viernes, 16 de septiembre de 2011

“Yo no quiero que mis padres paguen por mis estudios”...

..., es una de las consignas sindicales de unos sindicatos (de la enseñanza) que, en efecto, todavía no se han enterado de que los impuestos, como los regalos de Reyes Magos, los pagan los padres. Es la primavera de la sinvergonzonería progre, callada como un tuso durante ocho años de paz zapateril. (Sigue...)






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.