viernes, 2 de septiembre de 2011

"No podemos conducir por ti" (Gobierno de España)

"Quien te ha dicho a ti las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber, déjame que lo beba tranquilo mientras no ponga en riesgo a nadie, a mi no me gusta que me digan 'no puede ir usted a más de tanta velocidad', eso es como esos letreros que uno ve cuando pasa ahora por las autopistas y te dicen no podemos conducir por ti, y yo siempre pienso, y quien te ha dicho a ti que quiero que conduzcas por mi" (José María Aznar)

Por un lado nos encontramos con la pegajosa, interminable y totalitaria visión de un gobierno socialista e intervencionista en el nombre de una moral política realmente repugnante, y por el otro, con la vicisitud de un hombre libre al que le joroba -a mi especialmente me sacaba de quicio el estúpido cartelito, y que me tuteasen- que alguien o algo se arrogue graciosamente el derecho de dirigir y tutelar tu vida. En definitiva; dos visiones irreconciliables de la vida. La de los que pretendemos vivir en libertad sin ningún tipo de tutela estatal ni absurdas prohibiciones, y la de los que viven encantados con su arcadia proteccionista. El paraíso de los irresponsables.

"No podemos conducir por ti", posiblemente sea la frase orwelliana más alucinógena parida por este calamitoso gobierno, y miren que la lista de chorradas y declaraciones creadas al calor de la dictadura progre se nos hace infinita, inabarcable. El Estado nos vigila, ojo avizor, y mucho cuidado, que llegado el momento capaces son de confiscarnos el coche por no conducir bajo los parámetros que la estricta observancia socialista desea.
Capaces, y capataces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.