domingo, 2 de octubre de 2011

Noruega, paraíso progresista, paradigma de la locura socialdemócrata.


El titular es mío, lo que sigue, del periodista Francisco Pérez Abellán:




No sé por qué hay tanta gente a la que le cae bien el rollo progre del perdón a los criminales. Cuanto más grande es el criminal, más parece que se complace el vanguardista radical en reducirle el castigo. En ese paraíso progre llamado Noruega tienen desde hace un año, Halden Fengsel, que no tiene barrotes, ni guardas armados ni celdas.

Tiene Halden Fengsel habitaciones de diseño, como un hotel de lujo, con muebles especialmente pensados para cada rincón. De las paredes penden las pantallas de plasma, y las salas están iluminadas en función de su utilidad. Hay ambientes para charlar, ver la televisión y relajarse. Entre los empleados hay mujeres, porque los noruegos han descubierto que eso alivia las tensiones. (MÁS ...)








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.