viernes, 13 de enero de 2012

Pedofilia griega



 La «Confederación Nacional de Personas con Discapacidad» de Grecia no sale de su asombro. Si hasta hace poco el problema era saber cómo se iban a poder cumplir los compromisos de ayudas a las personas con discapacidad, hoy el escándalo es conocer la propuesta del gobierno.

El gobierno griego ampliará la lista de Personas con Discapacidad para incluir a pedófilos y exhibicionistas. Así, tal como suena. Mucha gente, buena gente, sin duda, se echarán las manos a la cabeza y se rasgarán las vestiduras, si todavía quedan vestiduras que rasgar en este insólito siglo... tras esta medida aparentemente loca, desequilibrada del ejecutivo heleno. Aunque al decir verdad, a quien les escribe,  la vomitona del gobierno socialista griego la ve más como la consecuencia lógica de una transgresión del alma de la humanidad silente, y "griega", y en general, como el resultado esperado de unas políticas sociales encaminadas a utilizar a la “ciudadanía” como simples cobayas, como conejillos de indias de un nuevo tiempo donde, estos pobres animalitos, la mansa “ciudadanía” (cómo les gusta a los sociatas tirar de esta coletilla), perdidos en el magma del relativismo, cual niño asustado por el hombre del saco, encenagados en la lava inmunda que corroe los cimientos del bien, acogerán esta nueva “medida” como otra "gracia" más, dada, promovida y abastecida por el dios inhumano, o soberbiamente humano, ustedes eligen, de la modernidad. 
Las terribles secuelas de esta obra de ingeniería social llevamos tiempo recogiéndola. Existen, a este respecto, diversas asociaciones de pedófilos que reivindican la pedofilia como una forma más de vivir la sexualidad humana y que, en consecuencia, debe ser aceptada con naturalidad por parte de la sociedad. E incluso se creó en la moderna y democrática Holanda el partido del Amor Fraterno, de la Libertad y de la Diversidad. El Primer partido declaradamente pedófilo nacido en el año 2006 y que tenía, y supongo que sigue teniendo, entre sus objetivos la liberalización de la pornografía infantil y las relaciones sexuales entre adultos y niños. Todo la mar de moderno.
Benedicto XVI, en su Carta pastoral a los católicos de Irlanda, entre otros documentos del Sumo Pontífice, condena radicalmente la pedofilia, recuerda los casos de pedofilia en el seno de la iglesia y advierte a los sacerdotes pedófilos con el castigo divino y, no deja de señalar, severamente,  que los “tribunales debidamente constituido por el hombre” también tendrán sus últimas palabras. Como no podía ser de otra manera.

Todos podemos caer en el error, en el pecado, pero hay una gran diferencia, insalvable, entre condenarlo, el pecado, y fomentarlo, el error y el pecado. Esa es la gran diferencia entre la moral cristiana y el relativismo. El humanismo cristiano,  el cristianismo, desde sus primitivos inicios descubre y zanja el mal, le pone cara y lo combate a tumba abierta. El relativismo, y todas las secuelas político culturales que a el van aderezado como una lapa, o como la incansable rémora al pantagruélico tiburón, está incapacitado para combatir el mal, ya que desconoce su origen primario. Que no lo diré, pero que se pueden hacer una idea de quién Es.  Así que, existe el bien y el mal, y el mayor éxito del diablo (el Mal) reside en no creernos su existencia. La naturaleza criminal del relativismo lleva en su ADN este sucinto apotegma: todo vale para conseguir el fin aún a costa de dejarnos el alma por el camino. 

A ver quién puñetas le quita de la cabeza a un asqueroso pedófilo, cuando la moral cristiana se haya por fin difuminado en occidente y esté en vía de desaparición, que él no tiene derecho a su porción de pastel. 


Los lobos acechan, mantengamos los ojos abiertos.


******************************************************************************



CAMBIO DE TERCIO:  Tengo problemas a la hora de comentar en algunos blog de amigos. Blogger me tiene castigado, supongo. Por ejemplo en: Vericuetos del ánimo, Vida sexual de una IA, Mira lo que ha hecho tú hijo, Cada día amar, Finis Terrae, El blog de Posodo y si me olvido alguno, ya sabéis el motivo por el que no aparece últimamente mi comentario. Sed buenos. Que tengáis un buen día. Ahhh! tampoco puedo comentar en mi Diario.


3 comentarios:

  1. O sea, que ya te han reconocido como uno de los importantes del mundo (aunque nosotros ya lo supiéramos): ahora eres de los que dicen «No comments».

    ResponderEliminar
  2. Dicho lo anterior, si quieres, y hasta que se resuelva este misterio, me puedes hacer llegar tus comentarios por correo y los iré subiendo al bló.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, no son las 10:23 de la mañana sino, ya, las 19:24.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.