viernes, 9 de septiembre de 2011

Un alce sueco borracho

Yo no sé dónde vamos a llegar ...




Así lo descubrió el vecino sueco Johansson Johansson, de 45 años. Según informa el riguroso y prestigioso diario catalán La Vanguardia tras escuchar un terrible rugido procedente del jardín de su vecino Johansson Johansson, fue a mirar y se encontró con un alce hembra, encima hembra, colgada de un manzano. Al parecer, había ingerido manzanas fermentadas y estaba borracha.

El ciudadano sueco llamó a los servicios de rescate y liberaron al alce -¿o se dice arce?-, que tambaleándose buscó un sitio calentito donde dormir la borrachera.

Otro vecino de un barrio de Goteborg, llamado también Johansson Johansson, ya había visto al animal merodeando por la zona durante días. Johansson Johhansson (el primero que nombré) dijo preocupado que el alce parecía estar "enfermo", "borracho" o ser "medio estúpido".

Lo que nadie se pregunta, ni quiere saber, es porqué el pobre animal ha tenido que recurrir a tomar sustancias psicotrópicas para perder el sentido de la realidad. ¿Qué problemas tan grave acucian al alce sueco para evitar el contacto con los suyos, eh?.


2 comentarios:

  1. Se empieza poniendo Educación para la Ciudadanía y se acaba en la total disolución de las costumbres, arces o alces o halces incluidos, Bate.

    Johannson debe ser como nuestro Pérez, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. Fernando, alce en andaluz aljarafeño cerrado se dice "arce". Como casi todas las palabras que empiezan por al: Arqueria, arbóndiga, armohadilla, etc. Lo que más define dialecticamente a un andaluz, más que la s, es el tratamiento de la r o la l.

    Esperemos que nuestro Perez no acabe en Rubalcaba. Nuestro Fouché cantabrón.


    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.