miércoles, 19 de octubre de 2011

Mafia periodística, alimañas y demás fauna...


Ayer, Dios mediante, escuché a esa progre/periodista rubiancana que dirige el programa de A3 por las mañanas referirse a uno de los niñatos hijoputas que secuestraron, violaron y asesinaron a la joven sevillana Marta del Castillo como “Javier”. Así, de esa manera, con esa cercana complicidad, con esa miserable cercanía y esa mierdosa familiaridad de los cómplices, con ese vómito conceptual de los amigxs, de los cercanos, de los que están a un paso –por ellos que no queden- de llamarlo miguelito, “el pobre”.


Qué ascazo.. ¿Qué habrá hecho “el probe Javier”, eh, rubiancana, eh, parguela,,,?
Ahora mismo, otro vaina que se dedica al periodismo en TVE (el lugar más clarividente donde se nota los nocivos y "barriobajeros" efectos de la LOGSE rubalquina) para referirse a otra de las alimañas que violaron, secuestraron y asesinaron a la niña lo llama Samuel. Samuel para arriba, y Francisco Javier para abajo. Todo queda en famiia. Total, tampoco es para tanto, no? “Samuel ha declarado….”. ” Francisco Javier mantiene…”


Cuánta miseria y cuánta banalidad nos queda que soportar…
30 años de socialismo es lo que tiene. Los tibios no se dan cuenta que lo son. Y los que se dan cuenta silban y miran para otro lado para no delatar la mierda en la que se han criado salga a flote. Ya es tarde, señores. Estáis de mierda hasta el cuello.


Sé bien, que mi Señor, el que murió en la Cruz, dejó dicho que hay que poner la mejilla "setenta veces siete" (Mateo 18, 21-19,1), pero yo me veo, me siento y me noto incapacitado para no cortarle el cuello al desgraciado que le haga daño a mi pequeña. Esto no es hablar por hablar, ni escribir por escribir. Creo que siempre he tenido algo de judío. Ojo por ojo, y diente por diente.


Sencillamente sucede, que he dejado de creer en la justicia que se imparte en mi país.

sábado, 15 de octubre de 2011

Día de Teresa de Jesús

Si queréis, dadme oración, 
Sí no, dadme sequedad, 
Si abundancia y devoción, 
Y si no esterilidad. Soberana Majestad, Sólo hallo paz aquí, 
¿Qué mandáis hacer de mí?







Los escritos de Santa Teresa subrayan sobre todo el espíritu de oración, la manera de practicarlo y los frutos que produce. Como la santa escribió precisamente en la época en que estaba consagrada a la difícil tarea de fundar conventos de carmelitas reformadas, sus obras, prescindiendo de su contenido y naturaleza, dan testimonio de su vigor, laboriosidad y capacidad de recogimiento. Escribió el "Camino de Perfección" para dirigir a sus religiosas, y el libro de las "Fundaciones" para alentarlas y edificarlas. En cuanto al "Castillo Interior", se puede considerar que lo escribió para la instrucción de todos los cristianos. En esta obra se muestra como verdadera Doctora de la Iglesia.


Los carmelitas, como la mayoría de las religiosas, habían decaído mucho del primer fervor, a principios del siglo XVI. Las religiosas podían salir de la clausura con el menor pretexto, de suerte que el convento se convirtió en el sitio ideal para quien deseaba una vida fácil y sin problemas. Las comunidades eran sumamente numerosas, lo cual era causa y efecto de la relajación. Por ejemplo en el convento de Ávila había 140 religiosas.


Santa Teresa que llevaba ya 25 años de vida religiosa en el convento de la Encarnación de Ávila, emprendió el reto de llevar a cabo la iluminada idea de fundar una comunidad más reducida y reformada. La santa estableció la más estricta clausura y el silencio casi perpetuo. El convento carecía de rentas y reinaba en él la mayor pobreza; las religiosas vestían toscos hábitos, usaban sandalias en vez de zapatos (por ello se les llamó descalzas) y estaban obligadas a la perpetua abstinencia de carne. Santa Teresa no admitió al principio más que 13 religiosas, pero luego aceptó que hubiese 21.


En 1567, el superior general de los carmelitas, Juan Bautista Rubio (Rossi), visitó el convento de Ávila y quedó muy satisfecho con el trabajo realizado allí por la santa, así que le concedió a ésta plenos poderes para fundar otros conventos del mismo tipo y aun la autorizó a fundar dos conventos de frailes reformados (carmelitas contemplativos).

Santa Teresa murió en los brazos de la Beata Ana el 4 de octubre de 1582. Su canonización se realizó en 1622.




miércoles, 12 de octubre de 2011

REPELUCO




Marta Domínguez será candidata del PP al Senado

Creo que políticamente es lo más sensato y valiente que he escuchado en este el último lustro. En las dos últimas legislaturas. En este inacabable tiempo de destrucción.  En esta solapada mierda en la que ciegamente hemos caído y aún, ¿seguimos?. Aparte del gesto político, es un guantazo con todas las de ley al tiparraco -RbCb- que intentó meter a esta deportista (qué daño le habrá hecho...) en el talego por ser de derechas. El día que decidan escribir la esperada "Historia de la Infamia en España", este hijo de puta se lleva medio libro.
No se puede ser más malo...



* Ojo a la ETIQUETA


martes, 11 de octubre de 2011

La tierra de María Santísima




Es difícil no enamorarse de Sevilla, de la tierra que parió a los hermanos Machado.  Antonio le cantó  “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero..”, el lugar donde vio la luz los grandes músicos que inventaron un imperio para llevar la Cruz de sus amores allende los mares.
La de los imagineros que tallaron al Dios de la madera y los orfebres, cincelaron su dehesa. La de los soñadores que dijeron “ ..y hagamos una torre tan alta que los que están por venir nos tomen por locos”, y plantaron la Giralda, en un campo de naranjas que por aquel entonces ya daba azahar para que el palio de la Virgen de la Concepción pudiera perfumar las calles de su casa.
La ciudad que cruza el arco del Postigo en busca de la rueda de calientes en el puesto de churros de Juana, el  mostrador que está justito al lado de la capilla más coqueta que ningún cristiano viejo recuerde. La ciudad que más que rezarle al hijo de Dios, que en Sevilla se llama Gran Poder, parece que le riñe, en confianza. Por que es Sevilla, un lugar tan cercano, que incluso a lo más sagrado, se dirige con la ternura que un hijo llama a su padre. O a su madre.
Y a Ti, La Que está en San Gil,
junto al Arco y la Muralla,
junto a donde el mismo César
te dejó a un armao de guardia,
cuando tengo que nombrarte,
me faltan ya las palabras.

La de los atardeceres que va declinando entre mosto del aljarafe y sombras de los barrios señoriales. Ay, barrio de San Vicente con tus calles alargadas, de tiendas antiguas que huelen a sahumerio, sus cristales limpios, cargados de recuerdos.
A veces, me encuentro con el pasado, y me veo cogiendo la cintura del dolor que atraviesa calle Feria camino de la Alameda. Los arrabales de la pobreza. Que también uno le canta a la pobreza, que la hay y no se esconde por más bella.
Albero maestrante para una plaza de primera. Altramuces, avellanas verdes pa la Velá de Triana, donde unos gitanos que ya no llegan en burro, si no a caballo, se rompen la camisa en reyertas por amores de alba.
Esta es la Sevilla, mi Sevilla, que me trae por la cuesta del Bacalao, la de los cargadores del muelle que dejaban el barco a medias, para cargar a sus espaldas a una virgen marinera, que vive en calle Pureza, y su nombre Esperanza. Trianera.


lunes, 10 de octubre de 2011

Ára Bátur




Esta banda, y concretamente, esta canción, se encargó un breve periodo de mi vida de ponerle sonido y color a unos días interminables, complicados de verdad. Días de dolor, de incertidumbres y tristezas, días ahogados en un vaso de vino agrio que nunca acababa, días de tormentas interiores y exteriores, días... Actúo –la canción- como una sedante pócima quimérica, como el brebaje necesario que cura hasta las heridas más inexpugnables, las heridas del alma que tardan en cicatrizar e inevitablemente dejan huella. El día que dejas atrás esas huellas, vez de nuevo de forma radiante la claridad de la luz.






* Dedico esta música a Kate



domingo, 9 de octubre de 2011

"Uno, dos y tres"

Dedicado al maestro Padilla





* Les recomiendo este artículo de David Gistau en el que pone firme a esa tontorrona periodista progre llamada Julia Otero.







sábado, 8 de octubre de 2011

Caamaño






El ministro de Justicia, Francisco Caamaño "Caamañoti", dijo ayer que «no hay fundamento» para que el titular de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, comparezca en el Congreso, como reclama el PP, y manifestó que «todas las filtraciones» de documentos que están bajo secreto de sumario deben «ser objeto de investigación» (Esto lo decía mientras pensaba: Siempre, claro está, que esa publicación sea realizada por otros medios que no sean los habituales en filtraciones, es decir, El País o la Ser. )
                                                                                                                                                        
Antes de participar en un acto, el ministro hizo hincapié en que «todos saben que las declaraciones» del empresario Jorge Dorribo, en las que implicó a José Blanco en el cobro de comisiones irregulares, están hechas por «quien está condenado por delitos de falsedad y fraude, es decir, por mentir y engañar».


Es decir, para defender al ministro Blanco, que un implicado en un juicio mienta, que estar por ver que miente, el señor ministro nos recuerda, y con razón, que eso de mentir está fatal,  y que poco menos, corrompe el sistema judicial de la nación. Pero para las vicisitudes en el caso de Marta del Castillo, este desecho de tientas (cómo me encantaría cruzarme con una basura de esta naturaleza...), mantuvo el derecho a mentir de los imputados en la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo y apeló a la presunción de inocencia. En relación a la investigación por la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo y concretamente por las declaraciones confusas de los principales sospechosos ante la Policía, el ministro recordó que "una persona que está imputada tiene derecho a mentir, quien no lo tienen son los testigos". "Y yo defiendo ese derecho porque hoy pasa en este caso, pero mañana me puede pasar a mí y tengo derecho a no colaborar", añadió. Asimismo, el ministro rechazó aplicar medidas que endurezcan los interrogatorios. "Por supuesto, un interrogatorio no puede llevar a la tortura. ¿Cuál sería el efecto contrario?, ¿permitir interrogatorios donde se pueda presionar hasta el límite?", se preguntó. Caamaño rechazó que el sistema español ampare más al verdugo que a la víctima e indicó que "hay un gran espacio para la defensa de la libertad individual". "Vivimos en un sistema donde presumimos que todo ciudadano es inocente y esa inocencia es el punto de partida", concluyó.


Habría que recordarle a este colosal hipócrita que por la gracia del leonés tocado nos correspondió de ministro, a este tiparraco, a este desecho de tientas que sí, que lleva razón, que mentir está muy mal ,que  no es bueno para el alma, y que en todo caso un imputado nunca tiene derecho a mentir, tiene derecho a no declarar en su contra y a guardar silencio. No puede mentir a un juez porque comete perjurio, y esto vale tanto para el que imputa a un ministro, como para los secuestradores, violadores y asesinos de una niña.  Pero claro, cómo va a ser lo mismo para el señor ministro de (in)justicia las mentiras de un empresario corrupto que implica en un caso de corrupción a un compañero del Partido que las mentiras de unos malnacidos asesinos. Hay que ser... eso.







viernes, 7 de octubre de 2011

Lepanto, Ntra. Sra. del Rosario y Chesterton


Batalla de Lepanto - Mural de Tony Stafki

Hoy es Nuestra Señora del Rosario. Es bien conocida la relación de esta advocación y la dedicación del mes de octubre al Santo Rosario con la trascendental batalla de Lepanto:
La Fiesta del Rosario está unida a la persona del papa Pío V. El 5 de marzo de 1572, meses antes de su muerte, con la bula «Salvatoris Domini», recordando agradecido el triunfo cristiano sobre los turcos, permite la erección de la Cofradía del Rosario y la celebración anual de la fiesta de la Virgen del Rosario, a petición de don Luis de Requesens, señor de Martorell, en Barcelona. Su sucesor Gregorio XII extiende la fiesta a todas las iglesias o capillas que tengan erigida la Cofradía. Más tarde, el papa Clemente XI, en el 1716, la amplía a la Iglesia universal. Y, finalmente, en la reforma litúrgica de Pío X, en el 1913, se señala la fiesta en el día 7 de octubre, memorable fecha de la batalla de Lepanto.
Creo que el mejor homenaje a esa batalla es el poema épico Lepanto de G.K. Chesterton, que tenemos la suerte de que fue traducido por Borges y publicado originalmente en el primer número de la revista Sol y Luna en noviembre de 1938.
Como reseñaba J. Soley: «en estos tiempos en que hablar de la lucha contra el Turco que salvó nuestra civilización nos resulta vergonzante, no estará de más vibrar con esa voz que se alza desde la cristiana Albión para recordarnos que hubo un rey cristiano que nos salvó y que hizo exclamar, incluso a los sajones, ¡Vivat Hispania! ¡Domino Gloria!»



Blancos los surtidores en los patios del sol;
El Sultán de Estambul se ríe mientras juegan.
Como las fuentes es la risa de esa cara que todos temen,
Y agita la boscosa oscuridad, la oscuridad de su barba,
Y enarca la media luna sangrienta, la media luna de sus labios,
Porque al más íntimo de los mares del mundo lo sacuden sus barcos.
Han desafiado las repúblicas blancas por los cabos de Italia,
Han arrojado sobre el León del Mar el Adriático,
Y la agonía y la perdición abrieron los brazos del Papa,
Que pide espadas a los reyes cristianos para rodear la Cruz.
La fría Reina de Inglaterra se mira en el espejo;
La sombra de los Valois bosteza en la Misa;
De las irreales islas del ocaso retumban los cañones de España,
Y el Señor del Cuerno de Oro se está riendo en pleno sol.
Laten vagos tambores, amortiguados por las montañas,
Y sólo un príncipe sin corona, se ha movido en un trono sin nombre,
Y abandonando su dudoso trono e infamado sitial,
El último caballero de Europa toma las armas,
El último rezagado trovador que oyó el canto del pájaro,
Que otrora fue cantando hacia el sur, cuando el mundo entero era joven.
En ese vasto silencio, diminuto y sin miedo
Sube por la senda sinuosa el ruido de la Cruzada.
Mugen los fuertes gongs y los cañones retumban,
Don Juan de Austria se va a la guerra.
Forcejean tiesas banderas en las frías ráfagas de la noche,
Oscura púrpura en la sombra, oro viejo en la luz,
Carmesí de las antorchas en los atabales de cobre.
Las clarinadas, los clarines, los cañones y aquí está él.
Ríe Don Juan en la gallarda barba rizada.
Rechaza, estribando fuerte, todos los tronos del mundo,
Yergue la cabeza como bandera de los libres.
Luz de amor para España ¡hurrá!
Luz de muerte para África ¡hurrá!
Don Juan de Austria
Cabalga hacia el mar.
Mahoma está en su paraíso sobre la estrella de la tarde
(Don Juan de Austria va a la guerra.)
Mueve el enorme turbante en el regazo de la hurí inmortal,
Su turbante que tejieron los mares y los ponientes.
Sacude los jardines de pavos reales al despertar de la siesta,
Y camina entre los árboles y es más alto que los árboles,
Y a través de todo el jardín la voz es un trueno que llama
A Azrael el Negro y a Ariel y al vuelo de Ammon:
Genios y Gigantes,
Múltiples de alas y de ojos,
Cuya fuerte obediencia partió el cielo
Cuando Salomón era rey.
Desde las rojas nubes de la mañana, en rojo y en morado se precipitan,
Desde los templos donde cierran los ojos los desdeñosos dioses amarillos;
Ataviados de verde suben rugiendo de los infiernos verdes del mar
Donde hay cielos caídos, y colores malvados y seres sin ojos;
Sobre ellos se amontonan los moluscos y se encrespan los bosques grises del mar,
Salpicados de una espléndida enfermedad, la enfermedad de la perla;
Surgen en humaredas de zafiro por las azules grietas del suelo,–
Se agolpan y se maravillan y rinden culto a Mahoma.
Y él dice: Haced pedazos los montes donde los ermitaños se ocultan,
Y cernid las arenas blancas y rojas para que no quede un hueso de santo
Y no déis tregua a los rumíes de día ni de noche,
Pues aquello que fue nuestra aflicción vuelve del Occidente.
Hemos puesto el sello de Salomón en todas las cosas bajo el sol
De sabiduría y de pena y de sufrimiento de lo consumado,
Pero hay un ruido en las montañas, en las montañas y reconozco
La voz que sacudió nuestros palacios –hace ya cuatro siglos:
¡Es el que no dice “Kismet"; es el que no conoce el Destino,
Es Ricardo, es Raimundo, es Godofredo que llama!
Es aquel que arriesga y que pierde y que se ríe cuando pierde;
Ponedlo bajo vuestros pies, para que sea nuestra paz en la tierra.
Porque oyó redoblar de tambores y trepidar de cañones.
(Don Juan de Austria va a la guerra)
Callado y brusco –¡hurrá!
Rayo de Iberia
Don Juan de Austria
Sale de Alcalá.
En los caminos marineros del norte, San Miguel está en su montaña.
(Don Juan de Austria, pertrechado, ya parte)
Donde los mares grises relumbran y las filosas marcas se cortan
Y los hombres del mar trabajan y las rojas velas se van.
Blande su lanza de hierro, bate sus alas de piedra;
El fragor atraviesa la Normandía; el fragor está solo;
Llenan el Norte cosas enredadas y textos y doloridos ojos
Y ha muerto la inocencia de la ira y de la sorpresa,
Y el cristiano mata al cristiano en un cuarto encerrado
Y el cristiano teme a Jesús que lo mira con otra cara fatal
Y el cristiano abomina de María que Dios besó en Galilea.
Pero Don Juan de Austria va cabalgando hacia el mar,
Don Juan que grita bajo la fulminación y el eclipse,
Que grita con la trompeta, con la trompeta de sus labios,
Trompeta que dice ¡ah!
¡Domino Gloria!
Don Juan de Austria
Les está gritando a las naves.
El rey Felipe está en su celda con el Toisón al cuello
(Don Juan de Austria está armado en la cubierta)
Terciopelo negro y blando como el pecado tapiza los muros
Y hay enanos que se asoman y hay enanos que se escurren.
Tiene en la mano un pomo de cristal con los colores de la luna,
Lo toca y vibra y se echa a temblar
Y su cara es como un hongo de un blanco leproso y gris
Como plantas de una casa donde no entra la luz del día,
Y en ese filtro está la muerte y el fin de todo noble esfuerzo,
Pero Don Juan de Austria ha disparado sobre el turco.
Don Juan está de caza y han ladrado sus lebreles–
El rumor de su asalto recorre la tierra de Italia.
Cañón sobre cañón, ¡ah, ah!
Cañón sobre cañón, ¡hurrá!
Don Juan de Austria
Ha desatado el cañoneo.
En su capilla estaba el Papa antes que el día o la batalla rompieran.
(Don Juan está invisible en el humo)
En aquel oculto aposento donde Dios mora todo el año,
Ante la ventana por donde el mundo parece pequeño y precioso.
Ve como en un espejo en el monstruoso mar del crepúsculo
La media luna de las crueles naves cuyo nombre es misterio.
Sus vastas sombras caen sobre el enemigo y oscurecen la Cruz y el Castillo
Y velan los altos leones alados en las galeras de San Marcos;
Y sobre los navíos hay palacios de morenos emires de barba negra;
Y bajo los navíos hay prisiones, donde con innumerables dolores,
Gimen enfermos y sin sol los cautivos cristianos
Como una raza de ciudades hundidas, como una nación en las ruinas,
Son como los esclavos rendidos que en el cielo de la mañana
Escalonaron pirámides para dioses cuando la opresión era joven;
Son incontables, mudos, desesperados como los que han caído o los que huyen
De los altos caballos de los Reyes en la piedra de Babilonia.
Y más de uno se ha enloquecido en su tranquila pieza del infierno
Donde por la ventana de su celda una amarilla cara lo espía,
Y no se acuerda de su Dios, y no espera un signo–
(¡Pero Don Juan de Austria ha roto la línea de batalla!)
Cañonea Don Juan desde el puente pintado de matanza.
Enrojece todo el océano como la ensangrentada chalupa de un pirata,
El rojo corre sobre la plata y el oro.
Rompen las escotillas y abren las bodegas,
Surgen los miles que bajo el mar se afanaban
Blancos de dicha y ciegos de sol y alelados de libertad.
¡Vivat Hispania!
¡Domino Gloria!
¡Don Juan de Austria
Ha dado libertad a su pueblo!
(Pero Don Juan de Austria vuelve de la Cruzada.)
Cervantes en su galera envaina la espada
(Don Juan de Austria regresa con un lauro)
Y ve sobre una tierra fatigada un camino roto en España,
Por el que eternamente cabalga en vano un insensato caballero flaco,
Y sonríe (pero no como los Sultanes), y envaina el acero…

Zurbarán



Una naturaleza muerta de Zurbarán tiene un brillo espiritual más poderoso que el Cristo de Dalí, tan proporcionado y cargado de resoluciones matemáticas.


martes, 4 de octubre de 2011

Cayetana se nos casa, el amor no tiene edad.

Extraño gesto de la Duquesa a la prensa.

Mañana contrae matrimonio en Sevilla, mi tierra, en pleno apogeo de su amor, Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, comúnmente conocida como Cayetana de Alba, aunque su nombre real es María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay. 


Los amigos más cercanos e íntimos de la familia le seguimos y le seguiremos llamando Caye, sus hijos Ma, y los nietos Abu, de abuela. Se casa con Don Alfonso, un caballero español, que no lo he dicho. Yo no podré bajar al convite -aunque esté invitado- por motivos personales, que es con lo que nos solemos excusar los fenómenos cuando no nos apetece ir a un sitio.


De Don Alfonso, futuro Duque consorte, las malas lenguas y los envidiosos no dejan de clamar por la ciudad de la guasa y la gracia que ha pegado el braguetazo de su vida, que el "hijoputa" se va a forrar con el casamiento, y no es así, no es así. Quienes conocemos a la pareja en la intimidad sabemos que llegan al altar profundisimamente enamorados, entregados absolutamente el uno al otro a ese amor que se profesan desde que una fría y lluviosa mañana de enero se conocieran en la cafetería (2º planta a mano derecha) de el Corte Inglés de la plaza del Duque de la capital hispalense. 


Alfonso 'salió del armario' metafórico en el que vivía desde que en 2008 se descubriera que salía con Doña Cayetana Fitz James-Stuart. "Es increíble, es humana (para que luego digan las malas lenguas que Cayetana en realidad está abducida por unos alienígenas), sensible, tiene una gran energía. Me emociona cuando me dice que me quiere. Y a mí me gusta que me quieran", confesó Don Alfonso en una de las primeras entrevistas que concedió al The New York Time. 
¿No es bello?


¿Qué hay de malo en quererse?, ¿qué hay de malo en recuperar el amor que se ha perdido con el paso de los años?, ¿qué intentan y pretenden algunas personas que levantan falsas injurias -mala, muy mala persona hay que ser para salpicar con estas graves ofensas- cuando mantienen interesadamente que este amor, este verdadero amor surgido de la inocencia de dos personas que se aman, está tocado por una dudosa sombra negra y por bastardos intereses económicos?. 


Que a nadie le quepa la menor duda que si Doña Cayetana, en vez de ser 14 veces Grande de España y poseer una fortuna incalculable, fuera una vieja pobrecita con una miserable pensión con la que no le llega ni para pagar la luz, Alfonso la querría igual. Seguiría igual de enamorado. Esto, los primeros que lo saben y lo tienen clarísimo son los hijos de Cayetana, por eso, y no por otra cosa, mantuvieron una desinteresada reunión con un notario de Sevilla para dejar las cosas claras..., y el chocolate espeso.


Hay que ser muy malo también para decir, como he escuchado por ahí, que Don Alfonso es gay. ¿Gay?, ¡pero si a la señora duquesa siempre le han gustado los hombres duros y apuestos...!


Déjenme terminar este articulo con unos versos de Bécquer, autor predilecto de la señora Duquesa y manifestar un profundo y emocionante ¡VIVA LOS NOVIOS!:



Podrá nublarse el sol eternamente; 
Podrá secarse en un instante el mar; 
Podrá romperse el eje de la tierra 
Como un débil cristal. 
¡todo sucederá! Podrá la muerte 
Cubrirme con su fúnebre crespón; 
Pero jamás en mí podrá apagarse 
La llama de tu amor.










lunes, 3 de octubre de 2011

Elvis Costello- Still



La luminosa forma que tiene el británico de acabar el fraseo, con su particularísimo vibrato, hace de esta canción, sólo por este nimio detalle, una pequeña obra maestra. Una verdadera joya, y como todo lo que toca Costello, un verdadero regalo de los dioses.
Le acompaña en las cuerdas el magistral  Cuarteto Kronos.

Me maravilla la sencilla orquestación que se deja notar de forma tan sugerente, alambicada. Su dulcísima tesitura, la coloratura de la armonía, el sencillo respirar de cada nota. Es una canción completa, niquelada y acabada.

La guardo en la maleta que siempre embalo para acercarla a la isla. Este tema pertenece al magistral Ep que compuso tocado plenamente  por la gracia  en el 2003 llamado North.
Un trabajo elegante y delicado como el tímido salto de una dama española al evitar un charco.
Lleno de guiños a su padre, músico de Jazz.

Disfrutenla, se sentirán mejor persona tras su audición.

domingo, 2 de octubre de 2011

Noruega, paraíso progresista, paradigma de la locura socialdemócrata.


El titular es mío, lo que sigue, del periodista Francisco Pérez Abellán:




No sé por qué hay tanta gente a la que le cae bien el rollo progre del perdón a los criminales. Cuanto más grande es el criminal, más parece que se complace el vanguardista radical en reducirle el castigo. En ese paraíso progre llamado Noruega tienen desde hace un año, Halden Fengsel, que no tiene barrotes, ni guardas armados ni celdas.

Tiene Halden Fengsel habitaciones de diseño, como un hotel de lujo, con muebles especialmente pensados para cada rincón. De las paredes penden las pantallas de plasma, y las salas están iluminadas en función de su utilidad. Hay ambientes para charlar, ver la televisión y relajarse. Entre los empleados hay mujeres, porque los noruegos han descubierto que eso alivia las tensiones. (MÁS ...)








sábado, 1 de octubre de 2011

CONSOLADME




Lo cantaban - se canta - en forma responsorial, con el pueblo cantando a coro el verso "Rorate Coeli désuper et nubes pluant Iustum" ~ Rociad Cielos de lo alto y las nubes lluevan al Justo ~ alternando con el cantor o los cantores que entonan las estrofas. El texto se toma de las profecías de Isaías, con otros textos proféticos o sus glosas, todos relativos al advenimiento del Mesías, por el que clama el pueblo pecador desde su aflicción y postración. Un canto bellísimo, suave como el rocío que implora, bálsamo que purifica las horas bajas.