miércoles, 14 de septiembre de 2011

Los vientos de Cuatro Vientos

Allá por 1800, Wilhelm von Humboldt – el hermano de Alejandro – consideraba escasa la importancia y la capacidad de influencia en España de la Iglesia católica. Muy poco después, para bien o para mal, su juicio demostró ser no aventurado, sino equivocado de plano. Años más tarde, y con mayor conocimiento de causa porque la historia había seguido avanzando, Th. Gautier asegura con la misma clarividencia: "L’Espagne catholique n’existe plus". Bingo. Por no estirar la lista de quienes afirmaron lo mismo y con idéntico acierto, nos quedaremos con Azaña. Hasta llegar al sabio que más refulge en el decurso del Cosmos todo: Rodríguez. Éste, aunque de momento no ha dirigido una campaña sangrienta contra los católicos como la desarrollada por la República de sus amores, desde su posición en La Moncloa ha pasado casi ocho años agrediendo y ofendiendo a los fieles católicos por vías directas o indirectas (legales, administrativas, políticas y hasta de mera grosería), tratando de conseguir por la vía de los hechos consumados el arrinconamiento y extinción del cristianismo en nuestra patria: desde el matrimonio homosexual hasta azuzar a los perroflautas haciendo la vista gorda cuando escupían a jovencitas en Sol, toda una gama de infamias y mezquindades. (Sigue...)



4 comentarios:

  1. Y encima contado por un arabista, que jode aún más!!


    Tenga buendía, don Paterfamilias

    ResponderEliminar
  2. Ese viento ha removido a muchos el polvo que desde años llevaban.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bendito los ojos que te ven, amigo Angelo.
    Pues sí, más de uno, y una, aún se están quitando las telarañas de sus apolillados cerebros tras sufrir la visión de los millones de católicos rezando juntos al Papa. Que se chinchen.


    Otro abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.