viernes, 16 de septiembre de 2011

Pro-abortistas

Una conversación sobre el aborto con una persona de buena fe a cuenta de este post:


A usted le parece terrible que maten a un bebe recién nacido, y a mí que además lo aniquilen dentro del vientre de la madre. Yo no llamo escoria a los que quieren una regulación sensata y juiciosa del aborto, que por cierto, ya teníamos, y que en realidad era un coladero.

Llamo escoria a los pro-abortista, los que pretenden y quieren el aborto libre hasta el noveno mes. Los que llaman derecho a una pavorosa desventura, los que explican que el feto “no es un ser humano, es un ser vivo” (Bibiana Aido dixit), como las lechugas más o menos, vaya…,llamo escoria a los que nos cuentan con el rostro apulgarado por las mentiras que abortar viene a ser lo mismo medicamente que “operarse las tetas” (otra vez la Aido). Los que pretenden miserablemente que nuestra hijas menores aborten sin que los padres “interfiramos” en su decisión (Zp dixit), a los que dan la píldora abortiva como si fuesen caramelos en un colegio sin antes señalar, aclarar y advertir que son una verdadera bomba de relojería para el organismo de la mujer. Miserables y escoria a los que no dicen nada, porque no les interesa, de las graves y terribles secuelas psicológicas que dejan en la mujer abortar por capricho. Conozco a más de una pobre infeliz incapaz de levantar el vuelo tras abortar, porque no era el momento de tenerlo, por que no tocaba, por que arruinaban su relación con su Antoñito, por que no sabía con quién dejaría el bebe el día de mañana cuando saliese de fiesta… En cambio, no conozco a ninguna mujer que se haya arrepentido por traer un hijo al mundo.

Me pongo en la piel del más débil –y rezo por la madre-, la criatura indefensa que no tiene ninguna culpa que su madre y/o el padre (los padres) sean unos irresponsables. Si no quieren tener hijos que tomen las medidas pertinentes y sean responsables, y si ya está en camino la criatura, que apechuguen con su responsabilidad.

Responsabilidad, esa es la palabra para evitar muchas desgracias. Responsabilidad para evitarlas, las desgracias, y responsabilidad para aceptarlas. Responsabilidad para dar un paso atrás y responsabilidad para darlo hacia adelante. Cuántos sufrimientos y cuántos dolores de cabeza nos hubiéramos ahorrado en su día siendo siendo responsable …

Acabo; sería una desgracia y nada conveniente para la sociedad civil que la lucha contra el aborto -por puro egoísmo de la mujer o el padre, insisto- quedare anclada solamente en los ámbitos religiosos. Nunca ha sido así. Incluso un comunista y ateo convencido como el italiano Pasolini, por ejemplo, era un férreo enemigo del aborto como método anticonceptivo.

Una sociedad que convierte el aborto en un derecho fundamental apuesta más por la muerte que por la vida. Una sociedad que convierte el aborto en un derecho está llamada a desaparecer. Una sociedad con más abortos que nacimientos, aparte de una diabólica aberración, es una tragedia que a la larga nos pasará una terrible factura.




*** Tal vez le interese leer, si no tiene nada mejor que hacer, Don José Bono y su salvífico aborto






5 comentarios:

  1. Es lo que decíamos. La gente ha llegado a tragarse argumentos bibianos. Es tan simple como negar que el feto es un ser humano. Decimos que no lo es y punto. Y lo peor, ¡mucha gente se lo cree!

    Por cierto, ¿cómo puedes llevar este ritmo?

    ResponderEliminar
  2. Paterfamilia, yo siempre digo que el aborto es la raya del camino que divide verdaderamente en dos una sociedad: a un lado los que están a favor del aborto y que básicamente sustenta su posición en un relativismo marxista de naturaleza suicida (en la mayoría de los casos desconocen el significado de relativismo y marxismo, incluso el de suicidio), y los que pensamos y decidimos que ese acto abominable es la suprema expresión del egoísmo, la ignorancia y el odio a la especie humana.

    Y como remata un amigo mio, es también un línea intelectual que separa al ser humano de las ideas que se puedan tener sobre el ser humano. ¿Como hacían los nazis para cruzar la linea? considerar subhumanos a los judíos. ¿Como lo hacen los progres? Considerando subhumano al feto.




    *** ¿El ritmo?, cada vez me tomo más en serio algunos asuntos referente a la Verdad y la Justicia como mi forma particular de luchar contra la mentira, el engaño y la manipulación.
    No me gusta nada ver a mis paisanos esclavos de unos dogmas basurientos que los condena al ostracismo y la desesperanza.
    Hay que movilizarse.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho la mención a los ateos anti-abortistas, Bate. Me recordó a Oriana Fallaci, que lo odiaba, entre otras cosas porque ella pasó una vez por ello, cuando era joven, y sabía bien de lo que hablaba. Lo peor, en todo caso, es el grado de trivialización al que hemos llegado, como si no fuera un drama sino algo simpático.

    ResponderEliminar
  4. Fernando, no puede menos que causar extrañeza el ver cómo crece a la vez las protestas contra la pena de muerte, contra toda forma de guerra, y a la vez la reivindicación de liberalizar el aborto.

    ResponderEliminar
  5. En efecto, Bate: el 'truco' consiste en la neolengua y sus aberrantes 'neodefiniciones': se consigue inculcar que el nasciturus no es humano, y se "acabó" el problema.
    Y si queda alguna duda, una defensa de la vida sólo desde ámbitos religiosos se lo pone fácil: una religión no puede gobernar la sociedad, con lo que quedan 'desacreditados' los partidarios de la vida.

    La batalla hay que darla en el conjunto completo de la vida humana, ya que es contra ella contra quien está diseñada toda esta estrategia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.