y las ha repetido. Y ha añadido que comparte «todas y cada una de sus inquietudes y preocupaciones». Lo que son las cosas: a mí el discurso de Wert me ha suscitado, en cambio, una nueva inquietud y una preocupación añadida. Aunque sea de origen democristiano, no dudo de que el ministro dice la verdad: es uno de ellos. El problema es que lo hicieron ministro para serlo de todos los españoles, no de los progres o de los subvencionados de la ceja. No le pagamos el sueldo para halagar despotillas incapaces de subirse a un escenario para hablar de cine sin soltar un discurso político demagógico que ofende a cualquier persona que no comulgue con las ruedas de molino de la secta progre, retroalimentada por la alfalfa ideológica de El País. Y no debería actualizar Uno de los nuestros, gran película de gángsters, alguien como Wert, que ha trabajado tantos años en las cuadras demoscópicas de Prisa. En el mismo acto, Fernando Trueba defendió a Garzón en términos grotescos. Natural. Pero lo indignante es que nos suban los impuestos para que Wert pueda seguir diciendo: «Soy uno de los vuestros». De los nuestros, evidentemente, no. 



-FJL-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.