martes, 13 de septiembre de 2011

Rubalcaba: "Dentro de muy poco" no recordaremos los crímenes de ETA


Cuando menos, curioso, y un claro ejemplo de la patología enfermiza que mueven los progresistas principios de estos olvidadizos a conveniencia. Hacen todo lo posible -con este energúmeno a la cabeza, y que va a resultar no ser tan listo como nos lo vendieron- para que olvidemos los muertos de la eta, mientras que a la par, llevan estas dos agotadoras e inacabables legislaturas empeñados frenéticamente en levantar las fosas de la guerra civil, empeñados en no dejarnos un solo día sin hablarnos de los muertos de aquella terrible guerra, de los muertos de un sólo bando, de sus muertos. Los muertos -Rubalcaba- tantos los de un bando como los del otro, eran todos españoles, nos pertenecen a todos, son nuestra herencia. Llevaran razón o no, dieron su vida por lo que creían y eso, fuera ideologías, les honra y es respetable.

En el caso de Rubalcaba ni siquiera le toca olvidar los muertos de la eta "Dentro de muy poco", él ya lo ha hecho. En realidad, dudo mucho que un tío que estuvo enredado hasta las cachas y lleno de mierda con lo del Gal, haya sentido alguna vez un algo de compasión por los muertos. Hablamos de un miserable en el sentido más repugnante del termino. Allá donde la condición humana toca fondo, y de sus cenizas resurge en su lugar una peligrosa rata de alcantarilla, afanada por conseguir y mantener el poder a cualquier precio. "Merecemos un gobierno que no nos mienta". Un país que olvida a su muertos, que olvida interesadamente a sus caídos es pues, un país en descomposición. De descomposiciones, putrefacciones y corrupciones este siniestro sujeto sabe un rato.

En su estudiada estrategia de querer presentarse ante nuestros ojos como el honrado adalid de nuestros días que terminó con la eta, le molestan los muertos, al hacerse patente e inviable en ellos y en su memoria esa mentira que se trae sobre el fin de la eta. Si España no fuese en su mayoría tan olvidadiza, rácana y arisca con sus muertos y honrara su memoria, no duden que el discurso político de la campaña de Rubalcaba, estaría trufado de referencias a los asesinados por la banda terrorista; "¡Siempre recordaremos a nuestros muertos!" "Nuestros muertos siempre estarán ahí..." "No olvidaremos el dolor de estos años" , etc, etc, y en ese plan.

Rubalcaba es ni más ni menos que la peor infamia hecha huesos que ha sufrido España en siglos. Nada más, y nada menos. Antonio Perez, el válido de Felipe II, un bendito.






4 comentarios:

  1. Lo oí anoche en la radio, mientras lavaba los platos, Bate. Sentí una furia que tu post refleja bien. ¿Sería capaz este tipo de decir lo mismo de otras cosas? ¿Se atrevería a decir "bueno, la violencia doméstica es en realidad un problema que se resolverá solo, con el paso del tiempo, no hace falta que tenga un final expreso"?

    Pensé en las familias de la gente asesinada y en su furia cuando oyeran esta ocurrencia.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente, Fernando, las familias de los asesinados por la eta están acostumbradas a la inmoralidad de este señor. No obstante, esa paciencia y aguante de las víctimas no quita para que les siga doliendo las infamias que vierte sobre ellas. No me cansaré nunca de decir que si en Zp nos encontramos con un 50% de maldad y otro tanto por ciento de estupidez, en Rubalcaba, el 100% es pura maledicencia.

    ResponderEliminar
  3. Te había dejado un comentario, pero he decidido, conforme lo iba escribiendo, borrar mis palabras para poner las tuyas...
    Te voy a enlazar la entrada en la mia de Bob Esponja...
    Besos

    PS Oye, qué asco de confianza, que ni pido permiso para enlazar ni

    ResponderEliminar
  4. Todo tuyo, amiga.

    Yo voy hacer lo mismo con tu entrada.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.