domingo, 11 de septiembre de 2011

Pujol ve difícil que Cataluña logre la independencia y quiere "una alternativa"


Que no, que no, Jordi. Que te digo yo que no. picha. Que no es tan difícil lograr la independencia, president. Hay que ser más perseverante, eso sí, hay que creérselo, hay que luchar, llegado el momento, con las armas que tengáis a mano, debéis y podéis demostrar al mundo que la hora de Cataluña ha llegado, ya está aquí, y que sus heróicos hijos abrumados por la responsabilidad milenaria de vuestra justa causa darán incluso la vida por tan alto ideal, una Cataluña Libre y unida. ¿A que es realmente emocionante lo que acabo de escribir, Jordi?, claro que sí. Es ahora, o nunca,, insisto, president. ¿Cuándo os vais a encontrar con otra coyuntura política igual a esta
-tras el derrumbe y la demolición institucional provocado por el arrollador huracán Zp- que os lleve a la gloriosa realidad del sueño al alcance de la mano de una Catalunya Lliure, a ver, dime Jordi?. ¿Cuándo estaréis tan cerca de romper definitivamente y para siempre las cadenas que os esclaviza y os une con el estado opresor españolista?. Dices, Jordi Pujol i Soley, que "desde el 11 de septiembre de 1714, cuando cayó Barcelona y se puso fin a la Guerra de Secesión, España no ha parado de hacer "una política sistemática de eliminación del catalán". Pues puñetas, repito, ya estáis tardando en salirse del convento. Ahora bien, sabes, querido president, que si España hubiese o hubiera llevado desde 1714 "una política sistemática de eliminación del catalán", aquí no hablaba catalán ni Aznar en la intimidad. Yo creo que a quién te refieres con esa "política de eliminación del catalán" es más bien a tus primos franceses. Esos gabachos sí que pusieron en su sitio -y sin complejos- a sus lenguas regionales para que no dieran más por culo y no la utilizaran cuatro palurdos y cuatro aldeanos encabronados como tú para sacar réditos políticos.

Por lo tanto estimaut president, no hay alternativa. O la sublevación, y la independencia de facto, por lo civil o lo militar, o a seguir tragando. Así está la cosa. Yo os deseo de todo corazón, president, que consigáis la independencia por lo civil, sin derramamienro de sangre, sin que haya que mandar un par de parejas -con eso basta- de guardia civiles a poner las cosas en su sitio, pero os recuerdo, Molto Honorable, que la Constitución española que vos votasteis - tigre, que está hecho un tigre- se fundamenta y así se refleja en su artículo 2, en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles... Qué le vamos hacer. Dejar de lloriquear por una puñetera vez en vuestras vidas y empezar a portaros como hombres, carallo.


Sardanes por la pau





9 comentarios:

  1. "O la sublevación, y la independencia de facto, por lo civil o lo militar, o a seguir tragando."
    Yo creo que lo segundo, a seguir tragando... el resto de españoles.
    .
    ¡Vaya familia! El Jordi, la Marta Ferrusola y ahora el Oriolito.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ah, pero era el gran Oriolito el que ha hecho esas simpáticas declaraciones....!! Bueno.
    De todas maneras, Caraguevo -buenos días-, creo que el nombre completo de Oriolito (techumbre de chapa, en castellano)es Jordi Oriol. Incluso el nombre de doña Marta, su señora madre y muy Molta también como su querido esposo, comienza por Jordi, Jordi Marta.
    Y todo en este plan.
    Y sólo es domingo por la mañana...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, por adonde anda el señor Posodo.

    ResponderEliminar
  4. Que se vayan. Ya. Que vuelvan las aduanas y que, para que un espetec llegue a Madrid, tengan que pagar tasas e impuestos... Y burocracia, mucha burocracia, incluída la del "vuelva usted mañana"...
    Estoy harta de Catatonia. De verdad. Opino como Caraguevo, los que tragamos somos los del resto de España... Que les den la independencia y que se apañen ellos solitos...

    PS. Bate, ¿miras tu correo de vez en cuando? :) Échale un ojo, anda, que me he quedado sin alces mensajeros que mandarte :D

    ResponderEliminar
  5. A mí me ha empezado a caer bastante mal César Vidal en los últimos tiempos, pero hay una cosa en la que sigo estando de acuerdo con él: que se vayan.

    Y, no, que no me vengan contando eso de: no son los catalanes, son sólo los nacionalistas catalanes. ¿Eh? Contemos votos: ¿cuántos tiene CIU, cuántos el PSC, cuántos la Esquerra? Al final, ¿cuántos catalanes han votado lo que tenemos?

    Pues eso: ¡que se vayan!

    Anécdota: cuando estuve en Londres, después de acabar la carrera, vivía en un hostel donde había gente de todas las nacionalidades. Entre las españolas, había un grupito de vascas que siempre andaban dando la lata con lo de la independicia. Un día les dije que sí, que yo estaba de acuerdo con que se celebrara un referéndum para que se decidiera sobre la independencia y ellas me saltaron diciendo que nones, que nosotros (los españoles) no teníamos que decir nada al respecto. Entonces les contesté que no me refería a un referéndum en su país para que ellos decidieran sobre su independencia, sino a uno en el mío para que nosotros decidiéramos si queríamos independicarnos de ellos o no. ¡Cómo se pusieron! Dieron la vuelta al asunto y me decían a gritos que yo no era nadie para echarlas de España y bla, bla, bla...

    O sea, de qué se trata, que me opongo.

    Pero, sí: catalanes y vascos fuera. Y si hay más, pues fuera también.

    Nota: y si con ellos, además, se pueden ir los socialistas... ¿No estaría bien?

    ResponderEliminar
  6. Estaría de abuten, S.Cid.

    Alawen marcho corriendo como una liebre a responder ese correo.


    Salud camaradas.

    ResponderEliminar
  7. No está de Mas recordar, queridos amigos, que el problema catalán se enraíza de forma preocupante y obstinada cuando España, nuestra España, los políticos españoles, embargados por un extraño complejo de culpa que los paraliza, dejan hacer. En definitiva, es eso de "La unica forma de que el mal triunfe, es que los hombres buenos no hagan nada".

    El problema que tenemos los españoles es que cada vez quedan menos hombres buenos. Este no es un problema particularmente español.
    Lo da el tiempo, como el verano da el veraneo.

    Nos ha tocado cargar con esta desgracia, con este interminable chantaje. Y empezamos a cansarnos, con razón.

    Hagamos lo que esté verdaderamente en nuestras manos para buscar una salida a esta cansina situación. O sea, demos una salida de una maldita vez a esos cobardes catalufos.

    ResponderEliminar
  8. Fernando dijo...
    Qué dura la etiqueta, ¿no, Bate?

    ___
    ¿Nacionalsocialismo catalán?

    Tengo un par de respuestas:

    Respuesta 1: Me quedo corto.

    Respuesta 2: Hombre, eso habría que preguntárselo, si el nacionalismo es nazi y racista, estimado Fernando, a los comerciantes que el nacionalismo margina y trata como delincuentes a los que multan por escribir los rótulos de sus negocios en castellano, su lengua.
    O a los padres que no le permiten que sus hijos estudien en España, su lengua materna, el español, coartando con ello de raíz su futuro profesional, y todo por culpa de unos fanáticos que utilizan la lengua para discriminar.
    O a los miles de profesionales que han tenido que exiliarse -esa es la terrible palabra- de aquella tierra por no tener un conocimiento perfecto de la lengua de Pi y Margall.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.