lunes, 10 de octubre de 2011

Ára Bátur




Esta banda, y concretamente, esta canción, se encargó un breve periodo de mi vida de ponerle sonido y color a unos días interminables, complicados de verdad. Días de dolor, de incertidumbres y tristezas, días ahogados en un vaso de vino agrio que nunca acababa, días de tormentas interiores y exteriores, días... Actúo –la canción- como una sedante pócima quimérica, como el brebaje necesario que cura hasta las heridas más inexpugnables, las heridas del alma que tardan en cicatrizar e inevitablemente dejan huella. El día que dejas atrás esas huellas, vez de nuevo de forma radiante la claridad de la luz.






* Dedico esta música a Kate



3 comentarios:

  1. Que buena, caray... HAbrá que hacerse con ella.

    ResponderEliminar
  2. Sorry that this is in English, but my knowledge of Spanish is limited. Thank you for the dedication. It seems that God has allowed much suffering in your life, and I am sorry. The children and I prayed an Ave for you today.

    God bless,
    Kate

    ResponderEliminar
  3. Sr.IA, por supuesto que hay que hacerse con ella.

    Un millón de gracias, Kate.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.