jueves, 26 de enero de 2012

«Si no estuviera enamorada de mi marido, no aguantaría esto»

... dijo una vez la princesa Letizia Ortiz, según el golfista, de golfo, Raul del Pozo. ¿Y cuándo se acabe el enamoramiento, qué? Para ella, la institución monárquica es sencillamente "esto". Siglos de tradición monárquica encerrados en un escueto y lacónico "esto" Su cárcel de oro, ese lugar que no le permite vivir y disfrutar del anonimato como al resto de los mortales, "esto". Y ahora viene la pregunta del millón, ¿entonces porqué y para qué te casaste con el heredero de la corona española, carajo?. A mi esta gente, la familia Real, me está empezando a preocupar seriamente y a defraudar aún más. Elena, fuera de juego. Cristina, bajo el mortal efecto del "undargarinazo" y ahora, eramos pocos y parió la abuela, nos enteremos -¿o ya lo sabíamos?- que Letizia tiene poco aguante, poco fuste, no está hecha para "esto". Vaya comienzo de añito el de la Familia. No decían SS.MM que deseaban fervientemente que su prole fueran hijos de su tiempo. Ea, pues ahí lo tienen ustedes, señores, imbuidos y embarrados completamente del patético espíritu del tiempo actual. Y qué tiempo.







1 comentario:

  1. La frase que da título al artículo está muy cerca de esta otra: "Si estuviera enamorada de mi marido, aguantaría esto."

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.