sábado, 21 de enero de 2012

El provocador provocado


Hoy tengo algo de tiempo,  el justo y necesario, para comentar las palabras de un tipo realmente singular, al que no conocía, y que me ha dejado ciertamente patidifuso, asombrado, diría yo, si a estas alturas de la película mi cerebro albergara aún una pizca de asombro. Bien. Son estas las palabras (me enlazan el link, por favor, así no tengo que alargarme mucho): “No voy a entrar en el juego provocador de nadie. Va a continuar”.  


¿Han leido la noticia del enlace?  Son unas palabras indecentes. Hediondas y traicioneras. Traicioneras, por ir contra el sentimiento religioso, o al menos, tradicional de la mayoría del electorado del partido popular. Hediondas, por el insoportable hedor que desprende su aroma, e indecente, por la sucia boca que las expulsa. 


Las ha eructado (los peperos pata negra de toda la vida a la hora de atacar a su electorado no se andan con chiquitas) el responsable del Área de Gobierno de las Artes (¿y las ciencias?) del ayuntamiento de la Villa y Corte de Madrid, Fernando Villalonga, que se llama el sujeto. Se refiere Don Fernando, con esta provocativa declaración, a que la exposición  'Camerinos', actualmente en el Teatro Español, donde se muestra, entre otras delicias artísticas, la fotografía de un actor sosteniendo el Cristo de Veláquez sobre sus genitales, seguirá en pie, con el dinero de todos. ¡Con dos cojones!. Estamos en lo de siempre, ante la misma y cansina disyuntiva de siempre: Uno;  esta gente del PP necesita limpiar de todo polvo su pecado original ante las fuerzas de progreso; ser de derechas y católicos,  Dos; esta gente del PP, su cúspide, sus mandos, su cabeza pensante, Arriola, etc... son la misma basura que la gente de progreso. 

Últimamente, y tras los primeros pasos dado por el nuevo gobierno ¿conservador?, me tiro más por el punto Dos. No se quedaron a gusto los señoritos nombrando a una pro-abortista como Carmen Vela secretaria de estado, un puesto, eminentemente político, o el intento de endosarle la dirección del Instituto Cervantes a un seguidor de las políticas bibianesca como es el afamado escritor Vargas Llosas, cuando nos encontramos que un tiparraco como el tal Fernando Villalonga se permite impunemente calificar de provocadores a las personas que nos parece una grave ofensa que una exposición subvencionada con dinero público -cómo no...- insulte, blasfeme, lo más sagrado que tenemos los cristianos, la cruz. Que digo yo que las minorías, por pocos que sean, se merecen un respeto, pero ¿que se merecen entonces la mayoría?. Al menos que se la respete como a las minorías. 


Este país da asquito, de verdad que sí. Cómo dijo Arfonzo Guerra: A España no la va conocer ni la madre que la pario. Y vaya si hicieron bien su trabajo los masones, que diga, mamones.




_______








Adenda: En la casa del maestro bloguero Caraguevo se habló largo y tendido (yo ese día recuerdo que estaba en la cama), a cuento de la reputada actriz Paz Vega y su aficción a enseñar las ubres -sevillana tenías que ser, miarma-, de un tema parecido al de hoy.



4 comentarios:

  1. ¿Este Fernando Villalonga tiene algo que ver con el que fue consejero de Cultura en la Generalidad Valenciana?

    Provocar, esa es la cuestión. Es interesante, incluso saludable, provocar de vez en cuando al rebaño para que se despierte, pero para eso ha de hacerse con inteligencia y respeto, de lo cual no andamos muy sobrados últimamente, aunque sí de provocaciones.

    En cuanto a esta provocación concreta y la de las fotografías de Paz Vega hay una gran diferencia, ésta la pagamos todos de nuestros impuestos, las fotos de Paz Vega las pagó una casa alemana de chocolates.
    Lo digo por lo de la obra clásica: Cornudo y apaleado en el caso del que nos hablas Bate.
    Un saludo

    PD. Te debo una foto de tu amiga Pilar Bardem, a quien, no me extrañaría, que estos del PP la nombren para algo.

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidó decir que las figuras que tienen reservado en la sociedad el papel de provocar son los intelectuales y los humoristas. En este país tenemos gente como Willy Toledo o el Gran Wyoming, humoristas no son, maldita su gracia, así que sólo queda que sean intelectuales. ja, ja, ja.
    A ver si la nueva edición de Gran Hermano nos trae otras mentes privilegiadas. Seguro que sí.

    Bate, lo de maestro bloguero es provocación ¿no?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Sí, Caragüevo, es el mismo. O al menos, eso dijo El País en su momento; nombrado por Zaplana, del que ahora nadie se acuerda, ni siquiera sus entonces amigos de Libertad Digital.

    ResponderEliminar
  4. posodo: Entonces no me extrañan sus declaraciones. Recuerdo el plantel de consejeros de cultura / educación del PP en la Comunidad Valenciana y me echo a llorar.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.